Prevenir o morir, esa es la cuestión

prevencion-cardio.jpg

Comer, fumar, tomar, descansar, repetir. ¡Qué estilo! Mientras la mente banal se plantea este modus operandi, la bomba motora que sostiene la vida de muchos seres, incluyendo la de nosotros humanos, grita por su subsistencia. Lo hace mediante fatigas, cefaleas, edemas, disneas, entre otros síntomas, que afectan directamente la vida diaria de las personas. Sin embargo, al ser un músculo resistente, el corazón muchas veces aguanta tales maltratos, reaccionando aceleradamente o aumentando su tamaño, lo cual ocasionalmente conlleva a daños irreparables e incluso letales.

La comunidad europea, en el año 2005, definió el 14 de marzo como el Día Europeo para la Prevención de Riesgo Cardiovascular, con la intención de crear consciencia sobre el tema entre las poblaciones de los países que la componen; así lo afirma Montse Arboix para la revista española Consumer (Arboix, 2014). Según la OMS, la enfermedad cardiovascular es la primera causa de mortalidad en todo el mundo, llegando a sobrepasar el 30% de las muertes mundiales desde el año 2012, siendo prevenibles hasta el 80% de éstas (OMS, 2018).

Según la revista Atención primaria, los factores de riesgo cardiovascular se pueden clasificar en no modificables y modificables. Dentro del primer grupo, podemos definir componentes como la edad, el sexo, herencia genética, entre otros; por lo que cada persona va a tener distinto grado de riesgo, incluso teniendo un estilo de vida similar. Por otro lado se encuentran los modificables, sobre los cuales podemos actuar en aras de prevenir este tipo de enfermedad. Los mayores factores de riesgo en este ámbito son el tabaquismo, sedentarismo, sobrepeso y obesidad, hipertensión arterial (HTA), hipercolesterolemia y diabetes; sin embargo, se han visto asociados demás constituyentes para el riesgo de este tipo de enfermedades, tales como el uso de otras drogas, factores inflamatorios, protrombóticos, niveles elevados de homocisteína; además de los  elementos psicosociales como el nivel socioeconómico bajo, el aislamiento social, la depresión y el estrés (José María Lobos Bejaranoa, 2011).

En la actualidad, el común de la gente conoce que dichos componentes son causa de enfermedades. No obstante, dado que estos no representan un peligro visible a corto plazo, se hace caso omiso a aquello, con la idea errónea de que esto es algo indeterminado, por lo que podría ocurrir lo mismo aun sin dichos factores, dejando de considerar que existe una correlación directa entre estos hábitos y la falla cardíaca. Ésta es una de las razones por las cuales las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, por lo cual es importante que todos conozcamos cómo prevenir estos riesgos para evitar padecerlas.

La comunidad europea conmemora este día en un afán de que la gente cambie esta mentalidad al comprender los peligros que el mencionado estilo de vida conlleva.  Al ser una afección global, es crucial que todos los países se sumen a esta conmemoración y que la adoptemos para crear una consciencia global a fin de llegar a más personas, sobre todo en los países de bajos recursos, tanto económicos como de acceso a salud. Para una adecuada prevención es muy importante hacer ejercicio diario, ingerir comida saludable, no fumar y realizar visitas paulatinas al médico si se padece enfermedades de riesgo cardiovascular como son la diabetes o la HTA. La importancia radica en que siempre va a ser mejor prevenir, teniendo en cuenta que muchas veces no existe una cura, sino solamente tratamientos, que a la larga suelen tener un gran impacto tanto sobre el estilo de vida del paciente, como sobre su economía.

Autor: Sebastián Reyes Vizcaíno, NEO OUT 2018, Miembro de AEMPPI Ecuador

Referencias

Cabrera, M. (n.d.). Pensamiento Inductivo. Retrieved from http://eprints.uanl.mx/5599/1/1080071376.PDF
José María Lobos Bejaranoa, C. B. (2011). Factores de riesgo cardiovascular y atención primaria: evaluación e intervención. Atención Primaria, 668-677.
OMS. (2018). Organización Mundial de la Salud. Retrieved from http://www.who.int: http://www.who.int/cardiovascular_diseases/es/
Share
Tweet
Share
Share