Hablamos sobre Miller Anestesia

portada1.jpg

Tras el lanzamiento de la última edición del libro de Miller Anestesia, hemos hablado con el Dr. Rafael Uña, jefe de servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital La Paz, que nos ha dado su punto de vista acerca de esta edición y de las novedades más destacadas.

A continuación, os dejamos sus respuestas.

¿Qué aporta la nueva edición de Miller. Tratado de Anestesia a los profesionales sanitarios?

La nueva edición de Miller Anestesia aporta la confianza y seguridad que avalan los 30 años de de reconocimiento entre los facultativos de esta especialidad.

Concretamente, esta edición se actualiza con capítulos nuevos que aseguran su puesta al día como:

  • Neurotoxicidad periopertatoria y anestesia
  • Fisiología y fisiopatología del aparato digestivo
  • Medicina paliativa
  • Tratamiento perioperatorio
  • Medicamentos analgésicos no opioides
  • Anestesia para obtención de órganos
  • Anestesia en cirugía fetal y otros tratamientos fetales
  • Administración de la anestesia por robots
  • Terapias extracorpóreas
  • Evaluación y clasificación de las directrices de práctica clínica de la asa
  • Anestesia fuera del quirófano

Además, se realiza una revisión de temas clásicos pero que han presentado una importante trasformación durante los últimos años, como los capítulos dedicados a las trasfusiones y manejo de sangre en el paciente quirúrgico y la fluidoterapia perioperatoria.

También permite un conocimiento más extenso y actual de temas ya tratados y que han sido desdoblados para favorecer su exposición de forma más detallada como “Sueño, memoria y consciencia” que se han trasformado en dos nuevos capítulos: “La medicina del sueño” y “Consciencia, memoria y anestesia”.

Por último, al incluir el acceso a la plataforma ExpertConsult, que permite al usuario la descarga completa online del libro en una tablet o Smartphone, consigue un mayor dinamismo en su uso, adaptándose mejor a las necesidades cotidianas del anestesiólogo en su entorno habitual: el quirófano.

¿Su lectura es recomendable para otros especialistas sanitarios?; en caso afirmativo, ¿para qué especialidad podría ser más relevante?

Al ser una obra tan extensa expone muchas áreas del conocimiento que interesa a otros especialistas principalmente Intensivistas, cirujanos neumólogos y cardiólogos.

¿Por qué es recomendable su lectura o revisión?

La medicina es una ciencia en constante evolución, en la que el saber varía de forma continua, siendo por tanto imprescindible la actualización constante de los conocimientos adquiridos para asegurar un tratamiento de calidad en los pacientes, fin último de cualquier médico. Solo obras de reconocido prestigio, permiten una puesta al día veraz y fiable de estos conocimientos para su posterior aplicación.

¿Cuáles son las principales novedades en anestesia?

Las principales novedades proceden del avance tecnológico y farmacológico.

En relación con el primero se han desarrollados bombas “inteligentes” de perfusión que, basándose en modelos matemáticos, permiten una administración de fármacos de manera dinámica dependiente del metabolismo y variando según el tiempo de administración y posibles interacciones con otros medicamentos. Dichas bombas se pueden incorporar al registro automático de datos para conservar la información.

Además se han incorporado nuevos dispositivos para facilitar el manejo de la vía aérea difícil, manejo de la insuficiencia renal mediante técnicas de depuración extracorpórea etc .

También se han popularizado técnicas, ya conocidas en otras especialidades, pero hasta ahora poco exploradas en anestesiología, como la ecografía.

Entre los avances farmacológicos, el desarrollo de antagonistas de los relajantes musculares aporta mayor seguridad en la reversión de bloqueo neuromuscular.

¿En qué situación se encuentra España en esta materia en comparación con otros países de nuestro entorno?

Tanto el sistema de formación de especialistas, como los medios disponibles en la mayor parte de hospitales públicos y privados, aseguran un nivel perfectamente equiparable al de nuestro entrono en la comunidad europea.

¿Cuáles son los principales retos en Anestesiología?

El reto de la anestesia, al igual que la cirugía, es asegurar una mayor seguridad en el paciente que debe ser operado. Para ello se buscan procedimientos mínimamente invasivos que permiten una mejor monitorización multimodal que incluya mejor control hemodinámico, respiratorio y neurológico, asegurando siempre una adecuada profundidad de hipnosis, pero sin menoscabo en el control del dolor. Para ello, es imprescindible la aparición de fármacos, que, por sus características farmacocinéticas y farmacodinámicas, eviten al máximo la aparición de efectos colaterales y permitan una recuperación rápida, junto con el desarrollo de tecnologías que consigan anticiparnos a la aparición de efectos adversos, además de minimizar el riesgo de las técnicas propias de la anestesiología como intubación endotraqueal, bloqueos regionales etc.

Por último y dada la creciente demanda, se debe favorecer el confort en exploraciones realizadas fuera del quirófano.

En conclusión: la aplicación práctica de los conocimientos fisiológicos y farmacológicos para conseguir una anestesia segura durante el tiempo necesario, pero de recuperación precoz, sigue siendo el reto del anestesiólogo.

¿Qué investigaciones/estudios hay en marcha en este momento en el área?

Las demandas actúales intentan disminuir la agresividad del procedimiento anestésico quirúrgico para conseguir una recuperación lo más precoz posible y así disminuir el tiempo de ingreso hospitalario, con el consiguiente ahorro de recursos.

Para ello es necesario el desarrollo de fármacos con vida media corta y posibilidad de reversión en caso necesario. Su uso juicioso solo es posible bajo una monitorización adecuada que asegure la profundidad anestésica y cuantifique el umbral del dolor. En este sentido, se están desarrollando monitores para evaluar parámetros hasta ahora no medibles como el dolor (quinta constante).

Además se buscan alternativas que permitan el ahorro de sangre, bien sea mediante recuperadores de la misma o mediante trasportadores de oxígeno artificiales.

Por último, el desarrollo de nuevos antibióticos consigue la disminución de infecciones postquirúrgicas, una de las principales complicaciones en los pacientes intervenidos.

¿Qué demandas podrían hacerse a la Administración?

La autogestión de los servicios de anestesia podría facilitar la motivación entre los profesionales al facilitar la distribución de recursos, tanto personales como materiales, de forma más dinámica y real.

Otros aspectos que desee añadir.

En una época como la actual el acceso a la información es fácil, sin embargo ésta no siempre cumple los mínimos criterios de calidad requeridos, por eso obras como Miller. Anestesia, avalada por múltiples generaciones de profesionales, aporta la confianza suficiente para asegurar que la información proporcionada es veraz, contrastada y sin conflicto de intereses.

Share
Tweet
Share
Share