Las enfermeras: una fuerza imparable para el cambio

Fuerza-imparable-enfermeras.jpg

Hoy se celebra el Día Internacional de la Enfermería, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Florence Nightingale.

Este año, el lema es  “Las enfermeras: Una fuerza para el cambio. Mejorando la capacidad de recuperación de los sistemas de salud”.

El Consejo Internacional de Enfermeras ha publicado una carpeta con material de información y educación para los enfermeros y enfermeras.

Podéis consultar este material aquí.

El tema de este año nos acerca a la importancia de los profesionales de enfermería para el mantenimiento y fortaleza del sistema de salud. También aborda el tema de la capacidad del profesional de enfermería para responder de manera adecuada ante problemas de salud, imprevistos, conflictos o incluso catástrofes.

Invertir en la promoción de la salud y en la prevención de enfermedades o de complicaciones derivadas de la cronicidad repercutirá en una mejora de todo el sistema de salud. El papel del profesional de enfermería en estos procesos es crucial, ya que, la promoción de la salud y la prevención, tanto primaria como secundaria le son funciones propias.

Desarrollar un sistema de salud fuerte requiere de unas respuestas complejas, debiéndose centrar principalmente en el fortalecimiento de los profesionales que trabajan en él.

Un sistema de salud fortalecido es un sistema capaz de adaptarse, aprender y ser flexible, conceptos fundamentales de la resiliencia. Esta resiliencia del sistema sanitario es una propiedad emergente que requiere de la colaboración de toda la población.

El papel de la enfermería en las mejoras de los procesos del sistema de salud está demostrado y debe estar presente en todos los niveles del sistema de salud, incluyendo el nivel gubernamental y el precursor de políticas.

La atención primaria es fundamental para la sostenibilidad del sistema de salud y enfermería en atención primaria ofrece resiliencia, eficiencia y equidad en los sistemas de salud. Fortaleciendo al profesional de enfermería de atención primaria, se fortalece todo el sistema de salud.

La capacidad de estar preparados para diferentes retos, es una capacidad innata del profesional de enfermería, y como tal, debe ser puesto al servicio de la necesaria resiliencia del sistema de salud.

En definitiva, los enfermeros y enfermeras debemos ser flexibles, adaptables y abiertos a nuevas formas de aprendizaje.

Debemos tener presente la importancia de cuidarnos para poder cuidar y desarrollar estrategias de resiliencia, teniendo en cuenta las características individuales y del entorno laboral. Un buen entorno laboral es beneficioso para el bienestar tanto físico como mental y es preciso que se organicen esfuerzos colectivos para lograr un buen clima laboral.

Los enfermeros y enfermeras deben desempeñar un papel central en las políticas de cambio y diseño del sistema de salud, estar mejor equipados y preparados para prestar los mejores cuidados, en cualquier circunstancia.

Enfermería es, sin duda, un pilar imprescindible del sistema de salud.

Feliz día de la Enfermería.

@mrsrosaperez
www.elblogderosa.es

Share
Tweet
Share
Share