Rumbo a lo desconocido

Rumbo-a-lo-desconocido.jpg

Muchos estudiantes universitarios no tienen idea de por qué empiezan la facultad, y sólo lo hacen porque creen que es la mejor manera de invertir su tiempo, algunos de ellos no sabe qué carrera escoger, la nota es un factor clave aunque no el único ya que es importante que estudies algo que te guste y que te agrade trabajar en ello en el día de mañana.

En mi caso fue así, estaba decidida e empezar la carrera que siempre me había gustado, llevaba años estudiando pero el momento había llegado, todo el trabajo realizado había dado sus frutos, aquellas horas y horas preparando la PAU, por fin resultaban útiles.

Mi primer día fue extraño, la noche antes no me podía dormir, daba vueltas pensando en cómo sería la universidad, qué gente habría, como se llamarían mis profesores… Por la mañana me levanté pronto y llegué a una clase en la que no conocía a nadie.

Pronto me di cuenta que esa no era mi clase, así que me tuve que poner a buscar mi verdadera clase.

Una vez allí se me acercó un chaval un poco aprovechado diciendo que me cambiaba exámenes de otros años por apuntes(si os pasa eso, nunca, pero nunca aceptéis, ya que hay mucha gente que se intenta aprovechar de los recién llegados).

El resto de compañeros eran muy majos y pronto conocía a casi todos, en un primer momento fue importante darse a conocer, contar quién eres, qué te gusta hacer y de dónde vienes. Pronto ya me sabía dónde estaba cada cosa, me manejaba con soltura por los largos pasillos, controlaba perfectamente qué clase tocaba en cada momento e incluso desarrollé trucos como comprar las bebidas en la máquina y tomarlas en la cafetería, ya que eran más baratas.

Las semanas transcurrieron tranquilas, es importante llevar todo al día para que cuando lleguen los exámenes no nos pillen desprevenidos. Hay muchas asignaturas imposibles de estudiar la noche antes ya que acabaríamos con un lío de nombres que al día siguiente se mezclaría todo. Igual pasa con las prácticas, es importante ir haciendo los resúmenes cada día, ya que si no cuando llegue el momento de hacerlo no te acuerdas de nada. Yo creo que con todas estas cosas, y más aún con mucho trabajo y sacrificio es muy fácil superar el primer año en la universidad, el resto de año ni te enteras, cuando te das cuenta estás en la ceremonia de graduación con la beca puesta.

Maite Heredia Morejón
Universidad Europea Miguel de Cervantes
Grado en fisioterapia 1.Curso

Share
Tweet
Share
Share