Plasmaféresis: qué es, para qué sirve y sus efectos secundarios

Plasmaferesis.jpg

«Aphaíresis»: separar o remover por la fuerza.

La  plasmaféresis  terapéutica,  también  conocida  como  recambio  plasmático  terapéutico,  se  define  como una técnica o procedimiento  terapéutico  de  depuración  sanguínea extracorpórea, la cual consiste en la extracción de un volumen determinado de plasma (de 2 a 5 litros), cuya finalidad es eliminar o remover partículas de gran peso molecular, patógenos o de disminuir la tasa de inmunocomplejos circulantes u otros componentes en el plasma que intervienen  intervienen  en  la  respuesta  inmune patológica y que son considerados responsables de una enfermedad o bien de sus manifestaciones clínicas. La remoción selectiva de plasma —como se ha mencionado anteriormente—, debe ser reemplazada por plasma normal o coloide adecuado.

Existen dos técnicas principales de aféresis:

El método más antiguo es aféresis por centrifugación, ésta puede ser por dispositivos manuales o mecánicos, a su vez las técnicas mecánicas pueden ser intermitentes o continuas. En la centrifugación, las células sanguíneas son separadas con base en su densidad, en tal forma que al centrifugar la sangre los elementos celulares se van hacia la periferia, y el plasma ocupa la parte central de la centrífuga o campana de donde puede ser evacuado, retornando luego el componente celular al paciente previa redilución y calentamiento. Este método es el utilizado en bancos de sangre, y tiene la enorme ventaja de que permite citoféresis, con lo cual el grupo celular de interés puede ser retirado del paciente con fines terapéuticos o para donaciones posteriores.

El segundo método de aféresis es por filtración transmembrana, se basa en la utilización de membranas de alta permeabilidad por el gran tamaño de sus poros (0,3-0,6 micrones), lo cual permite que todo el plasma y sus moléculas sea filtrado a su paso, reteniéndose sólo el componente celular. Tiene la desventaja de que no permite la citoféresis, requiere de la implantación de un catéter venoso central y anticoagulación con heparina.

Mecanismos por los cuales la plasmaféresis resulta efectiva

  • Depleción rápida de factores específicos asociados a la enfermedad. Incluyen autoanticuerpos patogénicos tipo inmunoglobulina G y M, complejos inmunes circulantes, crioglobulinas, cadenas ligeras de inmunoglobulinas y lipoproteínas con alto contenido de colesterol.
  • Sustitución de factores deficitarios del plasma. Se remueve el plasma y se reemplaza con plasma normal.
  • Modulación de la respuesta inmune. Descargando al sistema reticuloendotelial y mejorando la depuración endógena de anticuerpos o complejos inmunes.

Indicaciones de plasmaféresis

La Asociación Americana para Aféresis (ASFA) y la Asociación Americana de Bancos de Sangre (AABB) dividen las enfermedades tratadas por plasmaféresis en cuatro categorías:

  • Categoría I: enfermedad por anticuerpos antimembrana basal glomerular (SGP), hipercolesterolemia familiar, púrpura trombocitopénica trombótica (PTT), miastenia gravis.
  • Categoría II: glomérulonefritis rápidamente progresiva, artritis reumatoidea, púrpura trombocitopénica idiopática (PTI), mieloma múltiple y síndromes de hiperviscosidad, falla renal aguda por mieloma múltiple, síndrome miasteniforme de Eaton-Lambert.
  • Categoría III: lupus eritematoso sistémico, fenómeno de Raynaud, esclerosis múltiple progresiva, anemia hemolítica autoinmune, síndrome hemolítico urémico (SHU), rechazo de trasplante cardiaco, falla hepática aguda, enfermedad hemolítica del recién nacido.
  • Categoría IV: AIDS, esclerosis lateral amiotrófica, PTI crónica, nefritis lúpica, psoriasis, rechazo de trasplante renal, esquizofrenia y amiloidosis sistémica.

Procedimiento de la plasmaféresis

Durante la plasmaféresis, inicialmente se extrae sangre mediante el uso de agujas de calibre grande en las venas de las extremidades (normalmente los brazos) o un catéter implantado en las venas grandes del cuello (vena interna yugular), el pecho (vena subclavia o vena axilar) o la ingle (vena femoral). Si se utiliza un catéter, se debe insertar bajo anestesia local o sedación ligera previas. El catéter Hickman es el tipo de catéter que se elige con más frecuencia para este propósito.

Durante el procedimiento de la plasmaféresis se utilizan medicamentos para evitar que la sangre se coagule (anticoagulantes) fuera del cuerpo. Se separa el plasma de los demás componentes sanguíneos mediante uno de tres métodos:

  • Centrifugación de flujo continuo: Se utilizan dos vías venosas. Este método requiere un volumen sanguíneo ligeramente menor fuera del cuerpo en cualquier momento que la centrifugación de flujo discontinuo, ya que puede extender continuamente el plasma. Este es el método que se utiliza hoy en día con más frecuencia.
  • Centrifugación de flujo discontinuo: Se requiere una vía venosa. Por lo general, se extrae un lote de sangre de 300 mL a la vez y se centrifuga para separar el plasma de las células sanguíneas.
  • Filtración de plasma: Se utilizan dos vías venosas. El plasma se filtra utilizando equipos estándar de hemodiálisis.

Una vez que se extrae el plasma, se devuelve al paciente la sangre restante junto con un reemplazo del plasma, como albúmina o una combinación de albúmina y solución salina. Durante el curso de una sesión, se pueden extraer tres a cuatro litros de plasma. Una sola sesión de plasmaféresis puede ser efectiva, aunque es más común tener varias sesiones durante el curso de una o dos semanas.

Efectos secundarios de la plasmaféresis

Los efectos secundarios pueden incluir sangrado o un hematoma (sangre por debajo de la piel) por la colocación de la aguja. Si se utiliza un catéter, puede haber sangrado alrededor del sitio colocación del catéter.

Hay una mayor tendencia a contraer infecciones bacterianas con el uso del catéter, y las bacterias pueden ingresar al torrente sanguíneo y causar sepsis. Se debe tener mucho cuidado para mantener limpio y seco el sitio donde se coloca el catéter.

El anticoagulante que se utiliza generalmente en la plasmaféresis es el citrato, que tiene tendencia a unirse al calcio en la sangre, lo que puede ocasionar potencialmente niveles de calcio peligrosamente bajos. A fin de evitar esto, se puede administrar calcio por vía intravenosa (IV) o por vía oral durante el procedimiento.

Otra posible complicación durante el procedimiento es la presión arterial baja. Los pacientes pueden experimentar mareos, aturdimiento o desmayos.

Debido a que el plasma contiene factores que coagulan la sangre, su extracción puede reducir temporalmente la capacidad de coagulación de la sangre.

Autor: John Elliot Molina Suárez – Miembro AEMPPI-Ecuador

Bibliografía: