Tributo a Rozman. Capítulo 6. “Los estudiantes de Medicina están obsesionados con el examen MIR”

Estudiantes-Medicina-Rozman.jpg

Nuestra serie ‘Tributo a Rozman’ se presenta este mes de septiembre en formato entrevista. Si el pasado agosto abordábamos la lucha de Ciril Rozman contra la leucemia linfatica crónica, este mes hemos aprovechado la experiencia, sabiduría y conocimientos del Profesor para que nos firme un somero repaso de la actualidad de la carrera médica: retos, mejoras, análisis y panorama investigador.

-Conecta Elsevier (C.E.): ¿Cuál es su opinión personal del sistema actual de enseñanza y aprendizaje de la carrera de Medicina: años de carrera, prácticas, posgrados etc?

-Ciril Rozman (C.R.): El sistema pregrado tiene, a mi juicio, un grave defecto: los alumnos no se preocupan de formarse como médicos, sino que están obsesionados con el examen MIR. Éste, por desgracia, no analiza la capacidad profesional de los estudiantes, sino que analiza únicamente su capacidad cognitiva.

-C.E.: ¿Cómo mejoraría el sistema actual?

-C.R.: Considero que una auténtica mejoría del sistema consistiría en que cada facultad de Medicina pudiera tener la oportunidad de seleccionar a sus alumnos con sus propios métodos.

-C.E.: ¿Qué papel debe jugar la formación continua en el profesional actual?

-C.R.: La formación continua es una obligación moral para todo médico en ejercicio. Durante su formación profesional debe recibir la conciencia de este deber moral.

-C.E.: La tecnología ha llegado para quedarse en el aula (eBook, portátiles, móviles, aplicaciones etc), con el riesgo de arrinconar al libro de texto, ¿cómo reivindicaría usted, que tanto ha hecho por ello, el valor del papel en las Ciencias de la Salud frente a esos alumnos que cada vez se decantan más por el formato electrónico?

-C.R.: La coexistencia de los libros impresos y del mundo digital constituye un gran reto actual. A la gente de mi generación aún nos emociona acariciar el lomo de un libro. Pero incluso para las generaciones jóvenes me parece oportuno que estudien a partir de un texto impreso.

-C.E.: Uno de los males que se achaca a la investigación en España es la falta de recursos y/o financiación, algo que deriva en la ya popular expresión ‘fuga de cerebros’. Como investigador, profesor, y voz más que autorizada en el panorama sanitario actual, ¿está de acuerdo con esta afirmación? ¿Soluciones a tomar?

-C.R.: Es imprescindible que la investigación reciba un gran cuidado. Los países que no tienen petróleo ni otras fuentes de riqueza natural, deben invertir en investigación. Está demostrado que tales inversiones revierten poco tiempo después en el PIB. Desgraciadamente , en España la dedicación a la investigación es todavía demasiado escasa.

-C.E.: ¿Cuáles son a su juicio los grandes retos presentes y futuros de la Medicina actual y los de la Medicina interna en particular?

-C.R.: Los progresos actuales de la Medicina no se producen de forma simétrica. Por ejemplo, en el campo de la Endocrinología o Hematología, se pueden monitorizar los parámetros de forma permanente. En el caso de la Cardiología es posible cambiar una válvula a través de una sonda sin necesidad de abrir la cavidad torácica. Pero hay un campo, en el cual posiblemente tardemos muchos decenios en avanzar de verdad. Me refiero a la Psicología. Mientras no se demuestre la base física del pensamiento abstracto, nuestro retraso será abismal.

-C.E.: Sabemos que su curiosidad no descansa, ¿puede contarnos qué está estudiando en estos momentos?

-C.R.: En estos momentos estoy desarrollando un método de Estereología no sesgada, al objeto de analizar las subpoblaciones linfocitarias LB, CD4, CD8 y NK.

-C.E.: Para acabar, hablemos de la figura del médico. Hace unas décadas, era un personaje reverenciado dentro de la sociedad; su palabra ‘era ley’, por decirlo de algún modo. Hoy en día no paramos de leer noticias sobre agresiones físicas, faltas de respeto en consultas, incluso algunas Comunidades han tenido que tomar cartas en el asunto. ¿Cree que está perdiendo esa cota de respeto y jerarquía el médico dentro de la sociedad?

-C.R.: Los problemas en este terreno surgen por los cambios que se han producido en la relación médico-enfermo. Hasta la séptima década del siglo pasado existía una relación paternalista, es decir, el médico mandaba y el enfermo obedecía. Más tarde se produjo una modificación más idónea , en el sentido de un trato entre dos personas adultas. El médico aconseja y el paciente acepta o no estos consejos. A mi juicio, uno de los problemas que se añade a esta situación es que el paciente está educado a exigir sus derechos y se olvida de los deberes.

Share
Tweet
Share
Share