"La Enfermería puede experimentar un gran desarrollo si los profesionales se dan cuenta del valor potencial que tienen"

Entrevistamos a Carme Espinosa, coordinadora y traductora de la 11ª edición de 'Diagnósticos enfermeros. Definiciones y clasificación 2018-2020'

Image-blog_Entrevista_CoordinadoratraductoraCarmenE_960x436.png

La nueva edición -11ª- de Diagnósticos enfermeros. Definiciones y clasificación 2018-2020 ha sido exhaustivamente actualizada por sus autoras T. Heather Herdman y Shigemi Kamitsuru. Todos los capítulos introductorios se han adaptado para proporcionar la información esencial que las enfermeras necesitan para comprender su relación con el diagnóstico y el razonamiento clínico, y la utilidad de emplear una clasificación taxonómica a la cabecera del paciente. Recorremos junto a Carme Espinosa*, coordinadora y traductora de la edición para España, todas las novedades.

-Elsevier Connect: ¿Cuál ha sido el proceso de selección, revisión y aprobación de cada uno de los diagnósticos que componen esta edición?

-Carme Espinosa: El proceso de aprobación y revisión de diagnósticos está actualmente en período de revisión y próximamente será publicado en la página web de NANDA International (WWW.nanda.org).

Los diagnósticos que aparecen en la presente edición, sin embargo, han seguido el proceso habitual de revisión y aprobación, que está así mismo publicado en la página web de NANDA-I y que también aparece en las páginas iniciales del libro.

Se trata de un proceso en el que, a partir de la propuesta científica de un nuevo diagnóstico o de la revisión de un diagnóstico ya existente en la taxonomía por parte de una enfermera o un grupo de enfermeras de cualquier parte del mundo, se pone en marcha un proceso de revisión que se lleva a cabo por parte de las/los enfermeras/os expertos del Comité de Desarrollo Diagnóstico (CDD) de NANDA-I.

Tras la valoración de la propuesta y después de realizar los cambios oportunos cuando esto es necesario, el nuevo diagnóstico, o diagnóstico revisado, se somete a la votación de los miembros de la asociación para su aprobación on-line.

Los diagnósticos aprobados por este sistema, son publicados en la edición siguiente del libro de diagnósticos enfermeros NANDA International, Definiciones y clasificación.

Gestion salud-Elsevier Connect: ¿Podría enumerarnos cuáles son las principales novedades de esta nueva entrega?

-Carme Espinosa: En esta edición, son numerosas las novedades que se han incluido, y que van desde la actualización de la definición de los diagnósticos de promoción de la salud, a una revisión profunda de los indicadores que definen cada uno de los diagnósticos con la finalidad de adecuarlos y refinarlos, que ha comportado la inclusión de dos indicadores nuevos, población de riesgo y problemas asociados para la mayoría de los diagnósticos.

Se han añadido 17 nuevos diagnósticos a la taxonomía y se han revisado 72 de los ya existentes. Así mismo, se han retirado ocho diagnósticos ya que no se ha producido la investigación necesaria para poder mantenerlos en la taxonomía con el nivel de evidencia requerido. También se han realizado cambios en 11 etiquetas diagnósticas con la finalidad de adecuarlas al nivel de evidencia de la literatura actual y para que reflejaran realmente en su enunciado una respuesta humana, como se espera de un diagnóstico enfermero.

La parte 2 de esta edición del libro, también ha sido completamente actualizada y los capítulos han sido revisados añadiendo información con la intención de hacer más comprensible la teoría detrás de los diagnósticos enfermeros y el proceso diagnóstico.

-Elsevier Connect: ¿Qué secciones y/o diagnósticos presentan más cambios y actualizaciones con respecto a la anterior entrega y por qué?

-Carme Espinosa: Como no podría ser de otro modo, la parte que presenta más cambios es la parte 3, que corresponde a la taxonomía diagnóstica, ya que en ella se refleja el intenso trabajo no solo de las editoras del libro, sino también del CDD y de las enfermeras y enfermeros que voluntariamente han cedido su tiempo y conocimientos al desarrollo del conocimiento enfermero y han permitido de esta manera actualizar la taxonomía y específicamente los indicadores de los diagnósticos haciéndolos más comprensibles y adecuados a la práctica enfermera.

Es este un trabajo continuo, que no está ni mucho menos acabado y al cual es necesario seguir dedicando todos los esfuerzos, con el fin de refinar el conocimiento disciplinar.

-Eksevier Connect: ¿Cuál considera que es el hábitat ideal para este título: clases, biblioteca, hospital,…?

-Carme Espinosa: Este título debería ser el libro de cabecera de toda enfermera y estudiante de enfermería desde el primer día que entra en la facultad de Enfermería y hasta el último día de práctica profesional, ya que representa la guía del conocimiento profesional.

Esta obra es una ayuda imprescindible para el estudiante en su camino hacia la profesionalidad, ya que sin él será incapaz de identificar cual es el conocimiento disciplinar propio.

Es imprescindible para la enfermera clínica, en su día a día, como guía para la identificación y consulta a la hora de diagnosticar los problemas de salud que padecen las personas a las que cuida, ya que los sistemas informáticos no siempre cuentan con toda la información necesaria para realizar el proceso diagnóstico.

La obra es fundamental para los docentes, que deben transmitir el conocimiento profesional, ya sea a estudiantes de grado o de postgrado, ya que les permite verificar el grado de complejidad de los distintos diagnósticos de manera rápida y sistemática.

Por todas estas razones, la obra debería estar disponible en las bibliotecas de universidades y centros asistenciales, allí donde trabaje una enfermera.

-Elsevier Connect: Usted que conoce todos los procesos y secretos de este proyecto editorial, ¿cuál considera que es la parte más complicada de la edición de un libro de esta envergadura?

-Carme Espinosa: Como traductora de la obra, la parte sin duda más compleja es la traducción de los conceptos. No se trata de traducir palabras, sino de traducir conceptos de por sí ya complejos y de asegurar que la esencia del concepto se mantiene después de la traducción en todos los niveles de la obra. Esto es especialmente complejo en los diagnósticos y sus indicadores, donde en muy pocas palabras se debe transmitir conceptos de muy alta complejidad.

-Elsevier Connect: La elaboración y actualización de los diagnósticos enfermeros se realiza periódicamente partiendo de información basada en la última evidencia, ¿Quién forma parte de este grupo de expertos? Coméntenos los procesos que se llevan a cabo en la definición de NANDA.

-Carme Espinosa: Los procesos de revisión y aprobación de los nuevos diagnósticos están siendo actualizados en estos momentos.

Después de la creación del Programa Marjorie Gordon y de la alianza de NANDA-I con el Boston College la intención de la organización es elevar al máximo el rigor científico en la aprobación y revisión de los diagnósticos utilizando los mayores niveles de evidencia posibles. Por este motivo, y desde hace ya tiempo se ha introducido el NDE (Nivel De Evidencia) como criterio en la aprobación de nuevos diagnósticos.

Los profesionales que forman el CDD son profesionales expertos en el lenguaje NANDA-I. Hasta ahora estos profesionales eran escogidos por criterios democráticos, pero es posible que en un futuro próximo estos criterios se cambien por otros requisitos de carácter científico, esto se está decidiendo todavía, pero se hará público en su momento.

Desequilibrio nutricional-Elsevier Connect: ¿Cómo un diagnóstico enfermero puede ayudar y mejorar la práctica clínica diaria? ¿Y el cuidado y atención del paciente?

-Carme Espinosa: La identificación del diagnóstico enfermero es fundamental para el cuidado. La práctica clínica enfermera se fundamenta en la valoración clínica, que está dirigida a identificar “qué le pasa” a la persona que tenemos delante. Esta es una de las actividades más complejas que debe realizar una enfermera, ya que a partir de la comunicación que establece con la persona que cuida, deberá identificar el diagnóstico enfermero. No existen análisis de sangre o ecografías par diagnosticar la “ansiedad” o el “temor” o el “riesgo de soledad”. Si la enfermera no es capaz de identificar cual es el diagnóstico de la persona que cuida, corre el riesgo de planificar unas intervenciones completamente erróneas, que darán como resultado un resultado esperado ineficaz, inadecuado e insatisfactorio, que puede alargar el tiempo de estancia de la persona en el hospital, aumentar el coste del tratamiento total de su dolencia, y lo que es más grave, causa más dolor, más angustia y más sufrimiento a la persona y a su familia y seres queridos.

-Elsevier Connect: ¿Ve factible universalizar los diagnósticos enfermeros?

-Carme Espinosa: En realidad, la utilización de los diagnósticos enfermeros NANDA-I en España está regulada por ley (Real Decreto 1093/2010, de 3 de septiembre, por el que se aprueba el conjunto mínimo de datos de los informes clínicos en el Sistema Nacional de Salud).

En el resto del mundo, la utilización del diagnóstico enfermero es cada vez más generalizada, a medida que los profesionales enfermeros adquieren consciencia de la propia responsabilidad y la población se hace consciente también de la responsabilidad del profesional enfermero y de qué puede esperar de dicho profesional.

-Elsevier Connect: ¿Cree que el profesional de la Enfermería es consciente de su deber y el valor de que registre su trabajo; sobre todo a la hora de poder investigar, comparar, planificar y evaluar su labor?

-Carme Espinosa: Creo que esta pregunta debería enlazarse con otro debate que correspondería a la calidad de los sistemas electrónicos en los que los profesionales deben registrar su trabajo.

Los profesionales son conscientes del valor de registrar, la cuestión es si los sistemas de qué disponen les permiten registrar ese trabajo de la forma más adecuada, sencilla, si están diseñados pensando en los profesionales que deberán usarlos, etc.

-Elsevier Connect: ¿Cuáles son, a su juicio, los principales retos para la profesión en los próximos años?

-Carme Espinosa: Creo que en los próximos años veremos profesionales enfermeros en roles muy diferentes de los que hemos visto hasta ahora.

Seguiremos viendo enfermeras clínicas en hospitales y centros de atención primaria, residencias geriátricas, pero sin duda otros lugares como la salud mental, laboral, las escuelas, o incluso en roles de asesoría y consultoría vamos a ver enfermeras aplicando los conocimientos tan amplios de esta profesión.

Se van a desarrollar diagnósticos enfermeros en muchas áreas y creo que la profesión enfermera puede experimentar un gran desarrollo si los profesionales que la ejercen se dan cuenta del valor potencial que tienen.

Share
Tweet
Share
Share