Síndrome de Asperger: rasgos, tratamiento e impacto social

ASPERGER-sindrome-GE.jpg

Hans Asperger

La “psicopatía autista” fue diagnosticada por primera vez en la tesis doctoral presentada en 1944 por el pediatra austriaco Hans Asperger. La tesis de Asperger trató sobre 4 niños de entre 6 y 11 años con grandes dificultades para la interacción social a pesar de tener una capacidad cognitiva y verbal adecuadas.

Su trabajo no tuvo mucha repercusión hasta treinta años después cuando fue utilizado, esta vez con el nombre de “síndrome de Asperger”, por la psiquiatra Lorna Wing (la cual tenía una hija con autismo) en uno de sus trabajos.

Rasgos clínicos

Los enfermos de Asperger son bastante heterogéneos, pero en general todos presentan una gran dificultad para la interacción social. También suelen presentar otros signos como tener un pensamiento lógico e hiperrealista, interés y obsesión por temas poco comunes, torpeza motora, incapacidad de expresar sus sentimientos y de entender los de los demás… pero curiosamente su inteligencia es normal. Más que eso, son relativamente frecuentes los casos de Aspergers que son auténtico genios en algún campo concreto.

El Asperger es una enfermedad que se da en unos 5 de cada 1000 niños. Digo niños porque es hacia los tres años cuando empiezan a detectarse los síntomas, siendo el principal la tendencia a ser niños solitarios que prefieren jugar solos a con sus compañeros de clase. Aparte de eso, los Asperger no presentan ninguna diferencia en la estructura física, cerebral ni en la esperanza de vida respecto a las personas normales (neurotípicas) aunque si suelen ser torpes motrizmente hablando.

La causa exacta de la enfermedad se desconoce aún. Sin embargo tiende a ser hereditaria y darse en más chicos que en chicas.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento único que sea el mejor para todos los niños con el síndrome de Asperger. Se emplean programas que enseñan habilidades cotidianas, las cuales nunca pueden darse por supuesto en los Asperger, que deben entrenarse como hábitos diarios más que como sesiones prácticas.

Algunas de las intervenciones más comunes son emplear material visual en la enseñanza, asegurar un ambiente estable y rutinario, descomponer las tareas en otras más sencillas, enseñarles cosas nuevas para que no se obsesionen, enseñarles de manera formal todo lo relacionado con la interacción social (lenguaje no verbal, interpretar el humor, la ironía, el sarcasmo…)

El Asperger es un trastorno del desarrollo, lo que quiere decir que su cerebro no se desarrolla según los cánones neurotípicos. Por esta razón no se habla realmente de “curación” del Asperger, aunque si de una mejora de la funcionalidad diaria notable.

Impacto social

El Asperger no se presenta de la misma manera en todos los afectados, tanto que hay personas diagnosticadas con esta enfermedad que no parezcan tenerla. En este ámbito existe una cierta controversia sobre quienes consideran que su enfermedad es más una forma de ser que una patología. Sin embargo esto es algo que depende del individuo y del grado de su enfermedad (el síndrome de Asperger está reconocido como patología por la OMS).

Los casos en los que sí supone un impedimento para la integración son muy comunes. En niños y adolescentes por padecer bulling o ser marginados en clase (tanto por alumnos como profesores) y en adultos que son incapaces de encontrar trabajo o mantenerlo.

Estas personas portan un estigma que les impide llevar una vida normal y ser aceptados. En contra de lo que tendemos pensar los Asperger y otros enfermos mentales tienen sentimientos, otra cosa es que no los muestren. Por esta razón nuestro deber con ellos es ofrecerles el mejor trato posible, siendo conscientes de que esto ayudará a su autoestima y con ello a su recuperación y bienestar.

Antes de terminar quiero recomendaros una película titulada Ben X que trata sobre un adolescente con esta enfermedad. Fue la que motivó mi post de este mes y estoy seguro de que os gustará.

Share
Tweet
Share
Share