Salud mental en estudiantes de Medicina: depresión- estrés- ‘burnout’- suicidio…

fotografia-salud-mental-estudiantes-de-medicina.jpg

Aunque parezca irónico, los estudiantes de Medicina y médicos profesionales presentan una mayor incidencia en trastornos mentales que la población en general. La formación y el ejercicio de la profesión galena, según Arantxa Santa-María (psiquiatra), se asocia a la alta prevalencia de patologías como depresión, estrés, conductas autodestructivas o burnout. Para una mayoría de médicos resulta complicado pedir ayuda y, en muchos casos, procuran ocultar su sufrimiento mental hasta que es incapacitante o se producen consecuencias nefastas.

“El futuro de la profesión médica depende en gran medida, de quienes aprenden medicina hoy en las aulas” (Santa-María, 2013). El proceso por el cual un estudiante de Medicina atraviesa, desde que llega a la facultad hasta que se gradúa, determina mucho la calidad de servicio que prestará a la sociedad como profesional desde un punto de vista técnico y humano; pero también es determinante en la forja del carácter y el estilo de vida que llevará como adulto. Muchos estudios han demostrado que el ejercicio profesional de la Medicina, de forma similar a las demás profesiones sanitarias, se asocia paradójicamente a múltiples riesgos para la salud, como las condiciones de trabajo que propician con frecuencia la fatiga, el aislamiento, el estrés, el burnouto la depresión.

Las características de la cultura médica tal y como se la conoce, traen el problema añadido de que la búsqueda efectiva de ayuda, puede resultar más compleja y dificultosa respecto a la población general, ya que se superpone al estigma propio de la patología mental, la polaridad de la autoimagen profesional, contraponiéndose la identidad médica al rol de paciente (Henderson 2012). Todo ello limita sustancialmente el acceso tanto de médicos como de estudiantes a la atención clínica, a la utilización de medidas preventivas y de promoción de la salud mental (Santa-María, 2013).

En muchos estudios realizados sobre depresión, y otros trastornos mentales en estudiantes de Medicina, se han tenido en consideración algunos de los factores principales que afectan la salud mental de esta población, tales como:

  1. El estrés general
  2. La carga académica
  3. La excesiva carga de trabajo
  4. La exposición al sufrimiento y a la posible muerte de sus pacientes
  5. La interacción con otros profesionales médicos
  6. La limitada vida social
  7. La poca convivencia familiar
  8. Las pocas horas de sueño
  9. Las responsabilidades de la Administración Hospitalaria
  10. Los riesgos laborales
  11. Relaciones sentimentales/amorosas inconstantes y a distancia
  12. Tratar con las quejas de los pacientes y sus familiares, entre otros.

11% con pensamientos suicidas

En un estudio publicado en diciembre del 2016 por la Journal of the American Medical Association (JAMA), los investigadores encontraron que el 27% de los estudiantes de Medicina sufren depresión o tienen síntomas de ellay el 11% informó pensamientos suicidas durante su etapa de estudiantes en la escuela de Medicina. En este Meta-Análisis se consideraron cerca de 200 estudios de 129.000 estudiantes de medicina en 47 países. En el mismo estudio, las mujeres estudiantes de medicina mostraron un mayor nivel de depresión que sus homólogos masculinos, ya que obtuvieron mayor puntuación en los parámetros de ‘decepción personal frente al bajo rendimiento’ y al ‘llanto fácil causado por estrés’. Los estudiantes de Medicina son, de dos a cinco veces más propensos a tener depresión que la población general; su prevalencia de depresión varía del 9% -56%.

A pesar de estas alarmantes cifras, son pocos los estudiantes que buscan el tratamiento de un proveedor de atención médica o sicológica. Tan solo el 16% que fueron evaluados en este estudio realmente buscaron ayuda profesional. Esto resulta muy paradójico, ya que los estudiantes de medicina deberían poder reconocer los signos y síntomas mejor que nadie.

Frente a estos resultados, la elevada tasa de depresión durante el transcurso de la formación médica no parece ser el resultado de la experiencia de la escuela de medicina per se. Más bien, sugiere un sesgo positivo de naturaleza desconocida en la selección de estudiantes predispuestos a la depresión. Los problemas de salud mental como trastornos de la alimentación, ansiedad y depresión son comunes y afectan a muchos estudiantes de medicina. Sin embargo, mientras que las facultades de medicina tienen el deber de proporcionar apoyo a los estudiantes con estas enfermedades, una combinación de estigma, miedo y malentendido a menudo impide que los estudiantes busquen ayuda.

Es claro que todavía se necesitan de más investigaciones al respecto, tanto para poder llegar al origen del problema y tratar de solucionarlo, como para comparar a los estudiantes de medicina con estudiantes en otras carreras que puedan considerarse estresantes, como derecho o arquitectura. Ciertos estudios han demostrado que ellos también tienden a tener índices de depresión elevada. De esta manera, se podrá demostrar si el estrés y la intención de suicidio son inherentes solo de la carrera académica de medicina humana, o del simple hecho de ser estudiante universitario.

El entrenamiento médico es notoriamente estresante y competitivo, requiriendo largas horas de estudio, entrenamiento, y permanecer despierto desde las etapas de formación. Otros factores que contribuyen a las tasas más altas de depresión de los médicos incluyen estigma contra la búsqueda de atención de salud mental y limitaciones de tiempo para hacerlo.

Autor: Juan Pablo Carrión Lozada, Oficial Nacional de Derechos Humanos y Paz (AEMPPI Ecuador).

Referencias

Share
Tweet
Share
Share