Cáncer de ovario: ¿Qué es y cómo podemos prevenirlo?

Cancer-ovario-febrero-2018.jpg

El cáncer de ovario representa el 4-5% de los cánceres en mujeres, sin embargo es la principal causa de muerte por cáncer ginecológico en el mundo, esto se debe a que la mayoría de casos se diagnostican en estadios avanzados por la ausencia de síntomas al inicio de la enfermedad y la falta de técnicas para realizar un diagnóstico precoz con adecuada sensibilidad y especificidad. El tipo más común es el cáncer epitelial que corresponde al 85-90% de todos los casos, otros tipos infrecuentes son los tumores de células germinales y tumores del estroma.

Esta patología en etapas iniciales no produce ningún síntoma ni signo sugerente de la enfermedad por lo que en la mayoría de casos es un diagnóstico ocasional en revisiones de rutina. Cuando la enfermedad ha alcanzado un estadio avanzado se pueden producir síntomas como distensión y dolor abdominal, metrorragia, pérdida de peso y síntomas digestivos como hiporexia, diarrea o estreñimiento. Debido a que estos signos y síntomas son inespecíficos y pueden corresponder a otras patologías, es importante que las mujeres acudan al médico para una correcta evaluación.

Aunque la causa específica para el desarrollo de cáncer de ovario aún se desconoce, existen factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de padecer la enfermedad y son los siguientes: edad mayor a 40 años, nunca haber tenido hijos, historia familiar de cáncer de ovario y mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2.

Así mismo existen factores protectores que pueden reducir la posibilidad de padecer cáncer de ovario y son los siguientes:

  • Dieta y hábitos: Una dieta equilibrada, ejercicio físico y mantener buenos hábitos como no fumar previenen la aparición de distintos tipos de patologías no solamente el cáncer de ovario.
  • Anticonceptivos orales: Se ha observado que el uso de anticonceptivos orales por más de 5 años reduce el riesgo de padecer cáncer de ovario en un 50%. Sin embargo hay que tener presentes que estos medicamentos pueden tener varios efectos secundarios.
  • Cirugía ginecológica: La histerectomía y ooforectomía son medidas preventivas para el cáncer de ovario sin embargo el riesgo de padecer cáncer no es una razón válida para este tipo de cirugías.
  • Pruebas genéticas: Es importante que las mujeres que tienen historia familiar de cáncer de ovario se sometan a pruebas genéticas para identificar posibles mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2.

Como se ha mencionado antes el cáncer de ovario tiene un difícil diagnóstico y un mal pronóstico por lo tanto llevar una vida saludable y acudir al médico rutinariamente son las mejores estrategias para prevenirlo.

Autora: Tatiana Reyes, miembro de AEMPPI Ecuador

Referencias:

http://www.fasgo.org.ar/images/Cancer_de_Ovario_Am_Society.pdf

https://www.seom.org/en/info-sobre-el-cancer/ovario?showall=1