El expediente académico en Medicina

EXpediente-academico.png

Esta semana, varios compañeros me han preguntado acerca de una noticia que dictaminaba la posibilidad de: “aumentar el porcentaje  del expediente académico en la nota final, para la elección de plaza MIR”. La noticia, publicada en redacción médica, se titula: “La eliminación del Baremo académico afectaría al 1% de los candidatos MIR”.

Actualmente, este porcentaje se sitúa en el 10% del total. El 90% restante, sería el examen MIR. Un porcentaje que, desde instituciones como el CEEM,  se defiende en sus posicionamientos. Es más, desde esta institución, se pide que se tenga en cuenta este porcentaje, únicamente en caso de empate en las notas finales. Es más, este porcentaje siempre nos lo han vendido en el sentido de ir disminuyendo con los años, estancarse, pero nunca que aumente.

Teniendo en cuenta, la poca homogeneidad entre facultades de Medicina del país, un porcentaje del 10%, asegura  la igualdad entre todos los estudiantes en su nota definitiva. O, al menos, asegura la menor desigualdad entre facultades.

Hay determinadas facultades, donde unas asignaturas son más complejas, donde cada una tiene sus criterios de evaluación, sus prácticas, sus trabajos, etc. En definitiva, no existe una equiparación, que pueda asemejar la nota media que obtiene un estudiante de Sevilla, en relación con uno de Madrid (por ejemplo).

Además, desde el CEEM siempre se ha pedido información fehaciente, que demuestre una necesidad real de este porcentaje. Una información estadísticamente significativa, que de respuesta a los interrogantes que ponen en entredicho a las propias instituciones universitarias. Hasta la fecha, sólo nos presentan un estudio que no responde a dichos interrogantes.

Según el estudio realizado por Beatriz González, si se eliminase el baremo, sólo el 62% de los candidatos de la última convocatoria, verían cómo su posición se mueve menos de 100 puestos. O lo que es lo mismo, el 38% del resto de estudiantes, verían cómo su posición se mueve más de 100 puestos. Un número de puestos considerable. Lo que no se menciona, es cuánto se mueven los puestos, en relación al porcentaje que se le otorgue a tu nota media del expediente.

Según comenta esta profesora de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el baremo actual es “razonable, porque por una parte incentiva, aunque poco, a sacar buenas notas en la carrera, pero por otra, no condiciona apenas el resultado”.

Discrepando con su opinión, los estudiantes no carecen de motivación (con o sin baremo) y el resultado final, sí que está condicionado por las tremendas desigualdades existentes entre facultades e incluso dentro de cada una de ellas.

Sin embargo, esta profesora sí que defiende la desigualdad, en aquellas personas que se marchan al extranjero y les dan notas altas. E incluso podría defender, aquellas personas que se marchan a estudiar durante un año/cuatrimestre a otras facultades, donde obtienen notas muchos más elevadas que aquellas que obtendrían en su facultad de origen. Con lo cuál, se vuelven a poner de manifiesto las desigualdades entre instituciones.

Los comentarios más curiosos (y sesgados), vienen de parte de Felipe Rodriguez de Castro, decano de la facultad de Ciencias de la Saluds de la ULPGC que dicta: “el prescindir completamente del baremo académico, minusvalora el esfuerzo mantenido durante todo el período de formación universitaria y refleja cierta desconfianza en la responsabilidad social de la institución universitaria en la formación de médicos“.

Siendo francos, esa desconfianza es totalmente lógica y legítima por parte de los estudiantes de Medicina. Esa desconfianza y esa desigualdad, es precisamente la que intentan evitarse desde las instituciones de representación estudiantil oficiales.

Evidentemente, la prueba MIR no es perfecta. Pero es mucho más objetiva (y más homogénea) que cualquier porcentaje del expediente académico. que puedan darnos en el baremo.

Por tanto, se plantea el dilema ante el estudio realizado por esta profesora. ¿Es real la necesidad de eliminar-mantener o disminuir el porcentaje del expediente en la nota final? ¿Existe una igualdad entre las facultades de Medicina del país? ¿Hay alguna forma de mejorar el examen MIR, para poder prescindir totalmente de la nota el expediente?

Y, atendiendo a los comentarios del Dr.Rodriguez ¿Sería más justo para los estudiantes tener en cuenta sus expedientes, aunque estos difieran con el del resto de compañeros de otras facultades? ¿Se valoraría así su “esfuerzo”? ¿Es una fuente de motivación para los estudiantes este “porcentaje del 10%”?

Para concluir, he de mencionar los mensajes de incertidumbre, miedo y molestia, que esta noticia ha generado en los compañeros que me han consultado sobre el tema. La mayoría de ellos, no sólo se opone a aumentar la importancia del expediente, sino que lo ven bien en el 10% o incluso verían bien su disminución. Por tanto…¿quien lleva aquí la razón, los afectados o los que nos afectan?

Un saludo.

Share
Tweet
Share
Share