Del resumen de un residente de Hopkins a una fuente clínica reputada internacional: vigésima edición del Manual Harriet Lane de Pediatría

Sin-titulo5.png

El Manual Harriet Lane de Pediatría apareció por primera vez en 1953, cuando Harrison Spencer (residente jefe en 1950-1951) planteó que los residentes deberían escribir un “manual-resumen de claves” de bolsillo. Desde entonces hasta ahora han sido muchas las ediciones que se han publicado y, recientemente, ha llegado el turno de la vigésima, cargada de novedades y que, una vez más, ayudará a mantener actualizados los conocimientos y competencias de todos los médicos de pediatría de nuestro país.

Este Manual recopila los conocimientos y las experiencias de los residentes de Pediatría del prestigioso Hospital Johns Hopkins y es a día de hoy una fuente clínica reputada internacionalmente. “Este manual conciso pero exhaustivo se ha convertido en una herramienta indispensable para los estudiantes. Ha pasado de ser un humilde manual-resumen de claves del residente de Hopkins a un recurso clínico respetado nacional e internacionalmente”, expresan Branden Engorn y Jamie Flerlage, editores de la obra.

Actualizado y revisado por residentes, para residentes, consta de cuatro partes diferenciadas: una primera centrada en la asistencia inmediata en pediatría, una segunda en información diagnóstica y terapéutica, una tercera en consulta y una cuarta en formulario.

Las novedades de esta vigésima edición son más que notables. En el capítulo “Desarrollo, comportamiento y salud mental” se ha actualizado el contenido para dar cabida a los cambios del nuevo Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición, en especial los criterios diagnósticos de discapacidad intelectual.

Asimismo, en el capítulo “Técnicas” se añadieron enlaces a los videos in Clinical Medicine del New England Journal of Medicine. También han sido actualizadas las imágenes de distintas técnicas.

Otra novedad la recoge el capítulo de “Traumatismos, quemaduras y urgencias críticas frecuentes”, que incluye ahora parámetros prácticos para el shock séptico pediátrico y neonatal, así como directrices del tratamiento agudo del traumatismo craneoencefálico grave.

También destaca en el capítulo “Genética” la división en dos secciones para que resulte más fácil usarlo: Metabolismo y Dismorfología, y se ha añadido una tabla de información que debe recogerse para las pruebas genéticas habituales. A su vez, el atlas de fotografías del capítulo “Radiología” ha crecido y mejorado, y la mayor parte del contenido del capítulo “Apéndice al formulario” se ha trasladado a los capítulos relevantes.

Además, todos los capítulos cuentan con contenido adicional online disponible en www.studentconsult.com. Residentes, esperamos una vez más que os sea útil en vuestra trayectoria profesional.

Share
Tweet
Share
Share