Tributo a Rozman. Capítulo 3. Su labor en el ‘Farreras-Rozman: Tratado de Medicina Interna’

Tributo-Rozman-Farreras-Rozman.jpg

Con junio llega el tercer capítulo de nuestro ‘Tributo a Rozman’. En las dos primeras entregas buceábamos en el pasado del Profesor, sus primeros pasos vitales en su Eslovenia natal, su aterrizaje en Barcelona, primeros coqueteos con la Medicina y su encuentro con dos hombres que marcarían su vida personal y profesional: los doctores Pedro i Pons y Farreras i Valentí. Hoy os contamos su trabajo en Farreras|Rozman: Tratado de Medicina Interna, texto de referencia para todos los profesionales del mundo de la salud y título que ha catapultado su apellido, junto a su importante labor investigadora, a la fama mundial.

Una historia con raíces alemanas

Durante los últimos 88 años el Tratado de Medicina Interna ha influido a decenas de generaciones de médicos en todo el mundo. Las raíces de esta obra arrancan en el texto alemán Grundriss der inneren Medizin (1923, editorial Springer Verlag). El doctor Alexander von Domarus (1881 Berlín-1945 Malchow), director del Departamento de Medicina Interna del Hospital Horst-Wessel (Friedrichshain) y protagonista de destacadas investigaciones en materia de enfermedades de la sangre, era su autor.

Grundriss der inneren MedizinGrundriss der inneren Medizin

El libro de Von Domarus caló hondamente entre los estudiantes de Medicina y pronto traspasó fronteras. La traducción al español de la tercera edición del libro cayó en manos de Pedro Farreras Sampera. Corría el año 1929 cuando la obra salía a la venta en España con el nombre Manual Práctico de Medicina Interna. Farreras Sampera, dedicó más de 20 años a ‘el Domarus’: añadió notas a pie de página (“tan importantes como el propio texto”-Gregorio Marañón) y se hizo cargo también de la segunda y tercera edición (20ª alemana). Para ésta última -1949- contó con la ayuda de su hijo, Pedro Farreras Valentí, que poco a poco fue ganando protagonismo en el texto, un liderazgo que no abandonó hasta el final de su vida. Entre otros muchos aportes, a él se debe precisamente el formato en dos volúmenes actual.

Rozman asume la dirección

De todos es conocida la estrecha relación profesional y de amistad que unía a Ciril Rozman y al doctor Farreras Valentí. De ella hablamos largo y tendido en el segundo capítulo de esta historia. A lo largo de finales de los años 50 Rozman pasa de ser un tutelado por Farreras a ser su doctor de cabecera y participar en todos los proyectos e investigaciones que éste tenía entre manos y por supuesto, entre ellos se incluye el ‘Tratado’. Después de la muerte del Dr. Farreras (1968), Rozman asume la dirección del tratado, responsabilidad que ostenta hasta hoy.

A lo largo de estos 60 años al frente del proyecto, Rozman se ha rodeado de numerosos profesionales y colaboradores. De entre todos ellos destaca al actual subdirector, el doctor Francesc Cardellach (Terrassa, 1951), “ninguno ha sido tan excepcional como él; es un gran defensor del espíritu del internismo y confiesa sentir por nuestro tratado una auténtica devoción. Estoy plenamente convencido de que representa la garantía de la supervivencia futura del Farreras-Rozman”.

Una salud editorial fuera de toda duda

La salud de esta obra está fuera de toda duda. Cada cuatro-cinco años, sin interrupción, ha salido una nueva edición, sinónimo también de su excelsa calidad. En esta larga travesía -88 años- seis editoriales han intervenido en la preservación de la obra de referencia. Rozman siempre supervisó cada edición y mantuvo –aún hoy lo hace- contacto directo con los responsables directos de cada una de ellas.

Las primeras 10 ediciones del Tratado de Medicina Interna salieron a la venta de la mano de la Editorial Marín, con cuyos ejecutivos Rozman estableció una gran relación personal. La XI y XII edición (1988 y 1992, respectivamente) corrieron a cargo de Ediciones Doyma, que en palabras del propio profesor “dieron un gran impulso internacional a la obra”. Ediciones Mosby/Doyma Libros asumió el proyecto de la 13ª entrega en 1995. Cinco años más tarde (2000) Ediciones Harcourt S.A. producía la XIV y pasaba el testigo en la XV a Elsevier España, S.A, que se ha hecho cargo desde entonces del proyecto.

Es tal la magnitud y profundidad del Tratado, que los expertos editoriales determinaron como necesario publicar un complemento de apoyo. De ahí nació Compendio de Medicina Interna. La primera edición (1997) corrió a cargo de Harcourt Brace de España, S.A.. La tercera, cuarta y quinta aparecieron los años 2006, 2010 y 2014, respectivamente (Elsevier España, S.A.). Desde el pasado mes de abril está disponible la sexta entrega.

Share
Tweet
Share
Share