Mi experiencia en AMEE 2016

AMEE-2016.png

¡Hola a todos! Hoy os vengo a contar mi experiencia en AMEE 2016, un congreso sobre educación médica que reúne, anualmente, a los mejores médicos y educadores, gente apasionada sobre la educación médica que realmente tienen un gran interés en nuestro futuro, tanto en nuestro futuro como estudiantes, así como futuros médicos, enfermeras, dentistas…

Barcelona fue una gran ubicación para AMEE 2016. Más de 3500 participantes se unieron en las presentaciones plenarias, los simposios, más de 500 presentaciones “cortas”, más de 900 presentaciones de carteles y más de 60 talleres. La asistencia fue espectacular.

AMEE es la asociación internacional para la educación médica. A pesar de que sus siglas significan “Association for Medical Education in Europe”, su slogan es “An International Association For Medical Education”.

AMEE promueve la excelencia en la educación internacional en las profesiones de la salud en toda su continuidad y lo hace apoyando a los maestros e instituciones en sus actividades educativas, en el desarrollo de nuevos enfoques para la planificación curricular, métodos de enseñanza y aprendizaje, técnicas de evaluación y gestión de la educación… En respuesta a los avances en la medicina, los cambios en la prestación de la asistencia sanitaria y las demandas de los pacientes y de los alumnos cambia, por lo que AMEE intenta ayudar en esa transición.

Si me permitís, os voy a hacer una breve introducción de cómo acabé asistiendo al evento. El caso es que una chica de mi facultad comentó por un grupo de clase que se buscaba un fotógrafo voluntario para dicho evento, que lo necesitaban para el equipo de redes sociales. Sin pensármelo dos veces me puse en contacto con el equipo y me aceptaron.

Así que allí estaba yo el primer día, cámara en mano, lista para pasarme el día haciendo fotos… pero la cosa acabó siendo muchísimo más que eso. El equipo de RRSS me acogió como una más y acabé haciendo todo tipo de tareas a parte de la fotografía, desde control de redes sociales, diseño de contenido, edición de vídeo, ofrecer ayuda a los asistentes… Realmente aprendí mucho más de lo que me hubiese podido imaginar. Lo que no sabía es que también tendría tiempo libre para asistir a las charlas, simposios o a las presentaciones de los pósters que me interesaban, lo que fue muy interesante y enriquecedor. Tuve la oportunidad de hablar con gente muy reconocida en el “mundillo”, y también gente menos conocida pero con unas ganas feroces de cambiar las cosas, de progresar, de avanzar, de mejorar la educación médica.

Los tópicos de las charlas eran variados, asistí a debates sobre cuál era el mejor sistema educativo (clase magistral, aprendizaje basado en problemas…), hasta talleres de RCP, pasando por todo tipo de tópicos. Aprendí no sólo sobre la educación médica en sí, sino también sobre técnicas médicas nuevas y su aplicación en nuestro mundo.

Como estudiante, creo que es extremadamente importante que haya gente que genuinamente se preocupe por nosotros, por nuestro futuro. En unos tiempos más bien oscuros en materia de  educación a nivel mundial, ver como aún hay gente que quiere cambiar las cosas me da esperanza, tanto a mí como a otros estudiantes con los que tuve el honor de compartir la semana.

En AMEE, se planteó la pregunta “¿Quieres ser tratado por un médico competente o un médico excelente?” lo que llevó a muchísima discusión, intercambio de opiniones y muchas ideas nuevas. En mi opinión, la fusión de la competencia y la excelencia sería lo ideal, así como para la mayoría de asistentes. La discusión se debería centrar en cómo llegar a ése punto. ¿Cómo creamos excelentes médicos que sean competentes a la vez? ¿qué recursos destinamos a mejorar nuestro futuro y el de los pacientes que se pondrán en nuestras manos?

Es importante que haya gente que intente obtener una respuesta a preguntas como éstas. Es importante no quedarnos estancados en el presente, que es ya el pasado. Es importante evolucionar con los años y es importante tener ése deseo de hacer las cosas bien, de hacerlas mejor.

Como estudiante, me alegro muchísimo de haber asistido a un evento como éste, donde se nos ha preguntado nuestra opinión, donde se lucha por nuestros derechos educativos, donde se ofrecen alternativas a una educación congelada en el tiempo, especialmente en España. He podido observar cómo hay muchísimos países que están más avanzados que nosotros, que destinan recursos, que innovan y que no pierden las ganas. Ése debería ser nuestro reto como estudiantes, el de informarnos, de pensar en mejorar, el de concienciar nuestros compañeros y a nuestros educadores que las cosas pueden cambiar a mejor, que sólo tienen que abrir los ojos a nuevas ideas y que compartir las suyas no es malo, de hecho, es todo lo contrario.

Espero que, poco a poco, podamos darle respuesta a las preguntas antes formuladas y que la gente pierda el miedo lo nuevo… lo mejor está aún por llegar.

Sin duda recomendaría la experiencia, ya que pienso que puede dar una visión global al estudiante de su posición real en el sistema y le puede motivar para involucrarse en proyectos nuevos sin (tanto) miedo, ya que la participación estudiantil en eventos como AMEE es muy destacable y se crean vínculos que ayudan a uno a tener en cuenta muchos más puntos de vista.

Soy una persona que cree firmemente que se tienen que aprovechar las buenas oportunidades. Me alegra pensar que yo aproveché la mía.

Share
Tweet
Share
Share