En busca de una temática “exitosa”: cómo acertar con el contenido de la publicación científica

OP2_Imagen_como-acertar-con-el-contenido-de-publicacion-cientifica.jpg

No hace falta ser un visionario para prever que cuando finalice este año (y probablemente durante bastante tiempo después), los artículos divulgativos y publicaciones científicas más populares, leídas y/o citadas serán aquellas que se refieran al SARS-CoV-2, la COVID-19, y en definitiva, al coronavirus. Pero, ¿qué ocurría antes de la pandemia? ¿cuáles son, en circunstancias normales, los temas y contenidos relacionados con las ciencias de la salud que más éxito y repercusión alcanzan?

Conocer esta información puede ser muy útil antes de decidirse a escribir un artículo científico o divulgativo por varias razones. Para los que se “estrenan” en estas tareas, supone una toma de contacto con los intereses del público-lector, lo que puede arrojar mucha luz a aquellos que no saben “de qué escribir” y para delimitar o redirigir el enfoque del contenido en los que ya se han decantado por determinada temática. En el caso de los científicos e investigadores, lo habitual es que sus publicaciones estén en línea con el campo en el que desarrollan su actividad profesional, pero conocer los temas candentes en el ámbito de la ciencia puede ayudarles a enriquecer sus textos (por ejemplo, incorporando en sus trabajos la colaboración de profesionales expertos en las cuestiones que suscitan más interés), “afinar” con el título (de forma que resulte más atractivo), etc.

Una razón más es la que se desprende de los análisis más recientes sobre el impacto o la difusión de la ingente cantidad de publicaciones científicas que se ha desarrollado en los últimos tiempos, dentro del contexto de lo que muchos denominan ya “hiperproducción” de ciencia, un fenómeno que va a en aumento y que tiene como efecto colateral la presión por publicar de la que ya están alertando muchos especialistas en el tema. Los resultados de estos análisis reflejan que una buena parte de los artículos que se publican no son leídos por nadie y su contenido no se considera relevante por parte de la comunidad científica.

Así lo refleja, por ejemplo, el artículo publicado en el PNAS, la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, titulado Scientific progress despite irreproducibility: A seeming paradox, y cuyos autores concluyen que, paradójicamente, la rapidez con la que se están logrando avances y nuevas teorías en el ámbito de la ciencia, fruto de una intensa labor investigadora, choca frontalmente con el escaso interés que suscita su publicación. En la misma línea, en el número de febrero de 2018 de la revista Nature, el artículo The Science that’s never been cited, detalló el análisis de un total de 12.000 revistas referenciadas en la base de datos bibliográfica Web of Science. Entre los datos derivados de ese análisis destaca que, en el caso de las revistas biomédicas, un 4% de todos los artículos publicados no habían recibido ni una sola cita 10 años después de su publicación, y que del total de artículos (unos 39 millones de todas las disciplinas recogidas en esta base de datos) publicados entre 1990 y 2006, un 21% no había sido citado ni una sola vez.

Claves para ir (casi) sobre seguro

En base a estas evidencias y con el objetivo de determinar las temáticas que cuentan con una mayor acogida por parte de los lectores de esta tipo de literatura, hemos recurrido a algunos de los rankings procedentes de distintas fuentes sobre los artículos mejor posicionados o, en definitiva, más populares durante 2019. Hay que tener en cuenta que si durante mucho tiempo los índices bibliométricos en general y el Factor de Impacto (FI) en particular, han sido los indicadores por antonomasia para determinar la visibilidad de las publicaciones científicas, las nuevas formas de publicar en modo digital permiten tener en cuenta más fuentes y, también, criterios, para valorar este impacto como son el número de “entradas” (personas que acceden al artículo) en el blog o sitio web dónde se publican o la cantidad de seguidores que tiene el autor en las redes sociales, los retuits o likes que recibe, etc. Estas son algunas de las fuentes consultadas y los resultados observados:

-PubMed: Esta base de datos es un recurso gratuito desarrollado por el Centro Nacional de Información sobre Biotecnología (NCBI) de la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM) de EEUU, que incluye cerca de 28 millones de referencias procedentes de Medline, revistas de Ciencias de la Vida y libros electrónicos. El análisis de los artículos más leídos en 2019 en el ámbito de ciencias de la salud refleja una tendencia clara del interés hacia aquellos que se centran en distintos tipos de cáncer (melanoma, de próstata, de páncreas) y las terapias más novedosas para tratarlos (sobre todo, la inmunoterapia); las enfermedades infecciosas; la obesidad (infantil, efecto cardiovascular, beneficios de la dieta mediterránea) y el tabaquismo (con mención reiterada a los cigarrillos electrónicos).

-Science News. Veterano de la divulgación científica, este semanal estadounidense dedicado a la reseña y resumen de investigaciones científicas recogidos de otras publicaciones científicas de mayor especialización, situó entre sus artículos más populares del año pasado los siguientes: entre las noticias, una referida a la posibilidad de que los humanos tengan una magnetopercepción similar a los animales y otra sobre los posibles riesgos de determinados tipos de materiales del hogar en la salud infantil. Y entre las historias principales, las temáticas más populares fueron la vitamina D, los virus (sarampión y varicela) y los efectos terapéuticos del cannabidiol.

-MIT News. Muy ilustrativo resulta también en análisis de las publicaciones sobre las investigaciones que llevadas a cabo en esta universidad que tuvieron más impacto en la página de noticias del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts). Entre las mejor posicionadas se encuentran las referentes a la investigación del nexo entre las infecciones y el autismo; el tratamiento de la diabetes sin necesidad de inyectar insulina; una nueva forma de eliminar el dióxido de carbono del aire y el vínculo entre los hábitos de sueño y las calificaciones universitarias.

-Altmetric. Esta empresa londinense publica todos los años un ranking del 1 al 100 resultado del rastreo que hace de casi 63 millones de menciones de 2,7 millones de investigaciones científicas. Las tendencias temáticas de los resultados de 2019 en materia de salud son muy significativas, tal y como reflejan el lugar que ocupan en el ranking: vacunas, virus e infecciones (puestos 3, 31, 35, 71); contaminación y emergencia climática (puestos 4, 49, 72), alimentación, nutrición y dietas (puestos 11, 18, 21, 23, 25, 29, 30, 32, 54, 79) obesidad (puestos 50, 78), salud pulmonar (puestos 19, 20, 59), cannabinoides (puestos 39, 45, 62), salud cerebral (puestos 15, 36, 63, 82), y estilo de vida –patrones de sueño y ejercicio- (puestos 26, 38, 52).

Si aún no sabes de qué escribir…

En base a estas aproximaciones, se puede concluir que algunos de los temas “top” en lo que a impacto se refiere (número de lectores, citaciones o menciones, popularidad en redes sociales, etc.) son actualmente los siguientes:

  • Enfermedades infecciosas: el sarampión es una constante en la temática más exitosa. También, las vacunas y el comportamiento de virus y bacterias.
  • Dieta y nutrición. Tanto desde el enfoque del adelgazamiento como de las propiedades alimenticias de distintos patrones (dieta mediterránea), ventajas de determinados nutrientes (vegetales) y desventajas de otros (carne roja).
  • Obesidad. Directamente relacionada con la nutrición. Especial interés por la obesidad infantil y por la relación entre el hecho de ser obeso y la diabetes, los eventos cardiovasculares e incluso la contaminación ambiental (cada vez es más frecuente el concepto de “sindemia global”).
  • Cannabinoides. Una contante en las listas de los artículos más leídos, tanto los referidos a sus posibles efectos terapéuticos como a su repercusión en la salud mental y el comportamiento (especialmente entre los jóvenes).
  • Salud pulmonar. Muchos artículos se refieren a los problemas bronquiales y al hábito tabáquico, pero sin duda son los cigarrillos electrónicos los que acaparan un mayor protagonismo en este campo temático.
  • Contaminación y sus efectos sobre la salud. Otra constante son los artículos sobre los aspectos más perjudiciales de este problema. Las repercusiones del cambio climático también son temáticas habituales.
  • Otros temas “nicho”. La salud cerebral (Alzheimer y envejecimiento), la repercusión del estilo de vida en la salud (ejercicio, patrones de sueño, ocio al aire libre) y todo lo relacionado con el cáncer son temáticas que siguen despertando gran interés entre el público lector (científico o “profano”).

Finalmente, y aunque todas estas evidencias pueden ser útiles desde el punto de vista orientativo, nunca hay que perder de vista lo que decía Santiago Ramón y Cajal respecto a los consejos que le había dado un “sabio bibliotecario de Washington” sobre las principales reglas que hay que tener cuenta antes de empezar a escribir un artículo científico: “Tener algo nuevo que decir, decirlo, callarse en cuanto se ha dicho (concisión) y dar a la publicación título y orden adecuados”.

Share
Tweet
Share
Share