Pros y contras de la prescripción enfermera

Prescripcion-enfermera.jpg

El Boletín Oficial del Estado (BOE) de España publicaba este miércoles, 23 de octubre de 2018, el real decreto de prescripción enfermera. De esta manera ya es oficial la norma que permite a los profesionales de Enfermería indicar y autorizar la dispensación de determinados medicamentos en función de protocolos y guías de práctica clínica asistencial.

BOE-prescripcion-enfermeraDesde Elsevier Connect aprovechamos para recuperar un interesante debate mantenido por dos de nuestros embajodores sobre los pros y contras de una demanda enfermera que ya es realidad.

Beatriz Atienza

A priori, si es la primera vez que escuchas los términos “prescripción” y “enfermería” a la vez, es inevitable pensar en “¿a qué se refieren?”.

Poco a poco, vas leyendo titulares de prensa, lees detenidamente los Boletines Oficiales del Estado a los que se refieren, buscas antecedentes en otros países… y creas tu opinión.

Desde el año 2009, que se aprobó la modificación de la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento y los Productos Sanitarios, para dar paso a la prescripción enfermera, seis años han sido los necesarios para llevar a cabo la aprobación del Real Decreto que modificaría finalmente esta Ley.

Pero, ¿qué es lo que contempla realmente el nuevo Real Decreto de indicación, uso y autorización de productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros? En términos sencillos: el personal de enfermería podrá indicar y usar medicamentos tras haber determinado un médico el diagnóstico, la prescripción y la guía de protocolo a utilizar.

Antonio Suárez

Es sabido por todos los profesionales de la salud que las competencias de los graduados en enfermería (o diplomados, si cursaron el plan previo a Bolonia) han ido en aumento en los últimos años a la vez que evolucionaba el conocimiento en su ámbito y su reconocimiento oficial.

No sería de extrañar entonces, que el siguiente paso fuera la prescripción enfermera, en base al aumento del currículum y de lo que la profesión enfermera implica y exige. Recordemos que la enfermería no es sólo curar heridas ni asistir al médico, es mucho más.

¿Es necesario regular la prescripción enfermera?

B.A.

Sin lugar a dudas, es necesario regular la prescripción enfermera. Eso sí, no podemos intentar hacer norma de lo “normal”. Sí que es cierto que, hoy en día, se está produciendo una dilatación de las competencias del personal de enfermería debido a los recortes en recursos humanos, tanto enfermeros como médicos, que producen que, estos primeros, realicen tareas que no les deberían pertenecer.

Sin embargo, desde mi punto de vista, la prescripción enfermera se debería quedar en aquellos medicamentos y productos sanitarios que, o bien, han sido prescritos por el médico o no puedan producir ningún tipo de daño en el paciente.

A.S.

En respuesta a mi compañera Beatriz formulo la siguiente pregunta ¿Qué sustancia de las que son consumidas sólo bajo receta médica son inocuas para el organismo y no son potencialmente dañinas? La respuesta es clara, ninguna. Bajo este pretexto, las enfermeras no podrían realizar ningún tipo de receta puesto que incluso una aspirina puede producir daños en algunos individuos.

Es necesario sobre manera, establecer los criterios bajo los cuales las enfermeras estén habilitadas para elaborar una receta. Si bien estoy de acuerdo que nunca deben invadir la competencia del médico, sí que hay casos en los que el personal de enfermería debería poder prescribir un medicamento y de hecho, en los protocolos así figura, por lo que no podemos regularla a la simple administración de los fármacos pautados previamente

¿Tiene el personal de enfermería las competencias para prescribir medicación?

B.A.

El currículo del Grado de Enfermería no contempla la Farmacología Clínica, que se dedica al estudio de la relación de los conocimientos de farmacología con la patología médica. Si un enfermero/a administrara un fármaco sin la supervisión de un médico, podría acarrear graves perjuicios para los pacientes debido a que estos fármacos se deben administrar después de haberse realizado una historia clínica,un diagnóstico y, tras todo esto, una prescripción consensuada.

La receta médica, pública o privada, y la orden de dispensación hospitalaria, como decía la Ley 29/2006, debería ser competencia del médico, odontólogo o podólogo (en sus respectivos ámbitos).

También se habla sobre si realizar una formación específica para los enfermeros en farmacología clínica para que pudieran tener estos conocimientos necesarios para la prescripción. Pero, ¿y la patología? ¿cómo realizarían un diagnóstico médico?

A.S

Me gustaría en este caso llevar la contraria totalmente a Beatriz. Como bien ha dicho, ningún grado en enfermería tiene una asignatura llamada “farmacología clínica” como tal, en su plan de estudios. Sin embargo en cada una de las asignaturas como por ejemplo “enfermería pediátrica” dedican una parte de la farmacología clínica de esa parte de la sanidad. Por lo que, si bien no directamente, y tal vez no en la misma profundidad, sí tienen conocimientos de farmacología suficientes para emitir una receta.

Además ¿De verdad consideramos que un residente de primer o segundo año tiene más experiencia y conocimientos que una enfermera que lleve trabajando 20 años en una planta? Yo creo que no, y sin embargo a nadie le escandaliza que emita diagnósticos y recetas como “le viene en gana” (obviamente esto es una exageración, pues los residentes están supervisados).

Muchos sostienen que el personal de enfermería no debería recetar pero, ¿Qué hay de los protocolos en los que es necesaria la intervención enfermera en este aspecto?

A.S.

Si bien es posible que no siempre deban de emitirse recetas por parte del personal de enfermería, incluso los manuales de práctica clínica incluyen casos en los que los enfermeros tienen que poder pautar medicación a falta de la llegada del médico. Un ejemplo es la suministración de heparina intravenosa en las vías para evitar obstrucciones. Imaginémonos la necesidad de una pauta médica cada vez que el enfermero tenga que realizar una limpieza de dicha vía y el retraso que puede provocar.

Llegando al extremo, a la hora de limitar las capacidades enfermeras en este aspecto ocurrirían cosas como las que yo llegué a ver en mis prácticas hospitalarias. Situaciones tales como un paciente con una saturación de oxígeno del 75% al que no se le pudo suministrar oxígeno hasta pasados 20 minutos (tiempo que el facultativo correspondiente tardó en llegar) ya que la enfermera “no podía” pautarle dicho tratamiento sin consentimiento médico. Por no mencionar el hecho de que, según el último Real Decreto, el personal de enfermería tendría prohibido suministrar medicamentos de venta libre, es decir, un enfermero podría ser sometido a juicio por suministrar un ibuprofeno a un paciente que acude a su centro de salud.

No es por tanto un tema de conocimientos ni de competencias, sino de asegurar el bienestar de las personas y la agilidad de los tratamientos que son claramente pautables por una enfermera. No estamos hablando de regular niveles hormonales de una persona que se quiere someter a un cambio de sexo ni de dósis de fluoxetina que debe tomar un paciente psiquiátrico de forma periódica sino de situaciones de emergencia y patologías claramente identificables por cualquier enfermero o enfermera.

B.A.

Es verdad que hay casos, como comenta Antonio, en los que es urgente administrar un fármaco y hasta mucho tiempo después no aparece el médico responsable. Pero en esas situaciones de emergencia, creo yo que es cuando más cauteloso hay que ser. ¿Y si el médico ya ha prescrito un medicamento que pudiera reaccionar con ese “ibuprofeno” dado por un simple dolor?

Cualquier medicamento de venta libre no es inocuo. Por ello mismo, la prescripción debe de ajustarse a las necesidades del paciente. Si bien es verdad que ninguna prescripción médica es completamente segura, ésta está realizada (o debería estar) después de conocer todas las patologías del paciente y saber qué riesgos y beneficios le aportaría.

Tan sólo comparando los planes de estudio de Enfermería y Medicina de la Universidad de Valencia, en Enfermería encontramos una asignatura de 6 créditos, tan sólo, en la que se imparta patología del cuerpo humano. En cambio, si sumamos los créditos de docencia en patologías de Medicina, tendremos más de 100. Al igual que en Enfermería no hay asignaturas de Farmacología Clínica, como bien se ha dicho anteriormente.

Además, debemos recordar que los enfermeros tienen una formación específica que los médicos desconocen. ¿Qué pasa con los apósitos medicamentosos que se usan en ciertas curas?

A.S

Por desgracia, los médicos no se molestan en formarse en ese aspecto y queda a juicio de las enfermeras la elección de los apósitos que consideran oportunos para cada una de las curas que ven en su día a día (lo cual es lógico pues la enfermería tiene su propio campo de estudio y es parte de su formación. Recordemos que los enfermeros no ayudan al médico, colaboran con él).

Si limitamos la capacidad de uso de los medicamentos del personal de enfermería no solo estaríamos en este caso entorpeciendo nuevamente su trabajo sino que retrasaríamos también al médico y le obligaríamos a formarse en algo que “no es su competencia”, cosa que muchos se molestan en recalcar con respecto a algunas tareas de enfermería como las curas.

B.A.

Si hay un “medicamento” en el que los médicos no tienen formación y el personal de enfermería no está capacitado para prescribirlo, tal vez sería interesante ver qué deficiencias hay en cuanto a la formación médica en este aspecto e intentar mejorarlo.

Es verdad que en la red encontramos muchas anécdotas de enfermeros con médicos que no tienen ni idea de este tipo de apósitos pero esto ocurre, de la misma forma, en cuanto al desarrollo de nuevos fármacos que son mejores y los médicos no se forman continuadamente para hacerlos llegar a los pacientes en vez de quedarse con su “fármaco clásico”.

En mi opinión, es un problema de formación de los médicos, ya que entraría en las competencias de fármacos que deberían conocer.

Share
Tweet
Share
Share