El correcto empleo del español en medicina: cómo hablar y cómo escribir

Escibir-hablar-espanol.jpg

Vivimos una permanente paradoja lingüística: mientras en España es frecuente la desatención y uso ignorante del idioma por ciertos profesionales, locutores, presentadores, algunos políticos, periodistas del papel cuché, colectivos diversos, “desaseados de la lengua” en suma, que utilizan las palabras por “aproximación”, y censores que menoscaban su empleo en favor de la lengua autonómica, en el resto del mundo ocurre justo lo contrario: el imparable aumento de nuestro idioma, que tal vez dentro de cuatro décadas pueda desplazar al inglés de su hegemónica posición.

Lenguaje y medicina

Por desdicha, el deterioro de la lengua está presente también en el ámbito médico, pero como universitarios, intelectuales y profesionales de la ciencia de Esculapio estamos obligados a buscar un lenguaje claro y conciso; cuidar y hacer “brillar” el admirable legado del que somos recipiendarios.

En lo docente: clases teóricas, sesiones científicas, mesas redondas, tesis doctorales, conferencias, etcétera, intento en todo momento mejorar el español. Movido por este interés, en los últimos años he venido impartiendo un curso del doctorado: ‘Cómo hablar y cómo escribir en medicina’. El objetivo no ha sido otro que evitar errores y ayudar a una mejor redacción de artículos, memorias, ponencias congresuales, proyectos de investigación y tesis doctorales, porque la forma escrita, complemento de la oral, es imprescindible en la profesión médica: dictámenes, documentos, informes, misivas, manuscritos o textos diversos.

El dominio terminológico es clave para eludir extranjerismos estériles y modismos agresores. La traducción, por ejemplo, de la voz inglesa management se hace erróneamente por “manejo”; event por el malsonante “evento”, o score por puntuación; son estos algunos de los muchos fallos que a menudo se cometen por dejadez, esnobismo o ignorancia (ver tabla). Es el afán de “estar a la última” en personas impresionadas por la “fiebre del inglés”, que creen causar mayor impacto social o profesional si utilizan ciertas voces o expresiones foráneas. De tan enloquecida germanía destaca un término vertido con prodigalidad en artículos científicos, libros, conferencias, congresos y sesiones de todo tipo, me refiero a severo. En la lengua de Shakespeare encierra el significado de grave, pero en español la sinonimia corresponde a riguroso, duro, exacto, estricto o rígido; “la hemorragia es grave en un paciente severo”. Se trata, en suma, de incrementar la adecuada expresión literaria y evitar anacolutos, solecismos, digresiones, escasez de palabra y otros vicios para no quedar atrapados en el aforismo: “el médico que solo sabe de medicina…”.

Anglicismos, signos ortográficos y su correcto uso en español

Uso correcto español Medicina ciencia

El español, idioma universal

Cómo hablar y cómo escribir debe ser, pues, motivo de interés, así como la preocupación por buscar claridad, buena dicción, lenguaje diáfano, límpido, directo y sin ornamentos estériles.

La Real Academia Española, el Instituto Cervantes y la Fundación del Español Urgente velan por el correcto uso del español, fruto del fluir de los siglos y nacido de los usos, costumbres y tendencias de la sociedad, lengua viva y dinámica nacida del latín. El recién creado Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE) permitirá mediante pruebas objetivas vía Internet certificar el grado de conocimiento del español. Y conviene recordar a todo aquel en trance de ser oído o leído el pensamiento de Lázaro Carreter (1923-2004) “…no debería olvidar nunca que casi todo puede decirse, como mínimo, de otra manera que tal vez sea mejor, más clara, más rotunda, más irónica, menos enrevesada, mejor ajustada al asunto, a su intención, a las expectativas de quienes han de leerlo u oírlo, y al momento”.

Autor: Blas Gil Extremera, miembro del departamento de Medicina de la Universidad de Granada (España).

Si quieres acceder al artículo completo de la revista Educación Médica pincha aquí

Share
Tweet
Share
Share