“Usa las habilidades que tienes, no te centres en las que careces”

Captura-de-pantalla-2016-12-05-a-las-12.44.00.png

En este 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad,  me siento a escribir un homenaje a todos aquellos héroes que se enfrentan cada día al mundo en desventaja.

Siempre me han causado curiosidad las puertas. ¿De dónde surgieron? ¿Qué encontraré al cruzar aquella?

Por ello me he atrevido a hablar sobre esta nueva puerta que aparece a diario en diferentes momentos o tiempos pero al final se necesita dejar todos tus prejuicios y estereotipos para poder cruzarla. Te hablaré sobre lo que encontré al atreverme a explorar lo que había tras ella. Me encontré rodeada de pintores frente a un gran lago que tenían vendados los ojos al preguntar el porqué de la venda, ellos contestaron: “Usa las habilidades que tienes, no te centres en las que careces”.

Enseguida, en un parque jugando baloncesto, un grupo de adolescentes en silla de ruedas disfrutando del partido que jugaban. Uno de ellos se acercó a mí, invitándome a jugar y sin saber qué responder; me dijo: “Descuida, no debes apenarte, la discapacidad es natural. Lo primero que tienes que hacer es creer que tu discapacidad te impedirá hacer algo, así que ven y juega”.

Cansada del juego en una banca me senté a beber agua, con un anciano, al sentarme me dijo: “Nunca ganarías contra ellos, estás en desventaja. Ellos son veloces, tú no, ellos tienen una técnica infalible para botar y encestar, definitivamente tú no. Yo le contesté: “Sé que estoy en desventaja, y a pesar que su discapacidad es debilitante, los hizo concentrarse en encontrar esa técnica infalible, así que mi desventaja me hará encontrar alguna ingeniosa manera de jugar y encestar”. Respondió: “No escucho, lo siento”. Me despedí apretándole su mano y continué caminando.

Había caminado tanto, pero tenía el deseo de contar y mostrar a todos lo que había visto y sucedido, quería que mis amigos los visionarios, los locos de amor, aquellos que aún creen en el cambio, a los héroes olvidados, a los perdedores que están dispuestos a levantarse, poetas, amantes de la música, a los optimistas y a los bohemios, que aún hay una puerta que nunca han cruzado por miedo a deshacerse de los prejuicios y estereotipos que nuestra sociedad nos ha sembrado como parte de nuestra cultura.

Los invito a averiguar qué encontrarás tú al cruzar esta puerta, yo descubrí que la discapacidad es un arte, una forma ingeniosa de vivir, significa solo tomar un camino distinto al de los demás. Construyamos una cultura donde cada don tenga su lugar apropiado, teniendo en cuenta tan solo la habilidad, la visión, actitud y valentía.

Este texto lo quiero dedicar a todos aquellos que luchan a diario en contra de los prejuicios y estereotipos, aquellos que luchan por la igualdad, pero a aquellos héroes que se hacen, súper-capacitados, los que van más allá de sus límites. A todos ustedes gracias por enseñarme la puerta que me cambió la vida.

Share
Tweet
Share
Share