Hablando sobre fitoterapia

flores.jpg

La Sociedad Española de Fitoterapia (SEFIT) celebra mañana una jornada en el auditorio del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia, titulada ‘Fitoterapia en el síndrome metabólico’. Entre los expertos que participan, destacamos a Encarna Castillo, profesora de la Universidad CEU – Cardenal Herrera, de Moncada, Valencia, y una de las autoras del Manual de fitoterapia. Sobre dicha jornada y sobre diferentes aspectos de la fitoterapia, hablamos con Encarna Castillo a continuación.

1.- ¿Cuáles son los puntos más destacados de su intervención en la jornada del próximo 8 de mayo, organizada por la Universidad CEU, la Universidad de Valencia y Sociedad Española de Fitoterapia (SEFIT)?

La conferencia aborda la actividad de las plantas medicinales en el tratamiento de la resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina es una deficiencia metabólica genéticamente determinada en la que el cuerpo no puede utilizar la insulina de forma eficiente. Junto con otros factores como obesidad abdominal, hipertensión y dislipidemias, forma parte del síndrome prediabético. Existen numerosas plantas medicinales que han demostrado la eficacia en la disminución de la resistencia a la insulina en ensayos in vivo en individuos con diabétes, como los extractos de Agaricus blazei Murill (champiñón del sol), las epigalocatequinas del té, o los extractos de la planta de origen hindú Gymnema.

2.- ¿Qué papel juega la fitoterapia en la Medicina?

La terapia con plantas medicinales es una alternativa a los medicamentos, que puede utilizarse como coadyuvante de los mismos en una gran cantidad de patologías crónicas, siempre bajo la supervisión del médico, o bien como único tratamiento en otros casos como estreñimiento, dispepsias, problemas dérmicos (acné, dermatitis, etc.).

La ventaja de las plantas medicinales frente a los medicamentos de síntesis es que la presencia en las mismas de diversos principios activos contribuye a que su actividad farmacológica esté modulada, por lo que los efectos no suelen ser tan potentes, pero a la vez su toxicidad también es menor. Aun así debemos tener en cuenta que no son inocuas y que pueden presentar interacciones con otros tratamientos que el paciente esté tomando, por lo que siempre es importante advertir al médico o farmacéutico sobre ello. También pueden tener contraindicaciones y efectos adversos o secundarios, por eso es muy importante que la población no se ”automedique con plantas”.

3.- ¿Para qué tipo de patologías se recurre más a su uso?

Un estudio realizado hace unos años en España revela que el principal uso es para el tratamiento de trastornos de origen nervioso como ansiedad, insomnio y para trastornos digestivos como el estreñimiento, tanto agudo como crónico, dispepsias, etc.

4.- ¿Cómo ha evolucionado su uso en nuestro país? ¿Difiere de los países de nuestro entorno?

En nuestro país, en los últimos diez años, se ha producido un incremento en el uso de las plantas medicinales avalado por una tendencia hacia lo natural. Aun así, difiere de otros países europeos como Alemania o Francia, en los cuales hay muchas plantas medicinales incluidas en los vademécum de prescripción de los médicos y cuya dispensación está regulada por una reglamentación sanitaria.

5.- ¿Y hacia dónde evoluciona la fitoterapia?

La fitoterapia evoluciona hacia un uso generalizado entre la población, además, aunque todavía son escasos, cada vez se realizan más estudios con un buen diseño experimental que avalan y confirman la actividad de las plantas medicinales, lo que contribuye al buen uso de las mismas.

6.- ¿Cuáles son los puntos claves de la 2ª ed. del Manual de fitoterapia, que se publica el próximo octubre?

Refuerza a la primera edición al actualizar los contenidos e incluir preguntas de autoevaluación de conocimientos, lo que lo hace especialmente útil para estudiantes de las ramas sanitarias ya que, además, la gran mayoría de autores son profesores titulares y catedráticos de universidad.

7.- Cualquier aspecto que considere oportuno añadir.

Una diferencia básica entre el Manual de fitoterapia y otras obras del mismo ámbito científico es que uno de los objetivos del primero es tratar las plantas como medicamentos y prevenir su mal uso. En este sentido, la propuesta de protocolos de actuación y los casos que incluye uno de los capítulos son especialmente importantes. También hay que resaltar la calidad científica de los autores que intervienen y la información actualizada que han proporcionado.

Share
Tweet
Share
Share