La realidad sobre la clasificación de los carcinógenos de la OMS

Cancerigenos-OMS.jpg

Hace bien poco se montó un gran revuelo con una publicación realizada por la OMS que situaba la carne procesada (el jamón de bellota incluido) en el nivel 1 de carcinógenos para el ser humano y a la carne roja, en general, en el 2. Rápidamente los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, pero puede que no de la forma más adecuada, ya que, de forma voluntaria o involuntaria, trataron mal la información y nos hicieron pensar, al menos a los que no nos molestamos en ampliar la información dada, que la carne procesada produce la misma cantidad de tumores malignos que el tabaco o el alcohol, cosa que no es así.

En realidad, los distintos niveles nos indican la evidencia, existente o no, de que una sustancia puede producir cáncer. Lo cual no significa que la evidencia muestre la potencialidad carcinogénica de la sustancia en cuestión. Por ejemplo, según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad, tendríamos que estar comiendo durante 5 años 100 gramos de jamón serrano al día (carcinógeno tipo 1) para ingerir la cantidad de carcinógenos equivalentes a una cajetilla de tabaco (también tipo 1).

Existen cientos de compuestos e incluso hábitos de consumo incluidos en cada uno de los cuatro grupos entre los que se encuentran los que, de forma icónica, he escogido para realizar esta infografía:

  • Grupo 1: Carne procesada, alcohol y tabaquismo.
  • Grupo 2: Gasolina, espráis de pintura y cafeína.
  • Grupo 3: Sacarina y agua clorada
  • Grupo 4: caprolactama
Share
Tweet
Share
Share