Reseña bibliográfica: ‘Tratado de Fisiología Médica’ (‘El Guyton’)

Guyton1.jpg

Admitámoslo, no todas las asignaturas nos gustan. Sin embargo, siempre hay algunas que recordamos con cariño o que nos hicieron especial “tilín”. En mi caso y, probablemente también, en el de muchos otros que estéis leyendo éste artículo, una de esas asignaturas es Fisiología.

Hablar de Medicina es hablar de Fisiología. Entender como cada pequeño “engranaje” por el que funciona el cuerpo humano engarza con el siguiente para dar el ciclo que es la vida. Precisamente esta asignatura, junto con Anatomía, constituyen los dos grandes pilares de nuestra formación hasta llegar a los años clínicos. Yo, que acabo de terminar cuarto, pienso en fisiología como una asignatura esencial para la carrera. Gracias a ella, se puede empezar a entender el organismo como un todo, y comprender toda la fisiopatología que se verá en años venideros. Si hubiera podido hablar con mi “yo” de hace 3 años, cuando iba a comenzar 2o curso (cuándo estudié fisiología), me hubiera avisado de la importancia de esta asignatura, algo que a veces sólo vemos en cursos venideros.

Pues bien, hoy voy a revisar la nueva edición de ‘el Guyton‘, el gigante de la Fisiología. Precisamente, al ver la nueva edición, miré con cariño a mi viejo Guyton, ¡de una edición de hace 16 años!

Sin duda alguna, el tiempo pasa para todos, incluyendo los libros.

Es increíble el salto cualitativo que ha pegado. Pasamos de un libro en blanco y negro, como mi antiguo Guyton, a un libro a todo color con ilustraciones muy remozadas.

Pero pasemos a analizar el libro. ‘El Guyton’ está compuesto de 85 capítulos que cubren todo el espectro de la Fisiología: desde el funcionamiento básico de las células hasta la fisiología del ejercicio. Por esa razón es un libro que considero esencial, ya que incluye una información muy útil y variada que nunca viene mal tener.

Los capítulos siguen el orden que normalmente aplican en la asignatura de fisiología de la facultad. Los primeros capítulos tratan los fundamentos de la fisiología y posteriormente estudian la fisiología de la membrana, el nervio y el músculo. Éstos temas normalmente son los que se dan en primer lugar. Posteriormente analiza la fisiología de cada sistema, destacando especialmente el sistema nervioso.

Aparte de todos los órganos y aparatos, hay dos capítulos especialmente curiosos: uno trata la fisiología de la aviación, el espacio y el buceo; y otro sobre el deporte. Esto da imagen de que ‘el Guyton‘ es un libro bastante completo.

Hemos analizado la estructura, pero ¿cómo es de bueno el Guyton para estudiar? En mi opinión, el estilo de escritura del Guyton es uno de los mejores. La clave está en que explica las cosas no con palabras técnicas, sino de una forma sencilla y coloquial. Como ejemplo, tenemos los dos siguientes párrafos:

Como vemos, el estilo de ‘el Guyton’ es muy deductivo y visual. El lenguaje es sencillo (aunque introduce conceptos importantes) y engarza idea tras idea para tener una imagen clara de lo que estamos estudiando. Apenas he escogido dos ejemplos, por lo que no es difícil comprender el porqué de su éxito.

Además, hay otro punto que quiero destacar y que ya comenté anteriormente. Hay una gran cantidad de ilustraciones a todo color, prácticamente una por página. Esto viene especialmente bien para poder entender de forma fácil todos los procesos fisiológicos, que son unos cuantos.

Dejo para el final, aunque no es menos importante, la plataforma Student Consult. La versión digital del libro en Internet pero con varios aderezos. Por ejemplo, la plataforma incluye algunas animaciones de procesos fisiológicos que vienen genial para estudiar o repasar un tema.

Para poner punto final a éste análisis, simplemente comentaré cuales son mis conclusiones. Estamos ante un Guyton puesto al día. Sigue manteniendo su carácter y esencia, tan característicos, pero con los cambios gráficos necesarios. Como resultado tenemos un gran libro adecuado para estudiantes de todo tipo.

¡Yo he de confesar que lo he mirado más de una vez durante mis años clínicos!

Share
Tweet
Share
Share