Descubra las útimas novedades en Microbiología

Novedades-microbiologia.jpg

El futuro a corto y medio plazo de la microbiología clínica anticipa un período ilusionante. La microbiología está inmersa en una revolución tecnológica que permitirá un notable avance en el diagnóstico de las enfermedades infecciosas. Merced a ella, diagnosticaremos antes y mejor; y seremos capaces de administrar el tratamiento antimicrobiano adecuado con más celeridad y anticipación ante un cuadro infeccioso.

La genómica y la proteómica aplicadas a la microbiología están cambiando nuestra forma de trabajo. Podemos identificar un microorganismo de manera directa o a partir de una muestra clínica en un breve lapso de tiempo, con el consiguiente impacto en la gestión del proceso infeccioso. Los métodos basados en espectrometría de masas MALDI-TOF, así como la genómica o la biología molecular, en sus múltiples variantes tecnológicas y/o metodológicas aplicadas a la microbiología clínica, permiten identificar con total exactitud el agente infeccioso y establecer pautas apropiadas en relación al antimicrobiano a administrar. Mención especial merecen los métodos rápidos, algunos no basados en crecimiento bacteriano que se están implementando para inferir el antibiograma o perfil de sensibilidad a los antimicrobianos. La automatización en todos estos procesos añade, además, un componente de eficacia y eficiencia al laboratorio de microbiología.

Hay que destacar, no obstante, las Nuevas técnicas de Secuenciación Masiva (NGS) del ADN, que están suponiendo una revolución en los análisis microbiologícos de un calado similar al que tuvo en su momento la misma reacción en cadena de la polimerasa (PCR). La posibilidad de obtener el genoma de un microorganismo en un breve período de tiempo, inimaginable hace pocos años, va a cambiar nuestra manera de entender la propia microbiología por las múltiples aplicaciones que se derivan.

En esta línea, los estudios de metagenómica que permiten el estudio de la diversidad en comunidades microbianas nos ayudarán a conocer y entender mejor el microbioma humano y sus alteraciones en relación a enfermedades. Es probable que las NGS sean implementadas en un futuro más o menos cercano en los laboratorios de microbiología de manera rutinaria para procesos diagnósticos o epidemiológicos, o simplemente para elucidar el perfil o “huella” genética en relación a la resistencia a los antimicrobianos.

No podemos tampoco olvidar los estudios acerca de biomarcadores en el diagnóstico y pronóstico de los procesos infecciosos. Ello unido al papel que van a tener microARN específicos (entre otras moléculas) en la patogénesis de determinados virus, que va a ser algo a tener en cuenta en un futuro breve en los estudios microbiológicos.

Todas estas innovaciones tecnológicas permitirán, sin duda, un avance notable en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades infecciosas, así como nuevos horizontes en el conocimiento microbiológico, donde es plausible el desarrollo de nuevas vacunas así como la aparición de nuevas opciones terapéuticas basadas en biotecnología o nanotecnología. Como consecuencia, no sería tampoco descartable el descubrimiento de nuevos patógenos, así como la asociación entre microorganismos específicos y la etiología de enfermedades inflamatorias, crónicas o incluso oncológicas, sin una a priori etiología infecciosa.

Share
Tweet
Share
Share