Feliz Día de la Amistad te desea tu amigable vecino- el hombre araña

Dia-Amistad.jpg

¡Hola lectores!

Es mi deber informarles, que este 30 de julio es el Día de la Amistad. Y aunque no lo crean fue designado por las Naciones Unidas el 3 de mayo de 2011. En honor a este día me he planteado la idea de analizar (y espero que no sea muy poético) lo que es la amistad para nosotros. O al menos para mí.

La Wikipedia dice y cito: “La amistad es una relación afectiva entre dos o más personas. Es una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tienen en la vida”

Y debo admitir que estoy en desacuerdo. Primero estimado lector, dudo mucho que la amistad pueda definirse con palabras cortas, intentando darle un significado como lo hacemos a diario con las cosas nuevas que descubrimos; y cuando finalmente no sabemos cómo llamarlo, terminamos por bautizarlo como “Coso”. Un amigo, engloba muchísimo más que la idea llana que describe Wikipedia. Creo que todos tenemos amigos. Gente en quien algo al fondo de nuestra pancita nos dice que podemos recurrir a ellos si tenemos una duda, o algo nos entristece, o por último son los primeros en nuestra lista de invitados para una futura fiesta, bautizo y lo más seguro, boda.

Después de ellos, están nuestros mejores amigos, y espero que al mencionar esto, nostálgicamente aparezca la canción de Batman y Robbin; ¡sí! Justo esa que aparece entre cambios de escenas. Ese tipo o tipa que trasciende los derechos y deberes de un amigo normal, a ese que le debemos devoción porque él nos la ha dado. Ese hermano que llego a nuestras vidas como si de un auténtico familiar portador de fragmentos genómicos nuestros se tratara. Un mejor amigo, viene siendo nuestra voz interna, pero que está afuera. Podemos recurrir a él o ella para todo lo que necesitamos, sea emocional, físico o económico (esto último, no siempre).

Algo tienen en común estas personas que a partir de ahora me referiré como “Héroes”. Y si se preguntan la razón, porque son los amigos que le dan balance a nuestras vidas, que nos sacan del abismo más oscuro, o nos bajan suavemente de la cumbre más alta. Son ellos los que evitan regaños exagerados de nuestras madres porque por alguna razón, su simple presencia hace que todo el mundo se contenga. Haciendo que, de ser la paliza de tu vida, pase a un simple “Hijo por favor no vuelvas a llegar tarde, nos tenías preocupados”. Es que son héroes.

Pero bueno, entonces qué es la amistad para este servidor. Pues bien, como ya lo mencioné es imposible describir la verdadera amistad. Pero algo que sirve acotarlo, es ese sentimiento de pura confianza, de seguridad, esa sensación de poder cerrar los ojos solo para desconectarte del mundo cinco segundos, y tener la certeza de que tus amigos harán un anillo protector a tu rededor, para que ni las bacterias logren pasar. Me es imposible imaginar una vida sin amigos. Es más, pienso que todos los seres humanos necesitamos uno, ya que siempre estamos con cambios de humor, siempre andamos enojados por el sistema, y sin un amigo, ¿quién escuchará nuestro iracundo ser para poder tranquilizarnos? Y discúlpenme, yo sé que es un ejercicio, pero se me hace aburrido explayarme con un espejo, sin recibir una respuesta a favor o en contra, en todo caso, los espejos o paredes nunca podrán hacernos sentir lo que realmente valemos. Un amigo sí.

La amistad es algo grande, desde que tenemos conciencia del contacto con las demás personas, y a medida que nuestro círculo social se agranda, nos damos cuenta de lo sublime que se convierte tener con quien cargar tu vida. Y aquí viene algo en lo que pienso a veces, una esposa, un padre, un perro o incluso esos seres que nos desprecian y nos tienen como sus sirvientes a cambio de que nosotros disfrutemos de su suavecito pelaje llamados gatos, pueden ser nuestros amigos. La razón es que la amistad debe estar basada en muchísimas virtudes y cualidades. La experiencia de un padre que recibimos gratis cuando alguna acción o duda nuestra activa ese instinto de envolvernos en sabiduría empírica que aunque lo neguemos, muchas veces pueden ser extrapolados a nuestras modernas vidas; los ojos incondicionales de amor de una esposa que sigue creyendo en nosotros sin importar que todos los demás puedan darnos la espalda, sin importar cuál sea el destino, simplemente está ahí, a tu lado para todo; la empatía desmedida de un perro que te ve llegar a través de la ventana, y comienza a saltar dándonos la bienvenida apenas la puerta es abierta, o que nos consuela e intenta transferirnos su eterna jovialidad en nuestros momentos más tristes; y el delicioso pelaje de los gatos (sí, ellos nos aman así). De cualquier forma, es alucinante que un apego tan complejo como es la amistad, pueda ser disfrutada por cualquier raza o sexo sobre este planeta.

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de hacer amigos, y atiéndeme bien lector, no se necesitan muchos amigos, no se necesitan cincuenta amigos, ni treinta, incluso diez amigos no lo veo necesario, no te desilusiones porque después de unos cuantos nombres ya no sepas a quién más invitar. Basta con que cinco personas sean amigos de verdad, sean la encarnación de la confianza, el amor, el respeto y la responsabilidad, para que puedas llegar a casa todos los días sin sentir el peso de que un día viejo y aburrido haya pasado. El hombre puede crear relaciones a lo largo y ancho del mundo. En esta era tecnológica, es aún más fácil encontrar gente con la que compartimos intereses y aficiones. Puede que seas alguien que ama los videojuegos, o quizás disfrutas de crear canciones, puede que te fascine entender cosas como el funcionamiento físico de una bomba atómica o la cadena de una bicicleta; sin importar tus gustos, siempre habrá en el mundo alguien que le guste lo mismo que a ti. Y hoy en día, no necesitas tener a un amigo a tu lado físicamente, porque la base de toda amistad son los sentimientos, y estos llegan donde sean enviados, desde Ecuador a Venezuela, desde Estados Unidos a Rusia, desde Madagascar a Atlantis (sí, dije Atlantis, déjenme ser feliz con mi infancia).

Un amigo real te escucha, un amigo real prevé que sus palabras tengan siempre buenas repercusiones en ti. Un amigo real impide que te hagas daño, y te ayuda a propulsarte en dirección a tus metas y anhelos.

Siento mucho haberte hecho leer tanto, pero para terminar déjame decirte que no importa quien seas o como seas; existe alguien ahí afuera que puede llegar a amarte tanto, para protegerte, aconsejarte, y disfrutar de las cosas que esta vida tiene para ofrecerte. Eso es un amigo, y eso es amistad para mí. Alguien a quien puedes confiarle el timón de tus sueños, sin que lo lleve a un destino incierto y logre anclar el barco en puerto seguro.

Estimados lectores aquí finalizan mis palabras, pero te pido que, si tienes algún amigo con las características que he intentado describir, te invito a que no lo pierdas, y seas reciproco, siempre teniendo en mente que nadie vale más que otro, y nadie menos que otro. Feliz Día de la Amistad, te desea tu amigable vecino, el hombre araña.

-Autores: Jonathan Vásconez y Zeneida Medina (AEMPPI).

Share
Tweet
Share
Share