Riesgos relacionados con la salud y hábitos del paciente en la colocación de implantes dentales

principal-cullum.jpg

Como cualquier intervención quirúrgica, la colocación de implantes dentales conlleva algunos peligros. Es posible minimizarlos limitando la invasividad de las técnicas implantológicas y reduciendo el número total de intervenciones. A esta disyuntiva se enfrentan profesionales de la Odontología de todo el mundo cada día, y hoy encuentran respuesta en la obra Cirugía implantológica mínimamente invasiva. Este tratado recoge las últimas técnicas para proteger al paciente y alargar la vida de los implantes. Nos basamos en este atlas clínico para definir los riesgos y la prevención de complicaciones de estos tratamientos.

7 elementos de riesgo

La formación y experiencia del odontólogo influye considerablemente a la hora de evitar complicaciones y de conseguir unos resultados satisfactorios. No obstante, la mejor manera de reducir riesgos y complicaciones puede consistir en evaluar minuciosamente la salud y las expectativas del paciente, realizar las exploraciones clínicas y radiológicas apropiadas y llevar a cabo una planificación 3D asistida por ordenador antes de la cirugía.

La salud y hábitos del paciente son elementos de riesgo determinantes. A día de hoy, existen pocas contraindicaciones médicas absolutas para el tratamiento implantológico. No obstante, los expertos que han dado forma al tratado Cirugía implantológica mínimamente invasiva subrayan las siguientes, basados en su experiencia y estudios:

  1. Un infarto de micardio o un ictus recientes
  2. La colocación reciente de una prótesis articular o valvular
  3. Un estado de inmunodepresión
  4. El tratamiento activo contra una neoplasia maligna
  5. Las drogradicciones y/o el alcoholismo
  6. Los trastornos psiquiátricos
  7. Tratamiento con bifosfonatos intravenosos

En relación al punto 7, los especialistas Davida Dara Yarmand, Douglas Deporter y Daniel R. Cullum, consideran que están más expuestos a posibles complicaciones implantológicas aquellos pacientes que han recibido durante mucho tiempo bifosfonatos orales o inhibidores de RANK-L como tratamiento para la para la osteoporosis o la osteopenia inducida por esteroides. Los fármacos antiabsorción actúan fundamentalmente interfiriendo la actividad de los osteoclastos; debido a ello, incrementan la densidad ósea y reducen al mismo tiempo la vascularidad del hueso.

Diabetes e higiene oral

Hoy en día existe un consenso general en relación a los pacientes diabéticos: no existe ninguna contraindicación al tratamiento implantológico mientras la diabetes esté adecuadamente controlada (concentraciones de hemoglobina) y una situación periodontal estable.

Para mejorar los resultados del tratamiento es importante eliminar las posibles comorbilidades, como la mala higiene oral o el tabaquismo, y utilizar una antibioterapia adecuada para la cirugía. Es muy probable que pacientes con una mala higiene oral y/o problemas de accesibilidad a pesar de una higiene adecuada como consecuencia de un diseño incorrecto de la prótesis experimenten una mayor pérdida ósea periimplante y estén más expuestos a la periimplantitis que aquellos que mantienen una higiene adecuada y tienen prótesis con un diseño que facilita su limpieza.

El tabaco, de alto riesgo

El tabaco es uno de los hábitos más perjudiciales para la buena salud del implante. Los especialistas sostienen que los pacientes que fuman cigarrillos están más expuestos a sufrir complicaciones y a perder implantes. De hecho, hasta un 40% de las ocasiones en las que pacientes fumadores se sometieron simultáneamente a un injerto sinusal y a la inserción de implantes fueron fallidas. El tabaquismo también incrementa la pérdida de hueso crestal periimplante (ver imagen d) una vez que los implantes entran en su servicio y puede que esto adquiera cada vez más importancia en el futuro debido a que muchos odontólogos han empezado a usar implantes dentales cortos.

El hecho de que los fumadores tengan una mayor prevalencia de periodontitis, les expone a un mayor riesgo de desarrollar infecciones y a sufrir un fallo de los implantes a medio-largo plazo.

Un ‘must have’ para el profesional

El nuevo tratado Cirugía implantológica mínimamente invasiva está dedicado a las técnicas de tratamiento mínimamente invasivo más innovadoras y de más rápido desarrollo, así como a sus aplicaciones en odontología implantológica. Incluye una gran cantidad de ilustraciones e imágenes clínicas y radiológicas.

La obra constituirá una referencia muy útil para especialistas jóvenes y dentistas restauradores que buscan perfeccionar su experiencia clínica y minimizar el riesgo para sus pacientes.

Toda la información aquí

Share
Tweet
Share
Share