Enfermería: prejuicio y desinformación contra realidad

enfermeras.jpg

La imagen de la enfermería siempre ha sido una de las problemáticas más recurrentes de nuestra profesión; y es que la falta de información y las ideas preconcebidas son enemigos difíciles de combatir, pero no imposibles. Tradicionalmente siempre ha existido la imagen de la enfermera como asistente, como mano ejecutora de las órdenes dadas por el médico u otros profesionales sanitarios, que no posee competencias propias, es decir, no se ha reconocido la enfermería como profesión autónoma sino subordinada a otras. ¿Se corresponde esto con la realidad enfermera? Por supuesto que no. ¿Es esto lo que piensa la gente? Desgraciadamente sí, pero es nuestra obligación el romper estos prejuicios que envuelven a nuestra profesión.

Y es que no solo realizamos un mero trabajo asistencial, el cual es fundamental para el cuidado de los pacientes, sino que nuestras funciones van mucho más allá del aspecto puramente clínico. La enfermería tiene una gran importancia también en la docencia; un claro ejemplo de esto último es el recién nombramiento Honoris Causa de Rosamaría Alberdi por la universidad de Murcia,siendo así la primera enfermera que recibe este título en España.

La enfermería, dentro de la gran lista de competencias que posee, también se encuentra en la administración de la sanidad, y es que para que un sistema funcione, necesita de un equipo multidisciplinar, donde todos los profesionales tengan representación en los distintos niveles de la sanidad, para tener en cuenta todas las necesidades y puntos de vista de los sanitarios. Nos encontramos una gran diferencia entre países tanto en la investigación y administración como la gestión de la enfermería; siendo en algunos un eje fundamental en estos apartados, mientras que en otros es tratado como una profesión de segunda.

Uno de los aspectos más destacados, actuales y que cada vez está aumentando más su importancia, es la investigación enfermera. Quizás sea lo más desconocido dentro del propio mundo de la enfermería, pero hay una gran cantidad de publicaciones relacionadas con esta temática y con un gran impacto. Por desgracia, no se realiza una difusión efectiva de los resultados producidos por la investigación realizada por enfermería, no se le da la visibilidad que se merece. Cabe también comentar que el profesional de enfermería posee la opción de realizar un doctorado que parece un nivel de estudios al que no puede acceder por falta de competencias o de capacidad dentro de su profesión. Ante esto, hay que hacer hincapié en la importancia de dar a conocer las verdaderas capacidades de la profesión enfermera, alejándonos de una visión tradicional y sesgada que hay de la misma.

Todo sea dicho, quizás la formación que se recibe en las distintas universidades no ayuda a un desarrollo de los aspectos menos conocidos de la profesión, ya que sus planes de estudios se centran en el apartado de la clínica, mientras que el apartado de gestión, investigación o docencia, entre otros, también son tratados, pero en mucha menos profundidad. Como ejemplo, en muchas universidades, los créditos ECTS relacionados con la gestión y la investigación no llegan a los 12 créditos, mientras que los relacionados con asignaturas clínicas (sin contar las propias prácticas), llegan a ser 90 o más, dependiendo del plan de estudios.

Las personas que verdaderamente conocen el trabajo real de la enfermería son aquellos que han estado relacionados directamente con ella. Hay personas que cambian totalmente la visión de la enfermería y consiguen verla como la profesión que realmente es, reestructurando sus esquemas. La experiencia de conocer el verdadero trabajo de una enfermera, de saber las funciones menos conocidas de la misma y ser cuidados hace que transformen su propia percepción de la profesión

¿Por qué nos encontramos en esta situación la profesión enfermera? ¿Por qué siendo unos profesionales con una formación tan competente y tan buena imagen por parte de los pacientes que tratamos, no somos valorados como nos merecemos? Eso es algo que se debe de reflexionar para evitar continuar con una situación que no beneficia a nadie y no hace más que echar por los suelos el esfuerzo de muchísimos enfermeros y enfermeras, que luchan por el reconocimiento y la visualización de la profesión más bonita del mundo.

Autor: Junta Directiva de la Asociación Estatal de Estudiantes de Enfermería (AEEE)

Share
Tweet
Share
Share