¿Cómo sabremos reconocer un trastorno de la personalidad?

Trastornos-personalidad.jpg

Seguro que en alguna ocasión, algún amigo, familiar, o incluso tú mismo te has preguntado sobre tu personalidad. Quizás hayas oído que aquel es excéntrico, éste otro es caprichoso, o a ti te llaman impulsivo. Está claro que todos somos diferentes y tenemos nuestros rasgos a la hora de actuar y pensar, pero no todo es casual.

Lo que todos conocemos clásicamente como Personalidad  tiene una parte genética (la cual es hereditaria y la llamaremos temperamento) y una parte psicosocial (lo que conocemos por carácter).

Puede parecer curioso, pero hasta un 50 % de nuestra personalidad es heredada. Rasgos como la introversión o la extroversión, la impulsividad, la ansiedad patológica y la inestabilidad afectiva son altamente heredables y pueden tener gran relevancia en la clínica. Sin embargo, el otro 50 % de la personalidad depende de nosotros mismos y de nuestro entorno, de todos los valores, creencias y hábitos que vayamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida.

El temperamento y el carácter están relacionados de forma muy compleja, de modo que no se conocen en muchos casos los grados de esta interacción. Fruto de esta relación tan íntima y dinámica tenemos finalmente nuestra personalidad. Podemos ser tímidos, extrovertidos, parlanchines, emocionales, ansiosos, orgullosos, fantasiosos, delicados …y todo un sinfín de adjetivos que pueden combinarse de mil maneras. Realmente, todas nuestras personalidades comparten rasgos comunes y es difícil decidir el límite de la normalidad, ya que ninguna personalidad es perfecta.

¿Entonces … cómo sabremos reconocer un trastorno de la personalidad?

Únicamente cuando los distintos rasgos de personalidad sean rígidos y afecten de manera negativa a la vida del paciente y de su entorno se podrá hablar de Trastorno de la Personalidad.

Los Trastornos de la Personalidad se clasifican en tres grupos: 

A
(basados fundamentalmente en introversión y excentricidad), 
B
(extroversión, impulsividad e inestabilidad emocional) y 
C
(ansiedad patológica, inseguridad). Dentro de cada grupo se incluyen distintos rasgos clínicos según el trastorno en cuestión.

1 – Trastorno Paranoide:

  • Alto grado de desconfianza con su entorno (incluso con personas cercanas, familiares,cónyuge)
  • Visión negativa de los demás
  • Ven en los demás malas intenciones para con ellos
  • Hipercríticos, querulantes, despreciativos
  • Rencorosos (quieren dar su merecido a los demás)
  • Carecen de sentido del humor y de naturalidad.


2 – Trastorno Esquizoide:

  • Alto grado de introversión patológica
  • Solitarios (prefieren estar solos, trabajar solos, estar consigo mismo)
  • Ausencia de expresión emocional, falta de empatía.
  • Vida interior muy rica.


3- Trastorno Esquizotípico:

  • Altísimo grado de introversión patológica
  • Pensamiento de tipo mágico (interés por fenómenos paranormales, creencias extrañas)
  • Ausencia de ideas delirantes (se diferencia de la esquizofrenia).
  • Expresión afectiva y social disminuida.
  • Vestimenta excéntrica, comportamientos extraños.


4 – Trastorno Histriónico

  • Alto grado de extroversión patológica (necesidad de estar con gente, seguir modas, salir de fiesta, simpatizar con todos, ser muy amigo de todo el mundo).
  • Uso de conductas seductoras y manipuladoras, lenguaje efusivo, teatral para intentar “caer” bien.
  • Grandes pérdidas de tiempo y dinero destinadas a cuidarse y vestirse.
  • Labilidad emocional (cambios bruscos de carácter)
  • Gran impulsividad
  • Dificultad para establecer relaciones series y duraderas


5- Trastorno Límite o de Inestabilidad

  • Extraversión patológica
  • Labilidad emocional
  • Gran impulsividad
  • Sentimientos de vacío y miedo al abandono
  • Problemas de identidad
  • Gran inestabilidad emocional, alternando la idealización y la devaluación de las personas.
  • Auto/heteroagresividad
  • Abuso de alcohol y drogas, todo tipo de conductas de riesgo (sexual, conducción temeraria, atracones de comida…)


6- Trastorno Narcisista

  • Extraversión patológica
  • Gran inflación del yo
  • Se creen con derecho a todo; los demás tienen que admirarles.
  • Superioridad, ego grandioso
  • Insaciables con los éxitos (siempre quieren más)
  • Envidiosos con los demás
  • Carencia de empatía, sentido del humor, capacidad emocional.


7- Trastorno Disocial

  • Extraversión patológica
  • Poca vida interior
  • Facilmente irritables, intolerantes.
  • Gran impulsividad (no pueden postergar las gratificaciones)
  • Estilo de vida muy inestable (abuso de alcohol, drogas, robos, estafas, violencia, etc)
  • Irresponsabilidad
  • Carentes de empatía con sus víctimas
  • Suelen terminar en la cárcel.


8- Trastorno Ansioso

  • Alto grado de ansiedad patológica, de tipo anticipatorio y fóbico
  • Inseguridad y miedo al rechazo social
  • Pensamientos y sensación de que todo puede salir mal.
  • Elevada timidez
  • Incapacidad para asumir riesgos


9- Trastorno por Dependencia

  • Inseguridad patológica en sí mismos
  • Sumisión a la gente que le rodea
  • Sensación de indefensión
  • Incapacidad de tomar decisiones, tener iniciativa.
  • Ausencia de autonomía
  • Miedo a la libertad y al abandono


10 – Trastorno Anancástico

  • Alto grado de ansiedad e inseguridad
  • Necesidad de tener todo bajo control, planificado y ordenado.
  • Excesivamente perfeccionistas (realizan listas de actividades, planifican su día a día)
  • Rigidez emocional
  • Escrupulosos y meticulosos en su trabajo, muy trabajadores. (Trabajan excesivas horas)
  • Incapacidad de delegar trabajo en los demás
  • Incapacidad de disfrutar del tiempo libre
  • Ávaros (por excesivo control del dinero), muy puntuales en sus citas.

Y tú …¿dónde te encuadras?

Share
Tweet
Share
Share