¿Por qué nos enamoramos? La Ciencia responde

san-valentin.jpg

Hoy, 14 de febrero, se celebra en todo el mundo el Día de San Valentín, un estallido multicolor y transfronterizo de besos, abrazos y muestras de amor, pero ¿alguna vez te has preguntado por qué te enamoras? o ¿de dónde viene o surge ese sentimiento del que los artistas, filósofos, profesionistas y todo el mundo habla? Pues es un proceso sumamente sencillo. Ahora, pon atención para que cuando te suceda o lo estés disfrutando entiendas a esas mariposas en tu estómago.

Todos tenemos una definición propia e individual del amor, unos más positiva que otros. Sin embargo, desde el punto de vista científico se le ha caracterizado como un fenómeno integral en el que participa nuestro cerebro, órganos productores de hormonas, como la Hipófisis y la Glándula Adrenal. De igual manera, un sin número de mensajeros químicos que son los responsables del placer, euforia, confianza, ansiedad, tristeza depresión y seguridad que seguramente alguna vez has sentido ¡Ellos son los verdaderos culpables, y no tu pareja!

Dos tipos de amor

El amor incluye patrones conductuales, cognitivos, y emocionales; pero hay dos tipos de amor: El Amor Filial (Maternal o Paternal) y el Amor por tu Pareja. Ambos son fundamentales en la supervivencia de nuestra especie. El primero permite garantizar un crecimiento y educación necesaria para sobrevivir a los hijos o descendientes; el segundo lleva a la reproducción, en términos generales, así como la seguridad y confianza en entornos cambiantes, así la perpetuación y supervivencia de la especie.

Fases en este sencillo y a la vez complejo sentimiento

1.- “SIENTO MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO”: Esta primera fase, dominada por la atracción, iniciada con la percepción y el consecuente placer cuyo origen es la estimulación de los sentidos. En los primeros meses experimentarás un aumento de cortisol, una hormona de crecimiento relacionada con el estrés. Presentarás estados de ansiedad y estrés moderado a través de un aumento de la sudoración, presión arterial, ritmo cardíaco y en los movimientos peristálticos las famosas “MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO”. Lo único que necesitas es disfrutar de esta etapa, es un estado muy motivador, inspirado y reconfortante.  Ten cuidado que sean mariposas por amor y no por algo que hayas comido.

2.- “AMOR A PRIMERA VISTA”: Aún sigo en la disyuntiva de si existe o no, pero de lo que sí estoy segura es de que el estímulo más importante es la vista, sin hacer de menos al resto de los sentidos. Sin embargo, actualmente la tecnología y las redes sociales han hecho que muchas veces el primer contacto entre dos personas sea virtual, y que sin tener estímulo olfativo, auditivo o incluso visual, se pueda desencadenar el enamoramiento.

3.- “TE QUIERO CON TODO MI CORAZÓN”: ¿Realmente con todo el corazón, o querrás decir “TE QUIERO CON TODO MI SISTEMA LÍMBICO?” a pesar de lo romántico que suena, todos nuestros sentimientos, pensamientos y sueños provienen de la actividad cerebral. En nuestro cerebro un sistema de comunicación, conformado de diversas estructuras interconectadas, que se conoce como sistema límbico, responsable de experimentar toda la gama de emociones que se presentan en nuestra vida.

4.- “DESDE QUE TE VI, ME ENAMORÉ”: Probablemente sea cierto, lo que les dicen, ya que hay regiones cerebrales que mediante resonancia magnética funcional ha sido posible descubrir que al presentar una fotografía de un hijo a una madre o padre o del ser amado a la pareja enamorada activa regiones similares del sistema límbico. Por ejemplo, las estructuras relacionadas con el deseo sexual, como el hipotálamo, se activa en el amor de pareja ante un estímulo visual.

Asimismo, la presentación de fotografías de la persona amada, o con tan sólo verla un instante, activa regiones del cerebro relacionadas con emociones positivas, que causan bienestar como la ínsula, la corteza del cíngulo y los núcleos caudado y putamen.

5.- “EL AMOR ES CIEGO”: La culpa es de la INACTIVACIÓN de otras regiones cerebrales como la amígdala cerebral y la corteza cerebral frontal y prefrontal que se asocian al miedo, la tristeza y al establecimiento de un juicio crítico de la conducta y las intenciones de las personas, que se relaciona con el hecho que cuando estamos enamorados todo o casi todo nos parece idea o perfecto en nuestra pareja.

6.- “EL CULPABLE ES CUPIDO”: No, las moléculas del AMOR, son las culpables. Existen sustancias íntimamente ligadas a este sentimiento. Estas sustancias son algunas hormonas como la vasopresina y la oxitocina, neurotransmisores (moléculas encargadas de la comunicación entre las Neuronas” como la Dopamina y la Serotonina, y los Opiáceos Endógenos (Moléculas producidas en nuestro cerebro, relacionadas con las sensaciones de placer y la disminución del dolor, como las endorfinas y las encefalinas).

La vasopresina y la oxitocina son péptidos, sustancias formadas por aminoácidos que forman las proteínas. Se producen en el hipotálamo y tienen acciones vitales como la vasopresina se encarga de la regulación del contenido de agua en el cuerpo también llamada hormona antidiurética, mientras que la oxitocina esencial en el trabajo de parto y lactancia. Además de estas funciones, se ha encontrado un despliegue de conductas sociales, el establecimiento de lazos madre-hijo durante el parto y lactancia o durante el coito hay un incremento de secreción de vasopresina y oxitocina, lo cual afianza el vínculo entre las parejas. La serotonina, dopamina, y las encefalinas participan en el reforzamiento y generación de muchas emociones relacionadas con el placer, celos y las sensaciones de recompensa.

Si existen moléculas de amor, ¿podríamos elaborar porciones de amor o tener la cura para el mal de amores?

7.- “MAL DE AMORES”: Seguramente alguna vez has escuchado o incluso comprado perfumes o desodorantes que contienen las famosas feromonas, son sustancias volátiles que contienen oxitocina o feromonas sintéticas. Las feromonas, son sustancias volátiles que producimos en la piel, como las sudoríparas, y estimulan el sistema del olfato, activando una región en la nariz llamado órgano vomeronasal y se ha demostrado que producen diferentes respuestas fisiológicas como cambios en la respiración, frecuencia cardiaca y en los niveles de hormonas como las gonadotropinas y la testosterona. Dadas las diferentes sensaciones de placer que provoca el amor, cuando sufrimos alguna decepción o terminamos una relación, se produce una ausencia de todas estas emociones y sensaciones positivas y placenteras o que nos lleva al “MAL DE AMORES”. Aunque según los expertos el mejor remedio ante una ruptura es pasar por un periodo de duelo por la pérdida del ser querido y después…. ENAMORARSE DE NUEVO.

8.- “ÉRAMOS MUY FELICES, PERO ME FUE INFIEL”: En el amor de pareja uno de los componentes que en general es determinante para mantener una relación de pareja es la fidelidad, que en la mayoría de las sociedades se refiere a tener una sola pareja sexual al mismo tiempo. Además de todos los factores sociales que pueden influir en el establecimiento de vínculos con una o más parejas al mismo tiempo, los científicos se han preguntado si existe alguna base biológica de la fidelidad y al parecer la respuesta es positiva. Se ha identificado que el gen del receptor para vasopresina presenta variantes entre una especie y otra. Investigadores suecos y de Estados Unidos, encabezados por Hasse Walum, del Instituto Karolinska en Suecia, se dedicaron a estudiar en el ser humano la relación entre las variantes del gen receptor para vasopresina, denominado AVPR1A y los lazos de unión con la pareja. Los resultados fueron publicados en el año 2008 en la Revista Proceedings of National Academy of Sciences, demostrándose que hombres suecos con una particular variante de gen presentaba mayor probabilidad de mantenerse solteros, o bien si estaban casados, presentaban problemas conyugales debido a débiles lazos de unión con su pareja  y su establecimiento de relaciones sexuales extramaritales.

Se cree actualmente que en un futuro para encontrar la pareja ideal, o al menos una pareja fiel, bastaría con un estudio de genes que participan en nuestras conductas sociales, como los receptores de vasopresina, oxitocina y dopamina, y determinar la predisposición de hombre o mujer a tener más de una pareja al mismo tiempo. En mi opinión, contar con una variante en particular de cierto gen o genes relacionados con los lazos afectivos como la vasopresina por ejemplo, no necesariamente determinará una conducta monógama o polígama, nuestras características y conductas son el resultado de la interacción de nuestros genes con el medio ambiente y hay muchos factores medioambientales que modulan las relaciones de pareja.

9.-“¿CUÁNTO DURA EL AMOR? O ¿EL AMOR ES PARA SIEMPRE?”

Uno de los cuestionamientos constantes y aún sin respuesta. Diversos grupos de psiquiatras y psicólogos han intentado responder a esta pregunta afirmando que el enamoramiento dura unos meses y después se pasa a un estado más consciente y crítico de la realidad, en el cual empiezan a valorar las distintas características de la pareja, es cuando podemos definir si la relación es realmente confiable, placentera y reconfortante. Se ha propuesto que una relación que recién inicia, hay una gran cantidad de estímulos y situaciones novedosas que causan en la otra persona interés, placer y una buena dosis de aprendizaje. Pero, después de cierto tiempo, los estímulos dejan de ser novedosos el aprendizaje disminuye y comienza la monotonía. Por todo lo anterior, se dice que le secreto está en variar las actividades y conductas que se presentan en una relación de pareja, basar su relación en la comunicación eficaz, la confianza, la intimidad, la celebración de momentos importantes, el compromiso y la espontaneidad.

Para finalizar, me resultó interesante y divertido conocer y dar a conocer de manera integral los procesos experimentados cuando amamos, no solo a nuestra pareja, también a nuestra madre, padre, hermanos, amigos,… Cuando dejamos de amar, o ya no somos amados, los componentes culpables del amor, su importancia evolutiva, las regiones cerebrales y los mensajeros químicos que participan en el mismo, la forma en que el cerebro organiza el despliegue de diversas conductas y mecanismo moleculares que llevan a experimentar distintas emociones, y al conocer todo ello aún sigo creyendo que ENAMORARSE es una estado único, que debe vivirse, disfrutarse y valorarse, hoy, mañana y SIEMPRE.

Referencias:

Fisher, H. (2004). Por qué amamos: naturaleza y química del amor romántico. México: Taurus.

Golombek, D. (2007). Sexo, Drogas y Biología y un poco de rock and roll. Argentina: Siglo XXI.

Share
Tweet
Share
Share