La inteligencia artificial entra en juego en lugares remotos

blogunearthed1680x942.jpg

Se está usando la inteligencia artificial en todos los ámbitos, desde los negocios hasta la protección de la vida salvaje.

Por Lucy Goodchild van Hilten

Un guarda forestal camina cuidadosamente a través de os árboles, parándose para escuchar alguna señal del cazador furtivo al que está siguiendo. Cazados para conseguir pieles, medicinas o simplemente como trofeos, la población mundial de tigres se ha reducido hasta casi la extinción, a 3.200 ejemplares. La escala de destrucción está aumentando, y para combatir la corrupción y los incentivos financieros que llevan al tráfico ilegal, ha de afrontarse una estrategia triple: enfrentar el origen, la transmisión y la demanda de productos relacionados con animales salvajes.


1

Pie de foto: Una trampa usada por cazadores furtivos para atrapar animales en África. El Dr. Milind Tambe realizó esta foto en el Parque Nacional Murchison Falls, en Uganda.


El suministro puede solucionarse si los guardas forestales capturan a los cazadores antes de su ataque, pero encontrar un solo cazador en miles de kilómetros cuadrados es casi imposible, y en áreas pobres, los recursos son tan limitados que es muy difícil interceptar a los furtivos.

La inteligencia artificial y la teoría de juegos son elementos inesperados en el arsenal de armas empleadas para combatir este problema.

Usando simples dispositivos GPS, los investigadores proporcionan softwares inteligentes que ayudan a los parques con menos recursos a proteger su fauna y combatir el tráfico global. El ingeniero y profesor de informática Milind Tambe, de la Universidad del Sur de California, lidera un equipo llamado PAWS (Equipo de Protección para la Seguridad de la Vida Salvaje).


2

Pie de foto: Milind Tambe, PhD, es profesor de Ingeniería Informática en la Universidad del Sur de California.


“Usamos la inteligencia artificial para conocer y sacar ventaja a nuestros adversarios, en este caso, los cazadores furtivos”, comenta. “Es fascinante ver el potencial de esta tecnología desplegada. Creemos que realmente marcará la diferencia”.

Un reciente transformador de la inteligencia artificial, el Dr. Tambe se encuentra entre el creciente grupo de profesionales defensores de la ciencia y la tecnología que usan la inteligencia artificial para extender los límites de la inteligencia humana. La aplican en muchos ámbitos, desde diagnóstico médico hasta educación, para combatir el terrorismo o para el mercado de valores.

La inteligencia artificial en el mundo real

La inspiración de cara a combatir la caza furtiva ha llegado desde diferentes puntos del mundo. Hace diez años, el Dr. Tambe y su equipo, estableció un peculiar enfoque para mantener la seguridad del aeropuerto internacional de Los Ángeles. Con motivo del ataque al aeropuerto internacional de Glasgow, en Reino Unido, cuando un grupo de terroristas irrumpió con un todoterreno cargado de bombonas de gas en la terminal, los directores del aeropuerto de Los Ángeles quisieron revisar la seguridad, pero sus recursos eran limitados. El principal problema del aeropuerto es el acceso: hay ocho carreteras de acceso y no suficientes policías para vigilarlas todas a la vez.

¿Cómo distribuir los limitados recursos de seguridad? La idea del Dr. Tambe fue usar la teoría de juegos para resolver el problema de planificación, distribuyendo de forma aleatoria la vigilancia y así despistar al enemigo. La clave fue la imprevisibilidad. El Dr. Tambe afirmó:

“Nos preguntamos, ¿Dónde pondríamos los controles policiales? Es importante hacerlo aleatorio, así los posibles terroristas no pueden saber dónde estará el personal d seguridad. Pero algunas terminales reciben más personas que otras, necesitando así mayor protección. Y si una terminal no tiene gente, por ejemplo, durante la tarde, no debes otorgarle el mismo peso. Así que la lógica es intentar ser imprevisible a la vez que proteges al público que necesita más protección. Eso es lo que hace nuestro software”.

El equipo comenzó a trabajar con los guardacostas de EEUU, con la Administración de Seguridad de Transportes (TSA) y otras agencias con el mismo reto: limitados recursos y muchos públicos que proteger. En 2010, un discurso en un evento del World Bank Global Tiger Initiative, lo cambió todo:

“Me sorprendió escuchar a los ponentes describiendo las nefastas condiciones de algunos animales como el tigre o el rinoceronte: estaban hablando de extinción. Para mí esto fue chocante, la extinción de grandes especies. Había solo 3.000 tigres salvajes; algo debía hacerse. Me motivé a encontrar técnicas que pudieran ser valiosas para proteger la vida salvaje”.

Se rodeó de los colaboradores adecuados, y tras unos años de investigación, empezaron a desarrollar y probar su enfoque para distribuir los recursos de seguridad con los guardas forestales.

Enseñar un programa informático para aprender


3

Pie de foto: El Dr. Milind Tambe y la estudiante de doctorado Fei Fang en una patrulla de prueba probando su software de GPS en Malasia (foto de Rob Pickles, Panthera).


La inteligencia artificial es reactiva; aprende y se adapta a la situación. El Dr. Tambe y sus estudiantes de doctorado Fei Fang y Thanh Nguyen descubrieron una forma de usar la teoría de juegos, tal y como hicieron en el aeropuerto, para desarrollar un patrón planificado para las patrullas de los parques naturales que respondieron a la nueva situación. El enfoque incorpora dos tipos principales de información: cuándo tuvieron lugar los incidentes pasados y qué áreas necesitan protección adicional. Revisando los incidentes pasados ayudaban al software a predecir de forma más precisa cuándo podrían tener lugar los futuros ataques, y consecuentemente reforzar las áreas que necesitan mayor vigilancia.


4

Pie de foto: La Dra. Fei Fang recibió su doctorado del Departamento de Ingeniería Informática de la Universidad del Sur de California, en la cual trabajó con el profesor Milind Tambe en el equipo de investigación.


El software se incorpora a los dispositivos GPS que llevan los guardas forestales, proporcionando a cada persona recomendaciones para llevar a cabo ciertas acciones, como acudir a otra área diferente. Los datos también retroalimentan el software que se tienen en cuenta para futuras recomendaciones. Es en este punto en el que la inteligencia arificial aparece, el Dr. Tambe explicó:

“El software está aprendiendo, adaptándose al enemigo y a lo que éste está haciendo. En primer lugar, es fundamental conocer y entender a tu adversario y lo que ha hecho en el pasado, para poder hacer mejores predicciones. En segundo lugar, hay que cambiar tus aproximaciones a medida que ellos cambian las suyas, debes mantenerte actualizado si quieres derrotarles. Nuestros primeros resultados son positivos, y tenemos esperanza en que esto suponga un gran cambio, ayudando a atrapar a los furtivos antes de que puedan cazar y matar más de estos majestuosos animales”.

Un nuevo uso para la inteligencia artificial

El uso de la inteligencia artificial para mantener la seguridad de los aeropuertos y la protección de la fauna salvaje demuestra su versatilidad. En Elsevier, los algoritmos del aprendizaje automático de la inteligencia artificial, se han aplicado a una gran cantidad de información a nivel de plataformas digitales, teniendo en cuenta los mismos principios de aprendizaje adaptativo aplicado a sistemas que potencian el desarrollo de la ciencia y la medicina. En educación enfermera, por ejemplo, los datos, el análisis y las técnicas adaptativas se usan para monitorizar la interacción con el contenido de los estudiantes, evaluaciones y simulaciones. Esta tecnología “aprende” del usuario y responde con una experiencia educativa personalizada.

“La inteligencia artificial, o aprendizaje automático, no es algo del futuro”, comenta Dan Olley, Director de Tecnología en Elsevier. “Es parte de la plataforma de aprendizaje semántico que estamos desarrollando actualmente”, El objetivo: “proporcionar conocimientos basados en datos y respuestas a los clínicos e investigadores en todo el mundo”.


5

Pie de foto: Dan Olley es Director de Tecnología en Elsevier.


El resurgimiento de esta tecnología coincide con el ascenso de la inteligencia artificial, a lo que mucha gente se refiere como “el invierno de la inteligencia artificial”.

“La inteligencia artificial es un término que se ha escuchado durante años para describir las máquinas que podían pensar por sí mismas”, explica Olley, citando las pruebas definidas, como el “Turing test”, el cual se supone que definía cuándo las máquinas cambian de aparentar que piensan a pensar realmente por sí mismas. Pero Olley se dio cuenta de que, en algunos círculos científicos, se habían alejado del término porque les recordaba a ciencia ficción.

De hecho, la inteligencia artificial en forma de aprendizaje automático, ha despertado de nuevo el interés a un gran número de empresas. El aprendizaje automático está enseñando a los ordenadores a resolver problemas, desde el reconocimiento facial hasta los coches que se conducen solos. Pero a pesar del éxito, Olley advierte de que el tiempo es importante. Como establecía en un artículo reciente en CIO, “si los directores de informática hubieran invertido en aprendizaje automático hace tres años, habrían tirado el dinero. Pero si esperan tres años más, serán inalcanzables”.


6

Elsevier está celebrando que iniciativas individuales expandan las posibilidades de la ciencia, la tecnología y la salud. Cada día nuestros profesionales en tecnología fortalecen el conocimiento, a través de plataformas de conocimiento semántico, aplicando procesos como el aprendizaje automático y procesamiento de texto avanzado aplicado al contenido y datos, para impactar de forma real en nuestro mundo. Conoce nuestras vacantes en tecnología.


Cuando el Dr. Tamble llegó a la Carnegie Mellon University en 1986 como estudiante de doctorado, trabajó con el Dr. Alan Newell, uno de los fundadores de la inteligencia artificial.

“El campo estaba en auge”, recalcó. “Había gran cantidad de inversores, y miles de personas querían aparecer en conferencias hablando sobre los últimos avances en inteligencia artificial. Pero entonces, de repente, el dinero desapareció a inicios de los 90”.

“De repente, la música se paró. Vas a una conferencia y casi no hay industria presente, y menos gente aún (y sin comida gratis). Se secó todo durante unos pocos años. La gente nos advirtió que no dijéramos que estábamos trabajando con inteligencia artificial, porque se consideraba un fracaso. Pero no estábamos haciendo nada malo.”

Lejos de abandonar, el Dr. Rambe forzó el “invierno de la inteligencia artificial”, y científicamente el campo continuó avanzando como antes, cambiando con el tiempo. Ahora, 25 años después, asistimos a este resurgir con atención: hace pocos meses, el Dr. Tambe asistió al segundo de los cinco talleres sobre inteligencia artificial llevados a cabo por la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca con el fin de aumentar la concienciación pública. Él espera que algo grande suceda este otoño, un comunicado de la Casa Blanca. Esto será una clara señal de que realmente hay una primavera de la inteligencia artificial. Mientras tanto, aplicándolo al mundo real de los negocios y a los problemas mundiales como la extinción. Parece que la inteligencia artificial ya ha florecido.

Mira el vídeo sobre el sistema de protección de la fauna salvaje

Accede a la investigación aquí


Colaboradora de Elsevier

Lucy Goodchild van Hilen

7

Tras varios intentos, Lucy Goodchild van Hilten se dio cuenta de que es mucho mejor escritora que científica. Matriculada en un máster en Historia de la Ciencia, Medicina y Tecnología en el Imperial College de Londres, se convirtió en editora asociada en Microbiology Today. Tras una temporada en el gabinete de prensa en el Imperial College, con sus hostorias en primera página, se mudó a Ámsterdam para trabajar en Elsevier como Responsable de Comunicación y Marketing para el área de ciencias biológicas. Ahora trabaja por su cuenta como escritora en “Tell Lucy”.

Share
Tweet
Share
Share