"La humanización de los hospitales no solo es una cuestión de filosofía del cuidado, sino de resultados de salud"

SLM_EntrevistaDra-Ulloa_960x436.jpg

Una experiencia negativa de hospitalización no se borra fácilmente. Los entornos hospitalarios dirigen sus actividades para satisfacer las necesidades derivadas de la enfermedad del niño, y a menudo descuidan sus necesidades de jugar, aprender, explorar, afectivas y de comunicación con otras personas. Para revertir esta situación, y partiendo de la base de que los resultados en salud mejoran con la humanización de los hospitales pediátricos, Ana María Ullán y Manuel Belve dieron forma y contenido al libro que hoy presentamos: Humanización del hospital pediátrico. Perspectiva psicosocial, “un libro de lectura indispensable para todos aquellos que dedicamos nuestro día a día a la asistencia clínica en el ámbito hospitalario, y que tratamos de conseguir hospitales mejores”, según firma en el prólogo el  Dr. Juan José García, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Hospitalaria. La Dra. Ullán es la encargada de abrirnos las puertas de un ‘hospital sin dolor’, dibujado en base a investigaciones en este proyecto editorial, un lugar donde “minimizar la ansiedad de los niños” y donde poder hacerles vivir este trance “de la forma más positiva posible”.

-Elsevier Connect: ¿Por qué era necesario un libro como 'Humanización del hospital pediátrico. Perspectiva psicosocial'? ¿Con qué objetivo nace este proyecto editorial?

-Dra. Ana María Ullán: Humanización del hospital pediátrico. Perspectiva psicosocial es un libro que se ha escrito pensando que los hospitales que atienden a niños y adolescentes pueden ser mejores. Para ello deberían tenerse en cuenta las evidencias de investigación disponibles en la actualidad sobre los aspectos psicológicos y sociales vinculados con la enfermedad pediátrica y su tratamiento hospitalario. Podemos mejorar la experiencia de los niños y las familias en los hospitales si incorporamos, en la práctica hospitalaria, los conocimientos que nos proporciona la investigación psicosocial. La manera de cuidar a los niños y a los adolescentes en los hospitales tiene que partir, en primer lugar, de la mejor asistencia médica, el mejor diagnóstico y el mejor tratamiento. Pero esto no es suficiente para garantizar los estándares más altos de calidad en el cuidado de los pacientes. El mejor diagnóstico y el mejor tratamiento médico tienen que desarrollarse en un contexto -el hospital- que puede afectar profundamente a la experiencia psicológica de los niños, y también de sus familias, por lo que este aspecto, el de la experiencia de los niños en el hospital, adquiere una relevancia muy especial. Las dimensiones de calidad de la atención hospitalaria tienen que incorporar, tal y como las recomendaciones internacionales especifican, un cuidado particular con los procesos psicosociales que conlleva la enfermedad de los niños y su tratamiento.

Hospital perspectiva del niño-Elsevier Connect: ¿Qué demuestran las evidencias de investigación disponibles en la actualidad sobre los aspectos psicológicos y sociales vinculados con la humanización en la enfermedad pediátrica?

-Dra. Ana María Ullán: Algunas líneas de trabajo de la psicología están lo suficientemente consolidadas como para apoyar el diseño de sistemas de hospitalización más adecuados para los niños, sistemas sensibles a sus necesidades psicológicas y, en consecuencia, más humanizados. En cada uno de los capítulos del libro hemos revisado y sintetizado referencias de investigación que pueden resultar especialmente relevantes para el diseño de sistemas de hospitalización pediátrica orientados a mejorar la experiencia de los pacientes más jóvenes del hospital y de sus familias.

Nuestro propósito ha sido recoger estas líneas de investigación psicosocial, sus planteamientos y sus resultados, de manera que sean útiles para que los profesionales sanitarios puedan avanzar en el diseño de cuidados humanizados para los niños en los hospitales, basados en la evidencia científica y con capacidad para mejorar los estándares de calidad de la asistencia sanitaria pediátrica.

Desde el punto de vista mantenido a lo largo del libro, la humanización de los hospitales infantiles trata de dar respuesta a las necesidades psicosociales de los niños y las familias, ofreciendo un entorno de hospitalización que minimice su malestar psicológico y el estrés asociado a la enfermedad y a su tratamiento y que promueva la resiliencia y el crecimiento post-traumático de los niños y de sus familias. Para ello es necesario que el diseño de las atenciones sanitarias en los hospitales tenga en cuenta aspectos como los que hemos analizado en los capítulos de este libro: la comunicación con el niño y con su familia, el control del dolor y de los síntomas de malestar, que el entorno esté diseñado para adaptarse a usuarios infantiles, esto es, que sea un hospital hecho “a la medida de los niños”, que el niño tenga la posibilidad de llevar a cabo en el hospital actividades con las que pueda ocupar de manera positiva su tiempo de hospitalización y, en definitiva, que el diseño de la atención hospitalaria esté orientado hacia el niño y la familia, hacia sus necesidades y perspectivas.

La humanización de los hospitales infantiles trata de dar respuesta a las necesidades psicosociales de los niños y las familias, ofreciendo un entorno de hospitalización que minimice su malestar psicológico y el estrés asociado a la enfermedad y a su tratamiento

-Elsevier Connect: ¿Cuál es el primer paso que debe darse para poder humanizar un hospital?

-Dra. Ana María Ullán: Cuando hablamos de cuidados humanizados nos estamos refiriendo a cuidados que respondan a las necesidades de quienes los reciben como personas, no sólo como pacientes o como enfermos. En línea con el concepto de salud concebida como bienestar físico, psicológico y social, la humanización ha de entenderse como parte de la cultura del cuidado del paciente. En este sentido, además, la humanización de los hospitales no solo es una cuestión de filosofía del cuidado, de cómo pensamos que deben prestarse los cuidados, sino de resultados de salud. Unos cuidados humanizados no sólo son más respetuosos con los derechos de los niños, sino que pueden ser unos mejores cuidados en términos de resultados de salud.

Hospital urgencias pediátricasImagen del servicio de pediatría del Hospital Clínico de Valladolid. (Ilustraciones de Paula Núñez.)

La humanización de los hospitales pediátricos demanda el diseño, desarrollo y evaluación de sistemas de cuidados centrados en el niño y su familia, sensibles a sus necesidades psicológicas, y que sean capaces tanto de incorporar los conocimientos actuales sobre bienestar psicológico como de generar nuevos conocimientos al respecto que contribuyan al avance científico en este sentido. Si tenemos en cuenta, además, que en muchas ocasiones los servicios de pediatría de los hospitales han sido punta de lanza en el cuidado psicológico de los pacientes y que sus innovaciones en este sentido se han incorporado, adaptándolas, a otros servicios hospitalarios diferentes, estamos convencidos de que la humanización de los hospitales pediátricos puede ser el comienzo de un movimiento importante de humanización de los hospitales en general, en el que la atención centrada en el paciente y en su bienestar integral constituya el eje central del diseño y desarrollo de los cuidados sanitarios.

Unos cuidados humanizados no sólo son más respetuosos con los derechos de los niños, sino que pueden ser unos mejores cuidados en términos de resultados de salud

-Elsevier Connect: Han revisado innumerables referencias de investigación que pueden resultar especialmente relevantes para el diseño de sistemas de hospitalización pediátrica orientados a mejorar la experiencia de los pacientes más jóvenes del hospital y de sus familias. En este sentido, ¿puede destacarnos algún ejemplo? ¿Qué país o centro es referencia en humanización pediátrica?

-Dra. Ana María Ullán: Para sintetizar las ideas clave sobre la dimensión psicosocial de la humanización de los hospitales pediátricos que hemos tratado de desarrollar a lo largo del libro, planteamos como síntesis el “protocolo ABCDEEF”, una regla mnemotécnica que recuerde aquellos aspectos que deben necesariamente ser considerados en una hospitalización pediátrica humanizada: la atención al bienestar, a la comunicación, al dolor, a las emociones y al entorno, y a la familia del niño. Este protocolo puede servir de síntesis y conclusión del libro y de recordatorio de todas aquellas cuestiones de naturaleza psicosocial que han de considerarse cuando los niños ingresan en un hospital y tienen que ser atendidos en él. En el protocolo ABCDEEF se recogen las dimensiones básicas de humanización de los hospitales para niños en función de las evidencias que la investigación psicológica puede aportar y que se han ido comentando a lo largo del libro. Estas evidencias tienen que ver con la atención al bienestar, la importancia de los procesos de comunicación, de la evaluación y el alivio del dolor, de tener en consideración las experiencias emocionales de los pacientes, de cuidar el entorno del hospital para que se adapte a usuarios de edades diferentes y con diferentes necesidades, y, finalmente, de considerar la familia como la unidad de cuidados en el hospital pediátrico.

Como ejemplos de humanización, me gustaría destacar el papel que juegan los profesionales sanitarios en la mejora cotidiana de las atenciones que se presentan en los hospitales. Ellos son realmente la clave de los procesos de humanización de toda la atención sanitaria.

-Elsevier Connect: Ahora que les menciona, ¿qué aptitudes y actitudes se le exige al profesional para alcanzar esta meta?

-Dra. Ana María Ullán: Yo mencionaría, en primer lugar, una formación rigurosa y actualizada. Que, además, tiene que ser permanente, que no termina cuando se alcanzan los títulos que habilitan para el ejercicio profesional, sino que es una parte consustancial del desarrollo de los profesionales sanitarios a lo largo de toda su carrera. Pero mencionaría también una actitud de apoyo al paciente y a su familia, de cercanía, de empatía con las personas a las que se atiende, entender su punto de vista, sus preocupaciones y sus experiencias. Este aspecto es particularmente relevante en el caso de los pacientes pediátricos y sus familias.

El profesional de la salud en estos casos debe tener una actitud de apoyo al paciente y a su familia, de cercanía, de empatía con las personas a las que se atiende, entender su punto de vista, sus preocupaciones y sus experiencias

-Elsevier Connect: ¿Qué aporta la perspectiva psicosocial para mejorar la experiencia de hospitalización de los niños?

Humanización hospital pediátrico-Dra. Ana María Ullán: Desde mi punto de vista como investigadora, la perspectiva psicosocial aporta evidencias sobre cómo mejorar la atención de los niños en los hospitales, sobre cómo hacer mejores hospitales para los niños. Destacaría los aspectos que he mencionado comenzando, en primer lugar, con el propio diseño de los espacios del hospital, siguiendo con los procesos de comunicación en la atención a los pacientes, con la valoración y el alivio del dolor, con la utilización del juego como recurso de bienestar para los niños durante su estancia hospitalaria, y con el cuidado psicológico de los niños con enfermedades crónica y de los niños y las familias que se enfrentan a situaciones particularmente difíciles por la gravedad y/o irreversibilidad de sus condiciones de salud en los servicios de cuidados paliativos.

-Elsevier Connect: ¿Qué conocimientos psicológicos pueden ser útiles para que los hospitales respondan mejor a las necesidades afectivas y emocionales de los pacientes pediátricos?

-Dra. Ana María Ullán: En el libro detallamos esta cuestión básicamente en relación con aspectos que tienen que ver con el propio diseño de los espacios físicos del hospital, con los procesos de comunicación, con la valoración y el tratamiento del dolor, con el uso del juego como recurso de bienestar en los hospitales infantiles, con el cuidado psicológico de los niños con enfermedades crónicas y con las atenciones psicológicas requeridas en situaciones más difíciles en los hospitales, en los servicios de urgencias, en cuidados paliativos y en los servicios de atención al duelo. En todos estos casos, el desarrollo de la Psicología permite fundamentar prácticas de cuidado basadas en las evidencias disponibles, que son muchas y que pueden contribuir al diseño de mejores atenciones sanitarias a los niños.

-Elsevier Connect: En todo este proceso de creación y cambio del entorno hospitalario, ¿qué papel debe jugar el paciente y sus familiares?

-Dra. Ana María Ullán: Es un papel muy importante en el sentido de que ellos son el núcleo central en torno al cual diseñar los sistemas de cuidado. Los pacientes y las familias han contribuido de manera muy significativa a mejorar los sistemas sanitarios. En estos momentos, muchas innovaciones en los sistemas de cuidado, por ejemplo, la atención psicológica en procesos de enfermedad, están lideradas por asociaciones de pacientes y familiares.

Los pacientes y las familias han contribuido de manera muy significativa a mejorar los sistemas sanitarios

-Elsevier Connect: Tras entrevistar a decenas de autores, profesionales y estudiantes de Medicina el déficit de humanización en la profesión está más que presente. Desde su experiencia, también detecta a esta carencia dentro de nuestro sistema de salud, instituciones... ¿Cómo podríamos mejorarlo? ¿Qué o quiénes pueden considerarse los responsables de ello: la forma de educar y formar al médico, las administraciones, los presupuestos,...?

-Dra. Ana María Ullán: Mejorar en este sentido los sistemas de cuidado de la salud requiere un esfuerzo coordinado que afecta a múltiples niveles (profesionales, administración, investigadores, universidades…). Yo puedo aportar la perspectiva de los investigadores. Creo que es necesario desarrollar programas de investigación que puedan aportar evidencias sobre el efecto de los cuidados humanizados en el bienestar de los pacientes y en los indicadores de salud. El desarrollo de estos programas de investigación es complejo, pero es la forma más segura de avanzar, no sólo en los discursos, sino en las evidencias que avalen la humanización de los hospitales y de los cuidados sanitarios.

Más información sobre la obra aquí

*Imágenes originales tomadas de la obra
Share
Tweet
Share
Share