#ElsevierTalks “La resistencia a los antimicrobianos está amenazando al control y tratamiento de un gran número de enfermedades en todo el mundo”

pill-1884777_1280.jpg

La resistencia a los antimicrobianos se ha convertido en un problema “muy grave de salud mundial”. Hasta tal extremo, que en la actualidad “está amenazando al control y tratamiento de un gran número de enfermedades”. Con este punto de partida, firmado por Víctor J. Cid, profesor titular del Departamento de Microbiología II, Facultad de Farmacia, Universidad Complutense de Madrid, arrancaba un nuevo Talk (16 de noviembre), enmarcado en plena Semana Mundial de Concienciación sobre el uso de Antibióticos 2017. La cita, impulsada por la Sociedad Española de Microbiología y Elsevier, desgranó uno de los temas más latentes y controvertidos dentro de la comunidad científica internacional: ‘La resistencia antimicrobiana. El gran reto del siglo XXI‘.

Para abordar los orígenes y herramientas actuales (estudios, investigaciones) en la lucha contra la “creciente” resistencia a los antibióticos que muestran diversas bacterias, el debate online contó con la presencia de Rafael Cantón, Jefe de Servicio de Microbiología, Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid, España); José Luis Martínez,  PhD, Research Professor, Departamento de Biotecnología Microbiana, Centro Nacional de Biotecnologia, CSIC (España); Bruno González-Zorn, departamento de Sanidad Animal, Universidad Complutense de Madrid; y Julio César Medina, médico especialista en Enfermedades Infecciosas. Profesor y director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República (Montevideo, Uruguay).

El origen de la amenaza

Todo mal tiene su génesis. En este caso, fue el doctor Víctor J.Cid, moderador del Talk, el encargado de señalarla: “La raíz de este problema tenemos que buscarla en la capacidad de los microorganismos de adquirir y transferir genes de resistencia y en la aparente incapacidad de la industria y de la academia para encontrar nuevas moléculas o estrategias para combatir la enfermedad infecciosa”.  El experto en Biotecnología Microbiana, José Luis Martínez, profundizó en esas ‘raíces’, lamentando la falta de “estrategias efectivas” para combatir a los clones resistentes:  “La verdad es que a día de hoy no tenemos buenos antivirales. Además, la industria farmacéutica no tiene ninguna intención en desarrollarlos porque no les resulta rentable”.

“La raíz de este problema tenemos que buscarla en la capacidad de los microorganismos de adquirir y transferir genes de resistencia y en la aparente incapacidad de la industria y de la academia para encontrar nuevas moléculas o estrategias para combatir la enfermedad infecciosa” -Víctor J. Cid

Para afrontar esta ‘batalla’, como los propios expertos coincidieron en señalar, “será básica la epidemiología. Sin ella no vamos a ningún lado”, afirmaba rotundo José Luis Martínez.  Además, se antoja necesario “analizar cómo los distintos ecosistemas pueden contribuir a la resistencia de los antibióticos“.

Estrategias para revertir la situación

La OMS ya lanzó en 2015 la voz de alarma frente a esta situación. Inmediatamente enroló en este proyecto a miles de científicos que definieron un Plan de acción mundial sobre la resistencia a los antimicrobianos. Éste fue el pistoletazo de salida oficial para poner en marcha diversas estrategias que lograran revertir una situación que se cobra millones de vidas al año. Bruno González-Zorn fue el encargado de presentar alguna de estas nuevas vías, entre las que destacó algunas “bastante originales”, como el desarrollo de fagos, virus que se inyectan en el paciente para que luchen contra las bacterias. No obstante, el investigador destacó que aún se confía en las líneas clásicas  para desarrollar nuevos antibióticos y, en este sentido, no dudó en destacar a las vacunas como “una de las armas más eficaces. De hecho, una de las mayores victorias alcanzadas contra la resistencia antimicrobiana ha sido la instauración de la vacuna contra el neumococo”. 

Rafael Cantón frenó el optimismo del debate asegurando que, con los proyectos y resultados actuales, “no podemos ser excesivamente optimistas con los nuevos antibióticos. Tenemos problemas en buscar nuevas dianas”.  Aunque no dudó en que más tarde o más temprano lograrían hallar la manera de destruir esa resistencia a los antimicrobianos: “Hoy tenemos 11 nuevos antimicrobianos listos para salir al mercado. Y podemos tener hasta 5 más antes de 2020. Pero no debemos detenernos aquí, debemos incentivar nuevas líneas de investigación”. 

“No podemos ser excesivamente optimistas con los nuevos antibióticos. Tenemos problemas en buscar nuevas dianas” -Rafael Cantón

Para un especialista en enfermedades infecciosas como Julio César Medina, toparse con la resistencia a los antibióticos es el pan de cada día. Por ello, esa rutina le da a su voz un gran peso y autoridad: “Estamos ante un problema muy grave”. El doctor uruguayo no confía en que esta situación tenga una pronta solución: “La comunidad internacional dejó de invertir recursos en otras líneas de investigación porque los antibióticos que se habían desarrollado eran realmente exitosos. Así, se abandonaron líneas de investigación muy prometedoras, como las de los fagos, antes mencionada. Ahora llevamos muchos años de desventaja y lo estamos pagando”. El profesor Medina lamentaba esta falta de previsión de la comunidad científica y de los gobiernos: “La historia ya nos había avisado y no quisimos tomar nota. Algunos antibióticos ya han encontrado resistencia a los 5-7 años e hicimos caso omiso a estas advertencias”. El doctor González-Zorn subrayó las palabras de Julio César Medina, apuntando el dato nada halagüeño de que “ya tenemos bacterias en todo el mundo altamente resistentes a antibióticos aún por comercializar”.

José Luis Martínez instó a gobiernos, industria farmacéutica y comunidad científica internacional a ponerse manos a la obra cuanto antes. Una de las estrategias que destacó por encima de todas, y en la que confía desemboque en unos resultados exitosos, es la de “desarrollar antibióticos específicos para ciertos microorganismos; que sólo se utilicen para esos microorganismos”. A ello añadió que todos los estamentos implicados deben asumir que esta guerra no será barata, algo que hasta el momento no han sabido “o querido” entender ni asumir: “Mientras que en una terapia contra el cáncer se acepta que los medicamentos sean caros, en una terapia con antibióticos no se acepta. Se espera que sean baratos y curen prácticamente todo”.

“La comunidad internacional dejó de invertir recursos en otras líneas de investigación porque los antibióticos que se habían desarrollado eran realmente exitosos. Ahora llevamos muchos años de desventaja y lo estamos pagando” -Julio César Medina

El futuro: más implicación, educación y recursos

Los enemigos están ya marcados, el peor de ellos, lo citaba Julio César Medina: “Actualmente es el estafilococo aureus, es la bacteria que presenta una mayor tasa de mortalidad y es la más difícil de combatir”. Las líneas de investigación se han disparado, a las ya señaladas, Rafael Cantón añadía la de un proyecto abierto que aplica técnicas propias de medicamentos anticancerosos en la generación de nuevos antimicrobianos y la importancia de conseguir mejores sistemas diagnósticos de las infecciones . Incluso conocemos los agujeros negros de conocimiento: “Sin duda alguna, se encuentra en el medio acuático; tanto en aguas residuales como aguas libres. Es un campo inmenso aún por explorar”, explicaba el doctor Bruno González-Zorn. ¿Cuál es el siguiente paso? Implicar a todos: “La lucha contra la resistencia es una lucha de todos y para todos. Debemos preservar este bien de la humanidad, como son los antibióticos”, afirmaba Rafael Cantón.

“El agujero negro de conocimiento se encuentra en el medio acuático; tanto en aguas residuales como aguas libres. Es un campo inmenso aún por explorar” -Bruno González-Zorn

A la implicación, se une la educación, no solo al paciente, explicándole los peligros de la automedicación, los tratamientos no finalizados o la importancia de lavarse correctamente las manos, sino también al profesional, “tenemos que educarles a utilizar mejor los antimicrobianos, tanto los nuevos como los antiguos. Se ha convertido en una prioridad a nivel mundial, a través de la iniciativa One Health, auspiciada por la OMS, que entre todos debemos reducir su uso”, advirtió Bruno González-Zorn. Julio César Medina añadía a los gobiernos: “La mayor barrera es que los países tomen en serio las sugerencias que está realizando la OMS. No hay una conciencia de que los antibióticos deberían ser tratados como el agua potable: son un bien común. En Latinoamérica hay aún mucho trabajo por hacer, no somos conscientes del peligro al que nos enfrentamos”. 

“Si no tenemos antibióticos eficaces, en unos años no podremos afrontar trasplantes, cirugías, ni tratamiento del SIDA, así de sencillo” -José Luis Martínez

Pero la implicación de todos y la educación no servirán de nada, “solo ambas, sin más recursos”, de esto se muestra muy seguro José Luis Martínez. No debemos obviar que “hay un grave problema económico subyacente en la base de todo esto y que afecta a los antibióticos”. Martínez no hace distinciones entre Primer y Tercer Mundo en esta lucha, aunque reconoce que las condiciones de salubridad del segundo influyen altamente en la mayor tasa de mortalidad. Pero no debemos obviar los riesgos: “La falta de financiación de nuevos proyectos para desarrollar antibióticos afecta a países ricos y pobres, sin distinciones. No resulta rentable a la industria. Lo que debemos entender es que lo que afecta a un país como India acabará llegando a Europa, o Estados Unidos, tarde o temprano, y cuando ese momento llegue, no tendremos recursos para enfrentarnos a ello. Si no tenemos antibióticos eficaces pronto, en unos años no podremos afrontar trasplantes, cirugías, ni tratamiento del SIDA, así de sencillo”.

¿Qué son los Elsevier Talks?

Son un conjunto de debates y charlas online sobre diferentes temáticas de interés científico, que nacen con el objetivo de aportar valor al papel de los profesionales de la salud.

Saber más > Elsevier Talks

Share
Tweet
Share
Share