Entrevista con Thomas Myers, autor de “Vías anatómicas”

Thomas-Myers-byn.jpg

Coincidiendo con el lanzamiento de la 3ª edición de la obra Vías anatómicassu autor, Thomas Myers, nos concede una entrevista en la que nos explica las conexiones estructurales y funcionales. Nos habla de las “vías anatómicas” como cabestrillos elásticos y catapultas que interactúan con los huesos y las articulaciones para permitir los “acontecimientos esenciales” del andar. Y nos desvela las novedades de esta última edición.

¿En qué ha contribuido Vías anatómicas al estudio de la Anatomía Humana?

Vías anatómicas trata de la Anatomía de las conexiones. En quinientos años de estudio del cuerpo humano en Occidente, nos hemos centrado en el razonamiento reductor de buscar todas las piezas y nombrarlas. Así, esta obra tiende un puente entre la separación de todos los detalles y la idea “cósmica” de que “todo está conectado”.

El hecho de que “todo esté realmente conectado” no nos sirve de mucho. Por ejemplo, ¿por dónde empezamos a trabajar una lesión del manguito rotador? En este sentido, Vías anatómicas traza las avenidas longitudinales de la transmisión de fuerza miofascial a través del organismo. Estas conexiones estructurales y funcionales se utilizan en coordinación todos los días. Los terapeutas pueden usar este mapa para afectar a las estructuras y los patrones a distancia. Los problemas lumbares pueden alojarse en el arco del pie, los problemas de cuello a menudo se originan en el abdomen, etc.

No sé por qué hemos tardado quinientos años en descubrirlo. Desde que empecé a observarlo, a principios de los ochenta, ha seguido avanzando como una idea hasta tener todo el sistema implantado.

¿Y a la Fisioterapia en general?

Vías anatómicas se dirige a todas las personas que forman parte de lo que podemos llamar la “medicina especial”, es decir, del proceso de mejorar la salud cambiando la forma en que las personas se yerguen en el espacio, se mueven y manipulan objetos en su entorno. Incluye a fisioterapeutas, desde luego, pero también a entrenadores personales, masajistas, osteópatas, profesores de yoga y de educación física (que tienen encomendado lo más valioso para el futuro: el cuerpo de nuestros hijos).

Por su parte, los fisioterapeutas se sitúan en la primera línea de contacto de la atención sanitaria, y se les exige mucho en materia económica y en el tiempo asignado a su trabajo. De este modo, Vías anatómicas puede aportarles más efectividad, eficiencia y resultados sostenidos.

¿Cuáles son los elementos clave de la última edición (3ª)?

Hay miles de pequeñas mejoras, pero las principales son un apartado nuevo sobre la investigación de la fascia en el entrenamiento (fortaleza, acondicionamiento, etc.) y otro sobre el andar, que será de especial interés para los fisioterapeutas. Aquí vemos las “vías anatómicas” como cabestrillos elásticos y catapultas que interactúan con los huesos y las articulaciones para permitir los “acontecimientos esenciales” del andar.

¿Cuándo se recomienda usar los meridianos miofasciales?

Vías anatómicas reconoce que la mayoría de los problemas son el resultado de patrones en el organismo y no solo del fallo de una estructura concreta. Casi todos los terapeutas corporales y fisioterapeutas así lo reconocen, pero la formación se adapta a la idea de las “partes”: ¿qué parte ha fallado?, ¿qué parte necesita fortalecerse?, ¿qué parte es demasiado corta? En este sentido, Vías anatómicas anima a abrir el campo de visión.

Esto es especialmente útil cuando hablamos de los patrones de dolor crónico. En el dolor agudo por lesión reciente, dicho dolor y el problema pueden estar bastante localizados y responder al tratamiento local. En general, sin embargo, en casos crónicos, la “tensegridad” del cuerpo distribuye la tensión lejos del lugar de la lesión hacia otras áreas, siguiendo las líneas de las “vías anatómicas”. Conocer y usar este mapa permite ahorrar tiempo a la hora de constatar y resolver estos patrones crónicos.

Share
Tweet
Share
Share