Síndrome de Smith-Lemli-Opitz, una herencia perversa

Sindrome-Smith-principal.jpg

El Smith-Lemli-Opitz (SLO), es un síndrome metabólico-malformativo asociado a retraso mental; poco conocido. Esta enfermedad hereditaria y congénita, fue descrita por primera vez en 1964 por David Smith, Luc Lemli y John Opitz1. Es el primer síndrome atribuido a un error en la síntesis de colesterol. Cuando empecé a conocer esta enfermedad me entusiasmó mucho; enfermedades de prevalencia mundial tienen una lucha contra niveles altos de colesterol y SLO quisiera todo lo que a éstas les sobra, ¿qué ironía no?

En caucásicos hay un estimado de incidencia que varía entre 1:10,000 y 1:70,0001 por RNV. El 25% de los afectados tienen cariotipo 46XY con fenotipo genital femenino.3 No existen datos concretos en México.

Bialer et al., clasificó al SLO en tipo I y tipo II en clásico o severo respectivamente, basándose en la severidad clínica. Años más tarde Kelley y Hennekam hicieron un “score-severidad física” más completo.

El Smith-Lemli_Opitz (SLO), es un síndrome mal formativo asociado a retraso mental; poco conocido y de gran impacto. Fue descrito por primera vez en 1964 por David Smith, Luc Lemli y John Opitz. En 1993 se descubrió que era causa de un error en el metabolismo del colesterol.

El SLO viene tras la falla de la enzima 7-dehidrocolesterol reductasa (7DHCR) que se manifiesta con bajas concentraciones de colesterol. Está presente desde el nacimiento, pero las formas leves pueden ser detectadas durante la infancia tardía o la edad adulta. Es caracterizado por un retardo en el crecimiento pre y post natal, microcefalia, retraso intelectual de moderado a severo y múltiples malformaciones. La sindáctila del segundo y tercer dedo del pie se considera un hallazgo clínico relevante. Se transmite con patrón autosómico recesivo.

En personas de origen caucásico (EUROPA) hay un estimado de incidencia que varía entre 1:10,000 y 1:70,000 por RNV. La ambigüedad genital es más común en hombres; las mujeres afectadas que carecen de anormalidades genitales son subestimadas. Más del 25% de los afectados tienen cariotipo 46XY con un fenotipo genital femenino. 50% de los varones afectados presentan hipospadia o criptorquidia bilateral.

Fisiopatología

El gen DHCR7 que codifica para la 7DHCR se localiza en 11q13.4 y es el único implicado en la patogenia del SLO. Hasta la fecha se han identificado más de 150 mutaciones.1

La 7DHCR cataliza el último paso en la vía del colesterol. Típicamente los pacientes tienen bajas concentraciones del colesterol e incremento del precursor 7-dehidrocolesterol (7DHC) y su isómero 8-dehidrocolesterol (8DHC) en todos los tejidos.1,2

La falta del colesterol se relaciona con deficiencia en la síntesis de hormonas esteroideas, esteroides neuroactivos, ácidos biliares, errores en la formación de membranas celulares, mielina y en general el desarrollo correcto del embrión.1,3

La falta del colesterol, el posible efecto tóxico de 7DHC y 8DHC y sus metabolitos darán el fenotipo característico de la enfermedad.1

Cuadro clínico

Caracterizado por un retardo en el crecimiento pre y post natal, microcefalia, retraso intelectual de moderado a severo, múltiples malformaciones craneofaciales, a nivel cardiaco, gastrointestinal, renal, sistema urinario, en genitales (ambigüedad genital en un porcentaje de los varones). La sindáctila del segundo y tercer dedo del pie es un hallazgo clínico relevante 1,2,3.

Diagnóstico

El diagnóstico de SLO requiere concentraciones elevadas de 7DHC en plasma u otros tejidos mediante cromatografía de gases/espectometría de masa. Esto como un método para confirmar la enfermedad tras la sospecha clínica2,10.

Pruebas bioquímicas de fibroblastos son útiles para la detección de portadores del síndrome. El ultrasonido es una herramienta para la localización de malformaciones en fetos con SLO1,7,8.

Tratamiento

La terapia más aceptada es la administración de colesterol exógeno mediante la dieta o administrando un preparado medicamentoso9. La simvastitina fue aprobada recientemente para diminuir las concentraciones del 7DHCR6. La terapia ocupacional, no menos importante otorga mejor calidad de vida. Terapias experimentales como antioxidantes5 y el transportador Abca1 están a la expectativa.4

¿Y tú? Ya conocías sobre el Síndrome de Smith-Lemli-Opitz. en caso de que sí, no dudes que hay alguien que no, por eso, deberías compartir.

Autora: Martínez A-Meylín A, Universidad de Sonora. Licenciatura en Medicina – 6to semestre.

Referencias