Consecuencias clínicas de la obesidad

Co.jpg

La obesidad, en particular la obesidad central, es un factor de riesgo grave para nuestra salud; causa reconocida de varias enfermedades como la diabetes de tipo 2, la enfermedad cardiovascular y el cáncer. Tomamos como fuente la última edición de Robbins. Patología humana para profundizar más sobre las consecuencias clínicas de un problema que ha alcanzado proporciones epidémicas en todo el mundo y que cada año se cobra la vida de 2,8 millones de personas (datos OMS).

Síndrome y asociaciones

La obesidad central también se sitúa en el centro de un grupo de alteraciones conocidas como síndrome metabólico, que se caracteriza por anomalías del metabolismo de los glúcidos y lípidos, junto a hipertensión y signos de un estado sistémico proinflamatorio. Esto parece debido a la respuesta del inflamasoma frente a los ácidos grasos libres y el exceso de concentración de lípidos en las células y tejidos. El inflamasoma estimula la secreción de IL-1, que induce resistencia a la insulina. Es importante mencionar las siguientes asociaciones:

  • La obesidad se relaciona con resistencia a la insulina e hiperinsulinemia, características importantes de la diabetes de tipo 2. A su vez, el exceso de insulina puede participar en la retención de sodio, la expansión del volumen sanguíneo, la producción excesiva de noradrenalina y la proliferación del músculo liso, todas ellas características distintivas de la hipertensión. Sea cual sea el mecanismo, el riesgo de desarrollar hipertensión entre las personas previamente normotensas aumenta proporcionalmente con el peso.
  • Las personas obesas tienen normalmente hipertrigliceridemia y concentraciones bajas de colesterol ligado a HDL, factores que aumentan el riesgo de presentar arteriopatía coronaria. La asociación entre obesidad y enfermedad cardíaca no es directa, y la existencia de un vínculo entre ambas guarda una relación mayor con la diabetes y la hipertensión asociadas que con el peso en sí mismo.
  • La enfermedad de hígado graso no alcohólico se suele asociar a obesidad y a diabetes de tipo 2. Puede evolucionar a fibrosis y cirrosis.
  • La colelitiasis (litiasis biliar)  es seis veces más frecuente en pacientes obesos que en sujetos delgados. El mecanismo se centra, principalmente, en el aumento del colesterol corporal total, del metabolismo del colesterol y de la excreción de colesterol en la bilis, que, a su vez, predispone a las personas afectadas a la formación de litiasis biliar rica en colesterol.
  • El  síndrome de hipoventilación comprende un conjunto de anomalías respiratorias presentes en personas muy obesas. Se ha denominado síndrome de Pickwick, en relación con el joven obeso que se quedaba dormido continuamente en la obra. Los papeles del club Pickwick, de Charles Dickens. La hipersomnolencia, tanto nocturna como diurna, es característica y a menudo se asocia a pausas de apnea durante el sueño (apnea del sueño), policitemia y, finalmente, insuficiencia cardíaca derecha.
  • La obesidad marcada es un factor que predispone al desarrollo de la enfermedad articular degenerativa (artrosis). Esta forma de artritis, que típicamente aparece en personas mayores, se atribuye, en gran parte, a los efectos acumulados del desgaste articular. Cuanto mayor sea la carga de grasa corporal, mayor será el traumatismo que sufran las articulaciones con el paso del tiempo.
  • Los marcadores de la inflamación, como la proteína C reactiva (CRP) y las citocinas proinflamatorias como el TNF, están elevados en las personas obesas. Se desconoce la causa de tal inflamación; se han propuesto tanto efectos proinfl amatorios directos del exceso de lípidos circulantes como un aumento de la liberación de citocinas desde los adipocitos cargados de lípidos. Sea cual sea la causa, se cree que la infl amación crónica puede contribuir a muchas de las complicaciones de la obesidad, como la resistencia a la insulina, las anomalías metabólicas, la trombosis, la enfermedad cardiovascular y el cáncer.

Obesidad y cáncer

Existe un aumento de incidencia de determinados cánceres en las personas con sobrepeso, como los cánceres de esófago, tiroides, colon y riñón, en hombres, y esófago, endometrio, vesícula biliar y riñón en mujeres. En general, la obesidad se asocia aproximadamente a un 20% de las muertes por cáncer en mujeres y un 14% en hombres. Los mecanismos subyacentes se desconocen, pero posiblemente sean múltiples.

  • Aumento de las concentraciones de insulina. La resistencia a la insulina produce una hiperinsulinemia, que determina múltiples efectos que contribuyen de forma directa o indirecta al cáncer. Por ejemplo, la hiperinsulinemia aumenta las concentraciones del factor de crecimiento parecido a la insulina 1 (IGF-1), que es un mitógeno. El receptor de IGF-1 (IGFR-1) está muy expresado en los cánceres humanos y activa las vías de RAS y PI3K/AKT, que fomentan el crecimiento de las células normales y neoplásicas.
  • La obesidad afecta a las  hormonas esteroideas que regulan el crecimiento y la diferenciación celular en el útero, la mama y otros tejidos. En concreto, la obesidad estimula la síntesis de estrógenos a partir de los precursores de andrógenos, incrementa la síntesis de andrógenos en los ovarios y las suprarrenales y fomenta la disponibilidad de estrógenos en los obesos porque inhibe la producción hepática de la globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG).
  • La  secreción de  adiponectina  en el tejido adiposo está reducida en individuos obesos. La adiponectina suprime la proliferación celular y estimula la apoptosis. También contrarresta las acciones de p53 y p21. En los individuos obesos, estas acciones antineoplásicas de la adiponectina pueden estar comprometidas.
  • El estado proinflamatorio asociado a la obesidad puede ser carcinógeno en sí mismo.

La obra

Edición totalmente revisada poniendo el acento en la patogenia y las características médicas de la enfermedad aumentando el excelente material gráfico de la edición anterior para facilitar el aprendizaje de los procesos anatomopatológicos clave.

Nuevo material gráfico que sintetiza los procesos anatomopatológicos clave, las microfotografías de alta calidad, las fotografías macroscópicas y las imágenes radiológicas complementan las excelentes ilustraciones.

Los cuadros resumen permiten un acceso rápido a la información fundamental y una revisión fácil de los conceptos clave.

Se incluye la versión electrónica de la obra en inglés a través de StudentConsult, que posibilita realizar búsquedas en el texto y las figuras desde diferentes dispositivos, así como acceder a preguntas de autoevaluación, imágenes adicionales, casos anatomopatológicos actualizados y cuadros sobre tratamiento dirigido.

Más información de la obra aquí

Share
Tweet
Share
Share