Factores que provocan un corazón hipereficaz o hipoeficaz

Corazon-hipoeficaz.jpg

El gasto cardíaco es la cantidad de sangre que bombea el corazón hacia la aorta cada minuto. También es la cantidad de sangre que fluye por la circulación y uno de los factores más importantes que deben tenerse en cuenta en relación con la circulación, ya que es la suma de los flujos sanguíneos de todos los tejidos del organismo. Pero no todos los corazones bombean la sangre de igual modo. Hoy os explicamos las diferencias entre corazones hipereficaces e hipoeficaces.

Los límites del corazón

El gasto cardíaco tiene unos límites definidos, que pueden expresarse cuantitativamente en forma de curvas de gasto cardíaco. En la siguiente imagen se muestra la curva de gasto cardíaco normal, demostrándose el gasto cardíaco por minuto según cada nivel de presión en la aurícula derecha. Obsérvese que el nivel de la meseta de esta curva de gasto cardíaco normal es de 13 l/min, 2,5 veces el gasto cardíaco normal de 5 l/min, lo que significa que el corazón de un ser humano normal que actúe sin una estimulación especial puede bombear un retorno venoso hasta 2,5 veces el retorno venoso normal antes de que el corazón se convierta en el factor limitante en el control del gasto cardíaco.

Factores que provocan un corazón hipereficaz o hipoeficaz

Además, en el gráfico se observan otras curvas de gasto cardíaco de corazones que no están bombeando con normalidad. Las curvas superiores se refieren a corazones hipereficaces que bombean mejor de lo normal y las curvas inferiores corresponden a corazones hipoeficaces, que bombean a niveles por debajo de la normalidad.

Factores de un corazón hipereficaz

Hay dos tipos de factores que hacen que el corazón bombee mejor de lo normal (hipereficaz):

  1. La estimulación nerviosa
  2. La hipertrofia del músculo cardíaco

La excitación nerviosa puede aumentar la función de bomba cardíaca. La combinación de la estimulación simpática y de la inhibición parasimpática tiene dos efectos que aumentan la eficacia de la función de bomba del corazón: 1) aumenta mucho la frecuencia cardíaca, a veces desde 72 hasta 180-200 latidos/min en personas jóvenes, y 2) aumenta la fuerza de la contracción cardíaca (lo que se conoce como aumento de la «contractilidad») hasta el doble de lo normal. Al combinarse ambos efectos, la excitación nerviosa máxima del corazón aumenta el nivel de la meseta de la curva de gasto cardíaco casi hasta el doble que la meseta de la curva normal.

La hipertrofia cardíaca puede aumentar la eficacia de la bomba. El aumento a largo plazo del trabajo cardíaco, aunque no con una carga tan excesiva como para dañar al corazón, provoca el aumento de la masa y de la fuerza contráctil del corazón, del mismo modo que el ejercicio intenso provoca la hipertrofia de los músculos esqueléticos. Por ejemplo, es frecuente que la masa de los corazones de los corredores de maratón aumente en un 50-75%. Este factor eleva la meseta en la curva de gasto cardíaco a veces alcanza el 60-100% y, por tanto, permite que el corazón bombee mucho más que las cantidades habituales de gasto cardíaco.

Cuando se combina la excitación nerviosa del corazón con la hipertrofia, como ocurre en los corredores de maratón, el efecto total permite que el corazón bombee hasta 30-40 l/min, 2,5 veces el nivel que puede alcanzarse en una persona media; este aumento del nivel de bombeo es uno de los factores más importantes que determinan el tiempo que un corredor puede correr.

Factores que provocan un corazón hipoeficaz

Cualquier factor que disminuya la capacidad del corazón de bombear la sangre provoca la hipoeficacia. Algunos de los factores que pueden reducir la capacidad de bombeo del corazón son los siguientes:

  • Aumento de la presión arterial contra la cual debe bombear el corazón, como en la hipertensión grave.
  • Inhibición de la excitación nerviosa del corazón.
  • Factores patológicos que provocan alteraciones del ritmo cardíaco o de la frecuencia cardíaca.
  • Bloqueo de una arteria coronaria, para provocar un «ataque cardíaco».
  • Cardiopatía valvular.
  • Cardiopatía congénita.
  • Miocarditis, una infl amación del músculo cardíaco.
  • Hipoxia cardíaca.

Fuente: Guyton y Hall. Tratado de fisiología médica

También te puede interesar:

6 claves para interpretar el electrocardiograma

Coartación aórtica: el estrechamiento de la aorta todavía busca solución

Síndrome de Brugada, el incesante acecho hereditario de la muerte súbita

Share
Tweet
Share
Share