Risoterapia: autoconocimiento y autoestima como terapia alternativa

Risoterapia.jpg

Desde hace varios años hemos venido escuchando como la risa es una terapia alternativa para los pacientes con distintas enfermedades, la información se difunde incluso a través de películas lo cual ha servido de inspiración a médicos, psicólogos y voluntarios de todo campo.

¿Cuál es la evidencia detrás de todo esto?

De acuerdo a varias investigaciones realizadas, se concluyó que la risoterapia es una actividad que puede realizarse en todo tipo de edad, patología, servicio hospitalario, etnia y lugar obteniendo resultados favorables en cuanto al aumento en la autoestima del paciente y a la mejoría de su calidad de vida, aprendiendo a sobrellevar su enfermedad.

Como estudiantes de medicina, nuestros deseos de hacer medicina diferente y convertirnos en médicos integrales, nos han llevado a buscar nuevas maneras de calmar el dolor, no solo adquiriendo el conocimiento necesario en nuestras actividades académicas, sino también en formas poco convencionales y que lastimosamente no todos han tenido oportunidad de conocer.

SMILEX, es un proyecto mundial, emblemático del comité de educación médica de nuestra organización, AEMPPI Ecuador, que pretende llevar la ciencia del autoconocimiento a los estudiantes para que al ser felices transmitan, no solo a sus pacientes, sino a todas las personas a su alrededor, un granito de alegría con sencillos detalles.

Los orígenes de esta iniciativa se remontan años atrás, cuando con ayuda de Jaime Boada, nuestro fiel amigo, voluntario, experto en teatro, profesor de clown y maestro de nuestros talleres, pudimos dar a conocer esta actividad a decenas de estudiantes con increíble acogida.

Desde entonces, no hemos parado y cada año los estudiantes tienen la oportunidad de ser parte del selecto grupo de estudiantes que se forman en este singular arte.

¿Pero cuáles son los reales beneficios que pretendemos brindar al estudiante de medicina?

El objetivo primordial de este taller, no es simplemente hacer reir a una persona, al contrario, se trata de una meta un tanto más ambiciosa.

De forma informal se podría pensar que estamos dando un curso para aprender a contar chistes, o para disfrazarse y causar gracia, sin embargo se trata de conectarnos con nuestro niño interno, de sonreír y ser felices por los pequeños momentos de la vida que muchas veces pasamos por alto. Nuestra creencia es que solo siendo sinceros con nuestros deseos y sueños más profundos, podremos mostrar una imagen más real a nuestros pacientes.

No hay mejor ejemplo de como este proyecto hace feliz a la gente de manera insospechada que hablarles de Mixel, quien logró reafirmar mi amor por SMILEX.

El hecho sucedió durante nuestro último proyecto, en el cuál estudiantes de distintas ciudades e incluso de otras carreras afines a medicina, pasaron un fin de semana completo preparándose para esta noble causa. Mientras la mañana discurría, una niña de apenas 10 años observaba desde lejos un grupo de veinteañeros jugando y riendo. Luego de aproximadamente 30 minutos de solo verlos, decidió unirse a las distintas actividades.

Una gran sorpresa para todos, teníamos entre nosotros un nuevo miembro en la familia clown. Absolutamente todos los participantes tuvieron la suerte de buscar su niño interior, con la viva imagen de una niña humilde llenándose de alegría con las cosas más sencillas que pasaban a su alrededor. Nadie podía evitar soltar una risa con cada una de sus actitudes espontáneas y llenas de inocencia.

Al final de la tarde, tuve la oportunidad de conversar con ella, preguntarle cómo se sentía y entender mejor, que la empujó a unirse a una sala llena de desconocidos que jugaban a ser niños de nuevo. Resultó ser la hija de la persona quién preparó para nosotros los alimentos, era la menor de 4 hermanos y vivía en una nueva ciudad por cuestiones económicas. En la escuela es muy extrovertida y le encanta hacer nuevos amigos, y nos expresó que le encantó como nos divertíamos así que no aguantó las ganas de unirse.

Un detalle sumamente importante que les recordamos a los estudiantes es la importancia del contacto físico, el como una simple caricia o un fuerte abrazo pueden sanar más que cualquier analgésico. Mixel no pudo evitar soltar una lágrima al expresarnos que fue extremadamente feliz cuando los muchachos se peleaban por abrazarla durante las distintas dinámicas, pues en la actualidad muchas de nuestras propias familias ya pasan por alto estas muestras de afecto físico.

Cuando se acabó el día fuimos nosotros quienes aprendimos de ella, y fui yo en especial quien pudo observar como el arte de ser felices es capaz de cambiar la vida de los seres humanos.

Estoy orgullosa de decir que Jaime Boada, AEMPPI, y todos quienes pertenecemos a esta organización, estamos contribuyendo a la formación de profesionales de la salud diferentes, más compasivos y humanos, en contacto con sus sentimientos y los de sus pacientes, que generen cambio en los sistemas de salud, mediante la risa, la diversión y en especial la aceptación de lo que somos, apreciando lo maravillosos que podemos llegar a ser, si tan solo nos proponemos a hacer algo distinto.

Sé parte del cambio, únete a nosotros y anímate a forjar nuestro futuro.

Autora: Ximena Núñez.

Oficial Nacional Comité Permanente de Educación Médica (SCOME) de AEMPPI Ecuador.

Quito, abril de 2017.

Bibliografía:

Contreras, H; Garduño, J; Carmona, D (2011) RISOTERAPIA TERAPIA ALTERNATIVA PARA EL CONTROL DEL DOLOR EN NIÑOS CON CÁNCER INTERVENCIÓN DE ENFERMERÍA [PDF], Revista Horizontes, Vol. 3, disponible en: http://web.uaemex.mx/revistahorizontes/docs/revistas/Vol3/RISOTERAPIA_TERAPIA_ALTERNATIVA.pdf
Share
Tweet
Share
Share