¿Sabes lo que es una ECOE? ¿Crees que estás preparado para enfrentarte a esta prueba?

EXAMEN-ECOE.jpg

Seguro que alguna vez muchos de vosotros os habéis hecho estas preguntas. Ahora, no sólo tenéis que estudiar para aprobar un examen sino que debéis demostrar que sois buenos médicos. Si aún no os habéis enfrentado a una ECOE, es muy posible que muy pronto lo hagáis. Con el objetivo de dar respuesta a estas cuestiones cada vez más frecuentes se celebró dentro del IV Congreso de Educación Médica un taller monográfico sobre ECOES a cargo de la Dra. Milagros González Béjar,Coordinadora Nacional del Grupo de Metodología de la Evaluación de Semergen.

“Ser un buen médico es algo más que tener muchos conocimientos de medicina”, señaló la Dra.

González. En su opinión, “la competencia profesional no sólo viene dada por el conocimiento sino también por el razonamiento clínico, la toma de decisiones, la resolución de problemas y las habilidades en las relaciones interpersonales. Es decir, es un resumen de conocimientos, actitudes y buen juicio”.

La ECOE es un examen práctico en el que se evalúan competencias clínicas: anamnesis (historia clínica), exploración, manejo clínico (diagnóstico, tratamiento y seguimiento), habilidades de comunicación, habilidades técnicas (sutura, sondaje, etc) y preventivas. Se basa en la utilización de “pacientes estandarizados”, es decir, el alumno tiene delante una situación clínica perfectamente estudiada y delimitada que se desarrolla en un ambiente clínico real (consulta médica, urgencias, sala de hospitalización, etc). La situación clínica puede escenificarse mediante pacientes simulados (actores), maniquíes clínicos, imágenes o pruebas diagnósticas.

Al conjunto formado por paciente y ambiente clínico se le denomina estación. La prueba está formada por un número variable de estaciones (entre 6 y 20) dependiendo de las cuestiones que se deseen valorar, aunque a juicio de la Dra. González es preferible no sobrepasar las diez estaciones. Cada estación consta de dos partes: dos minutos de lectura de la situación y seis minutos para la realización de la prueba en sí (anamnesis, exploración, etc.)

Además de ser una herramienta útil para evaluar al alumno, la ECOE se utiliza también para identificar aquellos aspectos más débiles en la formación de un profesional.

ACTORES Y OBSERVADORES

¿Qué es lo que realmente se encuentra el alumno cuando se enfrenta a una ECOE? La Dra. González dio respuesta a esta pregunta: “Un actor o paciente simulado, un observador o evaluador, que puede ser un residente o un médico no conocido por el alumno, imágenes pictoriales, como electrocardiografías o imágenes dermatológicas, preguntas cortas y un simulador o maniquí”

Los actores son profesionales o personal aficionado debidamente entrenado que reciben formación para simular hallazgos en la exploración y responder de forma estandarizada a las cuestiones que se les plantean.

La evaluación la hace un médico evaluador externo que está en la consulta mientras se produce el encuentro candidato-paciente (actor). Son expertos entrenados para evaluar y deben estar en un lugar discreto; el alumno debe ignorar su presencia y no considerarlo como a un enemigo.

INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN

En cuanto a los requisitos de los instrumentos de evaluación figuran la aceptabilidad (encuestas de satisfacción), validez (que mida lo que pretendemos medir), fiabilidad, impacto educacional, factibilidad, objetividad (que sea justa y homogénea, que exista igualdad) y credibilidad (que reproduzca una situación clínica lo más parecida a la realidad).

Según los expertos, no es adecuado incluir demasiados ítems evaluativos ya que el observador podría tener dificultades para realizar la evaluación.

Hasta el momento, ya son varias las provincias que han incorporado la ECOE en sus planes de estudio, aunque todavía existe mucho desconocimiento por parte, tanto de profesores como de alumnos, por lo que talleres de este tipo pueden ayudar a conocer un poco más esta prueba.

Share
Tweet
Share
Share