Consejos para la organización del tiempo de estudio. Parte I

Organizacion-Tiempo-de-estudio.jpg

Acabamos de comenzar el curso y ya empiezan las prisas: se acumulan las clases, las prácticas, comienzan a encargarnos trabajos, se fijan las fechas de los primeros controles…. Un aluvión de responsabilidad y presión que nada tiene que ver con el nivel al que estábamos acostumbrados. Además, en algunas ocasiones, si añadimos alguna actividad deportiva o cultural en la universidad o fuera de ella, salimos de casa por la mañana y no volvemos hasta la noche. Con este superprograma es fundamental que organicemos nuestro horario para sobrevivir y aprovechar efectivamente el tiempo dedicado al estudio.

El cambio de ciclo que supone la vida universitaria altera algunas circunstancias que rodean tu entorno más próximo y que de una u otra forma influyen en la metodología de estudio: comienzas a tomar decisiones directamente relacionadas con tu futuro, experimentas una mayor independencia personal, empiezas a pensar en la futura aplicación laboral del grado que acabas de iniciar o que sigues estudiando, amplías las relaciones personales, etc.

No deberíamos dejar al azar esta compleja tarea ni confiarnos excesivamente en los resultados obtenidos con el método que hemos aplicado hasta ahora porque el escenario ha cambiado y siempre podemos mejorar. Dada la enorme trascendencia que va a tener el aprovechamiento que obtengamos, os propongo dedicar unos minutos a revisar el tema. Lamentablemente nadie tiene un método infalible ni pretendo hacer una tesis sobre el tema pero vamos a revisar los aspectos más importantes a tener en cuenta.

En primer lugar vamos a centrarnos en cuestiones básicas como son la preparación del tiempo dedicado al estudio, el proceso de estudiar, y el uso y desarrollo de la memoria.

Preparación del tiempo dedicado al estudio: no queremos perder el tiempo y por ese motivo hemos de prepararnos mentalmente antes de iniciar el periodo de estudio para que este sea realmente eficiente (no vale con sentarse y esperar a ver si nos llegan las ganas). Intentaremos disponer de unas condiciones personales óptimas (descansados y aparcando temporalmente los posibles problemas cotidianos que puedan rodearnos): voy a estudiar durante las próximas 3-4 horas y voy a repartir el tiempo de esta manera (apunto: una hora para esta asignatura, descanso de 5-10 min, una hora para otra, descanso de 5-10 min, y otra hora para la otra).

Una vez estructurada la tarea, me concentro en lo que voy a hacer. Para ello nos aislaremos de los estímulos exteriores, que son muchos y tentativos: la primera medida será apagar y esconder el móvil, e inactivar los servicios de notificación de tabletas, portátiles o similares. Y aquí tenemos que ponernos serios: hemos tomado una decisión y la vamos a mantener, es decir, no podemos saltarnos esta norma cada dos por tres, ni estar pensando continuamente en lo que estarán contando nuestros amigos en las redes sociales o si habremos recibido un wsup que podría cambiar el curso de nuestra vida; podemos aprovechar esos minutos de descanso para hacerlo pero sin que retrase la reanudación de nuestra tarea.

Hay personas que necesitan unas condiciones ambientales restrictivas para concentrarse mejor, como estudiar de cara a una pared para evitar distracciones, en el centro de la mesa de una biblioteca para no despistarse con el ir y venir de los demás, o con tapones óticos; hay personas que dicen que estudian mejor con música: es verdad que puede relajarnos pero también constituye un factor de distracción. Si tenemos ocasión de regularlos, prestaremos atención a aspectos como la iluminación o la temperatura y, si estamos en casa, informaremos a nuestra familia para que no nos interrumpan innecesariamente. Tenemos que mantener una actitud intelectualmente activa, es decir, centrar nuestro interés en la actividad que vamos a desarrollar, y a medida que vayamos elaborando nuestra propia técnica de estudio podremos perfeccionarla y adaptarla a cada época o necesidad.

Julio Jiménez Alegre
Médico de Urgencias y Emergencias del SUMMA 112

Share
Tweet
Share
Share