Las intervenciones y el nuevo rol enfermero en el contexto sanitario actual

Intervenciones-enfermeros.jpg

El papel de los profesionales de la enfermería ha evolucionado mucho en los últimos años hasta convertirse en fundamental para la mejora en la calidad de vida de los ciudadanos. Para hablarnos de esta evolución y del actual rol enfermero en el nuevo contexto sanitario, hoy os acercamos el punto de vista de Aurora Quero, presidenta de la Asociación Española de Nomenclatura, Taxonomía y Diagnósticos de Enfermería (AENTDE) y profesora de la Escuela de Enfermería Virgen de las Nieves, adscrita a la Universidad de Granada.

“En mi opinión, el gran cambio en el rol de la enfermería ha sido la comprensión del paciente como sujeto y agente activo de sus problemas de salud. De hecho, valorar el contexto que le rodea y compartir su opinión sobre la planificación de sus cuidados ha adquirido una connotación especialmente relevante”, explica Aurora Quero.

A partir de aquí, hemos asistido a la conquista de nuevos hitos que han marcado el rumbo de la actividad profesional de este colectivo. “El uso de lenguajes estandarizados, la incorporación de los mismos a los sistemas informáticos, la puesta en práctica del proceso enfermero como herramienta de trabajo, el desarrollo de nuevos conceptos diagnósticos y la evaluación de los resultados de la práctica enfermera han ido cambiando nuestra labor”, afirma.

“A día de hoy, nuestra cualificación nos permite trabajar con cualquier miembro del equipo de salud en igualdad de condiciones hasta convertirnos en indispensables para el mantenimiento de una sanidad de calidad”, nos comenta. De hecho, los profesionales de la enfermería son clave a la hora de ayudar a las personas en todos los ámbitos de la atención sanitaria, en la promoción de la salud, en la prevención de las enfermedades y en la atención de patologías agudas y crónicas para ayudarles a controlar y adaptarse a sus enfermedades. Sin embargo, Aurora Quero reclama que, en lo que respecta al reconocimiento institucional, e incluso al laboral, aún queda camino por recorrer.

La prescripción enfermera es otro de los puntos fuertes (y habitual objeto de debate en la política sanitaria española) de estos profesionales. “Por un lado, esta nueva función supone un avance en la mejora de la seguridad clínica, ya que el enfermero con formación clínica y farmacológica ve aumentadas sus competencias profesionales en aspectos relacionados con la indicación de fármacos y la prescripción de productos sanitarios”, señala Aurora Quero. “Además –continúa- la prescripción enfermera proporciona una mayor autonomía para tomar decisiones dentro del equipo sanitario y estrecha la relación entre el paciente y el enfermero. Asimismo, regula algunas actividades comunes de la práctica diaria donde la enfermera toma decisiones para abordar mejor un problema de salud, debiendo acudir después a un facultativo para que haga la prescripción”.

Share
Tweet
Share
Share