Doctor Daniel Piñeiro: “El gran valor del internista es considerar al paciente desde su realidad bio-psico-social como una unidad indisoluble”

post_Daniel-Pineiromedicina-interna.jpg

El próximo 9 de junio celebramos una nueva edición de Elsevier Talks. En esta ocasión, se abordarán temas relacionados con los conocimientos, habilidades y aptitudes clave, tanto en el período de formación de Grado, como en la formación médica continuada y residencia, haciendo hincapié en el papel de los libros en este sentido. Con este motivo, hemos querido conocer la opinión de uno de los ponentes, el doctor Daniel Piñeiro, profesor titular de Medicina Interna de la Universidad de Buenos Aires.

  • ¿Cuáles considera que son los aspectos claves para la formación en la especialidad de Medicina Interna, tanto a nivel universitario como durante el período de residencia?

Los aspectos claves para la formación del internista son:

  1. Conocimiento del diagnóstico y tratamiento de un núcleo central de patologías prevalentes.
  2. Habilidades sensorio-motrices para realizar un examen clínico exhaustivo y dirigido al diagnóstico.
  3. Actitud adecuada, empatía, comunicación y relaciones interpersonales con el paciente, su familia, los compañeros y la comunidad.
  4. Capacidad de integrarse en un equipo de salud.
  5. Compromiso con su formación médica continúa.
  6. Cualidades personales: equidad, justicia, ética.
  7. Capacidad organizativa y administrativa.
  8. Interés en los compañeros más jóvenes y en los “maestros”.
  9. Integración al ámbito académico y societario.
  10. Compromiso ciudadano.
  • ¿Podría decirnos si existe mucha diferencia tanto en la formación, como en la práctica clínica diaria de la especialidad entre Argentina y España?

No existe gran diferencia en la formación. Respecto a la práctica clínica en España predomina un sistema socializado de atención médica, mientras que en Argentina coexiste el sistema público con las obras sociales sindicales, los sistemas “prepagados” y, en menor número, con la práctica privada.

  • ¿Qué destacaría y pondría en valor en relación al papel del internista en relación con otras especialidades médicas?

El gran valor del internista es considerar al paciente desde su realidad bio-psico-social como una unidad indisoluble. Esto es imprescindible en un contexto de súper-especialización y en el escenario de la multimorbilidad. Es necesario tener una visión holística del paciente y su entorno.

  • Gracias a las herramientas digitales, es más sencillo compartir la información, el conocimiento y la experiencia, ¿cree que es importante la colaboración internacional? ¿Por qué?

La colaboración internacional es fundamental para el desarrollo profesional y generar y compartir conocimiento y experiencias. Es una manera de adquirir nueva información, diseminarla, generar alianzas estratégicas y realizar acciones que enfocadas al bienestar de la sociedad.

  • ¿Además de los manuales sobre Medicina Interna, qué otras herramientas didácticas resultan relevantes en la enseñanza de la Medicina? ¿qué le resulta de utilidad en su docencia y cómo enfoca sus clases?

Creo que en la diada “enseñanza-aprendizaje” debe entenderse que el aprendizaje es el objetivo final y principal, ya que, aún hoy. Cualquier herramienta que permita abrir nuestra mente y posibilitar que conceptos obsoletos sean reemplazados por nuevas ideas, es adecuada para el aprendizaje. De entre todas éstas: los libros de texto los cursos, la web, las redes sociales, etc., considero que el contacto directo con la práctica profesional, sigue siendo lo más inspirador.

Personalmente, durante las clases que imparto, empleo diferentes recursos, como vídeos, figuras, la participación del alumnado, etc. para explicar distintas situaciones clínicas. Trato de no generar certezas absolutas sino conductas razonables, aunque siempre provisionales.

  • ¿Qué papel tienen las sociedades científicas en el desarrollo y formación de los profesionales?

Las sociedades científicas son ámbitos de formación profesional, de generación y difusión de conocimiento, así como de alianzas estratégicas, de defensa de la profesión y de concienciación social y divulgación.

  • ¿Qué retos se le presentan a la especialidad a corto y medio plazo?
  1. Procesamiento de un caudal de información superabundante.
  2. Creación de enfermedades (“disease mongering”).
  3. Multi-morbilidad/Comorbilidad.
  4. Super-especialización.
  5. Manejo del paciente anciano.
  6. Manejo del final de la vida.
  7. Expectativas sociales desproporcionadas.
  8. Sustentabilidad económica de los sistemas de salud.
  9. Retribución profesional.
  10. Adaptación de la profesión a escenarios cambiantes (situación económica, pobreza, migraciones, refugiados, guerras, conflictos étnico-religiosos).
Share
Tweet
Share
Share