Listeria monocytogenes (listeriosis) preguntas y respuestas de una amenaza latente

Listeria.jpg

Hace escasas semanas la AECOSAN abrió una alerta alimentaria en España como consecuencia de la comunicación, por las autoridades sanitarias del País Vasco, de la existencia de un lote de mouse de foie con altos niveles de Listeria. Esa alerta se extendió a siete comunidades más. Esto días Sudáfrica sufre otro brote, el mayor de la historia, que se ha cobrado ya la vida de 200 personas. Su fuente: ¡una mortadela! Sigue leyendo y descubre todo lo que necesitas saber sobre la Listeria monocytogenes.

Una amenaza latente

La Listeria monocytogenes es la principal especie de Listeria causante de Listeriosis en humanos, se encuentra en casi toda la naturaleza desde agua hasta tierra donde puede sobrevivir hasta 295 días, también múltiples especies de animales domésticos y salvajes, así como aves portan este germen.

El principal blanco de esta bacteria son las personas con estados inmunológicos susceptibles como los son pacientes recién nacidos, embarazadas, adultos mayores y enfermos por alguna patología que afecte directamente al sistema inmunológico como es el VIH, Diabetes mellitus, neoplasias malignas, etc.

La principal forma de adquirir la infección es por alimentos contaminados como quesos tiernos, leche no pasteurizada, col, vegetales crudos, embutidos y alimentos preparados. Por otra parte, también se puede adquirir mediante contacto directo especialmente a partir de animales infectados y medios hospitalarios (infección nosocomial), en el caso de los neonatos el contagio es por vía transplacentaria.

Ya que la principal vía de entrada de la bacteria al torrente sanguíneo es el aparato digestivo, situaciones como la elevación del pH gástrico pueden favorecer la infección, por ello otra forma de susceptibilidad es el uso de antagonistas de receptores anti-H2.

Las manifestaciones de la infección por esta bacteria dependen del grupo de edad del paciente, así como sus características individuales, ya que en el neonato puede producir por ejemplo granulomatosis infantoseptica y en la embarazada puede causar aborto, corioamnioitis y parto prematuro. También el cuadro clínico infeccioso puede estar determinado por afección local de un órgano como es el caso de la meningitis, neumonía, endocarditis, osteomielitis y absceso hepático que son formas de en que puede afectar la Listeriosis.

Para el diagnóstico de Listeriosis los principales medios son los cultivos de sangre, líquido cefalorraquídeo, líquido amniótico y el uso de reacción en cadena de polimerasa. Por otra parte, de forma complementaria se podrá encontrar leucocitosis y reactantes de fase aguda elevados como la velocidad de segmentación globular.

Respecto al tratamiento, hay que tener consideración que la Listeria monocytogenes es resistente a todas las cefalosporinas. Actualmente esta estandarizado como tratamiento principal la Ampicilina en altas dosis y como recurso para pacientes alérgicos a betalactámicos el Cotrimoxazol (Trimetoprim/Sulfametoxazol).

Listeria monocytogenes en el laboratorio

“Se trata de un bacilo gram positivo, intracelular, anaerobio facultativo, flagelado, móvil, corto, catalasa positiva e hidroliza la esculina.

Crece bien en agar sangre formando colonias pequeñas, lisas y grises, rodeadas de un discreto halo de b-hemólisis. Su temperatura óptima de crecimiento es 30 °C-37 °C.

Sus antígenos somáticos (O) y flagelares (H) han permitido identificar 13 serotipos, de los que 1/2a, 1/2b, 1/2c y 4b son responsables de la mayoría de las infecciones humanas.”

Imagen:

Patrick R. Murray, Ken S. Rosenthal, Michael A. Pfaller. (2016). Medical Microbiology. Philadelphia: Elsevier.

Referencias:

1-P. Farreras, C. Rozman. (2016). Medicina Interna. Barcelona, España: Elsevier.
2- Patrick R. Murray, Ken S. Rosenthal, Michael A. Pfaller. (2016). Medical Microbiology. Philadelphia: Elsevier.