Dr. Francesc Cardellach: "La sociedad se ha dado cuenta de la importacia de la Medicina Interna"

Entrevista_Dr-Cardellach-SP.jpg

Cuando un alumno toma el relevo de un maestro en una tarea siempre lo hace desde el respeto, la devoción a la figura que le ha formado y tratando de mantener la esencia de lo que su predecesor le inculcó. Cuando al doctor Francesc Cardellach se enteró por boca de Ciril Rozman, director durante más de 50 años del Farreras-Rozman. Medicina interna, que le tocaba a él asumir el liderazgo de esta obra de referencia mundial, "casi me temblaban las piernas". Siempre trabajó al lado de su "tutor, maestro y amigo", y desde esta XIX edición lo siguen haciendo, "pero con los papeles invertidos. He aprendido de él la importancia de un libro de texto para el aprendizaje y la consolidación de los conocimientos por parte de los especialistas y esto es lo que creo que le ha llevado a depositar su confianza en mi persona, algo que agradezco muchisimo. Es una gran responsabilidad, una responsabilidad que intento llevar con el máximo cariño". Ahora le toca pues a él ser portavoz y hacernos de cicerone por la nueva entrega de esta obra emblemática; un encuentro que aprovechamos, además, para repasar el momento actual de la especialidad, un internismo que "la sociedad valora cada vez más".

El legado Rozman y novedades de la nueva edición

Que una obra se imprima ininterrumpidamente durante más de 100 años puede sonar en la era digital a quimera. La clave de que Farreras-Rozman. Medicina interna sea una de esas escasísimas obras reside, en opinión del Dr. Cardellach, entre otros factores, "en la confianza. Hay una gran fidelidad por parte de muchos lectores. Otra razón de peso es la propia estructura de la obra, que facilita muchísimo el aprendizaje, y la consulta, obviamente".

Esta confianza y fidelidad por parte de los los lectores la han ido forjando el trabajo y dedicación de numerosos profesionales; y sin duda alguna, uno de los que cuenta con un legado más sólido y relevante es el del Dr. Ciril Rozman: "El propio nombre de la obra lo dice todo, su legado es total", comenta el Dr. Cardellach. "A lo largo de estos 50 años ha consolidado la obra y la ha convertido en un título emblemático. Rozman como internista ha sido capaz de reflejar la necesidad de los distintos capítulos desde el ámbito de la Medicina interna y desde el ámbito de las especialidades. Todo esto es mérito exclusivo suyo".

Este legado, el de Rozman y el de Cardellach que recién comienza, han convertido al 'Farreras-Rozman' en un libro no solo dirigido a los internistas; "creo que también los especialistas son los que tendrían que tener prioritariamente este libro al lado. El paciente no es solo un órgano, sino muchos, además interaccionan entre sí, con lo cual para el cardiólogo, el digestólogo tener este libro al lado les ayuda muchísimo y, desde luego, para el estudiante es importantísimo para su aprendizaje".

Esta nueva edición mantiene toda "la rigurosidad, el afán de hacer las cosas bien y la profundidad en los aspectos médicos desde cualquier óptica de la especialidad. Esta visión integral del paciente que Rozman me ha transmitido a lo largo de los años", subraya el Dr. Cardellach. A nivel contenidos, "las principales novedades se encuentran en nuevos capítulos como la seguridad del paciente, intoxicación por productos químicos, incluso aspectos muy novedosos sobre la EPOC, y no olvidarnos de la COVID, que casi en el momento en el que estábamos imprimiendo el libro hemos tenido que incluir aspectos de esta nueva enfermedad".

Tras una obra de estas dimensiones residen miles de horas de trabajo de profesionales de la Medicina, pero también de la edición y contenidos. Liderarlo es una tarea harto complicada, y que para el Dr. Cardellach, en esta XIX edición, la parte más ardua e importante ha vuelto a ser la selección de los colaboradores. "Cada uno de ellos no solo tienen que ser los mejores en los ámbitos respectivos, sino que además deben ser pulcros, tienen que saber sintetizar, tienen que ser puntuales en la renovación de sus contenidos. Y todo esto no se contempla siempre en una misma persona. Escoger a los colaboradores es una labor ingente, la más importante, sin duda".

Mirando al presente y al futuro, pensando ya en ese 'legado Cardellach', el doctor asume que "mi contribución debe ser la de cumplir con la resposabilidad que el Dr. Rozman me ha encomendado. Y en este sentido tengo que comprometerme con la continuidad de la obra y estar con los ojos bien abiertos para cualquier novedad, cuaqluier modificación que haya en el ámbito editorial; ya no solo en el aspecto médico, que esto ya se da por descontado, el poder mantener esta atención con los alumnos y con los profesionales a través de una obra que mantenga su prestigio me parece que es mi mayor responsabilidad. Y esta visión la hemos mantenido a la hora de escoger a los subdirectores de la obra; porque ambos, el profesores Nicolás y el Profesor Cervera son grandes internistas con líneas de investigación muy consolidadas, que consolidan un línea de futuro de la obra que vale la pena tener en cuenta".

Medicina Interna: la visión integral del paciente

Desde un primera momento Francesc Cardellach tuvo claro que tenía que dedicarse a la Medicina Interna: "El Dr. Rozman supo imbuirme de este espíritu, la necesidad de hacer el bien a la sociedad. Vi en el profesor Rozman esa necesidad de llevar a cabo una Medicina Interna integral". Además, a su lado aprendió e interiorizó las claves para convertirse en un gran profesional de la especialidad: "El internista debe mantener su interés por la investigación; buscar una línea de investigación en la que crea que puede ser más competente es absolutamente necesario para la formación de un buen especialista en Medicina Interna. No se puede hacer Medicina Interna sin investigar, y el campo de la investigación, como en otras especialidades, es muy relevante".

El presente y futuro de la especialidad lo contempla con optimismo: "La sociedad se está dando cuenta de la importancia de la Medicina Interna, desde el punto de vista que representa la visión integral del paciente. Cuando un paciente va a visitar al médico muchas veces no tiene diagnóstico. Y precisamente, para llegar a él, debe hacerse a través de una visión integral. El paciente no es un solo órgano, y esto ha de tenerse en cuenta a la hora de la aproximación, de la anamnesis, de la exploración física, de orientar perfectamente al paciente para no someterlo a exploraciones inadecuadas o innecesarias. En esto el internista tiene un gran papel, a parte de que tiene que complementar a muchas especialidades".

COVID-19, un cambio de visión

Este encuentro con el Dr. Cardellach no podía ser ajeno a su contexto social y sanitario, tan marcado por la pandemia mundial por la COVID-19. Cardellach está convencido de que "la visión de la sociedad ha cambiado con respecto a los sanitarios, porque lo que ha ocurrido ha sido gravísimo. Pero me gustaría decir que los profesionales hemos mantenido nuestra labor sin más; es decir, la vocación del médico es así, el interés que tenemos por servir a la sociedad siempre ha sido el mismo". Lo que le lleva a preguntarse "¿por qué ha cambiado esa visión del sanitario ahora? Nosotros hemos seguido trabajando como siempre, muchísimo más, con más riesgo, pero con la misma intensidad y con las mismas ganas". Una pregunta que deja en el aire y dirige a los propios profesionales para concluir con un mensaje de positivo, esperando que todo ellos "se traduzca en más recursos para la Medicina porque son necesarios".

Más información sobre la obra

América

España

Share
Tweet
Share
Share