Diversidad biológica: es tarde para renunciar, depende del hombre

dia-de-la-biodiversidad.jpg

“Una apreciación equitativa de todas las partes del estudio de la naturaleza, es más que toda una necesidad del tiempo actual, en el cual la riqueza material y el aumento del bienestar de las naciones, debe estar basada en la utilización más cuidadosa de los productos de la naturaleza y de las fuerzas naturales…”.

Alexander Von Humboldt

El ser humano en su afán de cubrir sus necesidades, ha hecho uso indiscriminado de recursos naturales y ha causado la pérdida de la biodiversidad, con esta pérdida está atentando no solo contra la naturaleza, sino que está poniendo en riesgo el futuro de la humanidad, ya que hablar de biodiversidad es hablar de toda forma de vida y de la manera en que las sociedades humanas se relacionan con ellas, es hablar del presente y del futuro de la vida en el planeta. Es por ello que la ONU ha declarado el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica para tomar conciencia y sensibilizar a los Estados y a los ciudadanos del mundo la urgencia de respetar toda forma de vida.

La biodiversidad se refiere a todos los elementos vivos que componen nuestro planeta, sus relaciones y diversidad genética, los procesos ecológicos que hacen posible su existencia, los procesos evolutivos que los han originado. Comprende un complejo sistema en donde cada ser vivo cumple un papel determinado que esta interrelacionado con los demás seres y a que ha evolucionado a través de millones de años, todos los organismos de la Tierra interactúan entre sí y cada forma de vida contribuye al balance del ecosistema global.

La especie humana apareció tardíamente en la historia de la Tierra, pero ha sido capaz de modificar el planeta con sus actividades aunque los primeros humanos sin duda vivieron más o menos en armonía con la naturaleza, ya que ésta siempre pudo ofrecer lo que requirió sin amenazar el equilibrio de los ecosistemas, no obstante al ir creciendo la población, mejorando y aumentando la tecnología, al aumentar la intensificación de los procesos productivos y al darse la multiplicación de la utilización de recursos naturales, los ecosistemas están perdiendo la capacidad de recuperación, lo que  ha ocasionado la pérdida de la biodiversidad del planeta.

En los últimos 50 años, los seres humanos han transformado los ecosistemas más que en ningún otro período de tiempo comparable de la historia humana. Como consecuencia, la biodiversidad ha descendido dramáticamente, casi un 30% a nivel mundial entre 1970 y 2005, según el de WWF. (ECOLOGISTAS EN ACCION , 2009)

Según la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica en su publicación Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 3, indica que  “hay indicios de que continua pérdida de los tres componentes principales que comprende genes, especies y ecosistemas de la biodiversidad” (SECRETARIA DEL CONVENIO SOBRE LA BIODIVERSIDAD ECOLOGICA, 2010). En este mismo documento se estima que siguen desapareciendo considerablemente especies de anfibios, especies de coral, vertebrados, se estima también que cerca de un cuarto de las especies vegetales están en peligro de extinción, que los hábitats naturales se siguen deteriorando, que existe disminución de humedales de agua dulce, que hay una amplia fragmentación de bosques, ríos y otros ecosistemas. Existe una larga lista de la pérdida de especies y ecosistemas y si bien la selección natural es una causa, es indiscutible que la intervención de ser humano es un factor fundamental para la desaparición de la biodiversidad ya sea por la sobreexplotación de recursos, la contaminación y el deterioro ambiental, la tala indiscriminada de bosques, la caza, la agricultura, el monocultivo, la pesca predatoria etc.

El problema de la pérdida de la biodiversidad es multiforme y complejo, es consecuencia directa de nuestra avaricia, codicia, ignorancia y falta de respeto a otras formas de vida que está afectando a la naturaleza y con ella a toda la humanidad presente y futura. Pero el problema no está en la humanidad en sí misma, el problema está en una determinada concepción del ser humano, Aristóteles decía por ejemplo que los seres vivos existían para beneficiar al ser humano, el hombre se ha visto así mismo como el pináculo de la naturaleza surgiendo la prerrogativa de dominio absoluto. Hoy es fundamental reflexionar sobre la relación que tiene la especie humana con otros individuos y otras especies, y buscar el lugar que tiene en el cosmos y las acciones que debe emprender en función de su libertad y racionalidad para buscar soluciones efectivas para un mundo que está amenazado.

Muchos pensamos que la solución del tema de la biodiversidad debe darse desde el campo científico, y de hecho la ciencia se constituye en un arma poderosa en la búsqueda de soluciones, sin embargo, el problema de la diversidad debe tratarse desde el ámbito económico, social, político y ético, el problema de la diversidad no involucra no solo a los científicos y a los expertos, involucra a cada uno de los seres humanos que poblamos este planeta.

Actualmente es innegable que todos los seres compartimos un pasado evolutivo y estamos estrechamente interrelacionados, no existe duda alguna que los recursos naturales son finitos y que de mantener los índices elevados de consumo y producción que mantenemos actualmente puede conducirnos a un desastre de grandes proporciones. Así que me pregunto ¿vale la pena arriesgar la biodiversidad por un supuesto desarrollo económico? Es imprescindible cuestionar la actual sociedad de consumo y nuestra concepción de calidad de vida, es necesario mirar la naturaleza no como una mercancía, o como un espacio productivo y un lugar de recursos explotables, sino que debemos mirar nuestro mundo natural como la esencia de la vida y de nuestra vida.

Este sistema complejo puede dejar de funcionar si continúa perdiendo sus piezas poniendo en riesgo la supervivencia del mundo ya que no existe una sola forma de vida que pueda vivir en total aislamiento.

Para más información de lo que se realiza a nivel internacional ingresa aquí.

Autor: Valeria Nataly Dávalos Castelo, Oficial Local para Intercambios de Investigación AEMPPI – UNACH 2017, miembros de AEMPPI Ecuador.

Fuente:

ECOLOGISTAS EN ACCION . (Mayo de 2009). Recuperado el 7 de 5 de 2017, de www.ecologistasenacción.org.

SECRETARIA DEL CONVENIO SOBRE LA BIODIVERSIDAD ECOLOGICA. (2010). Perspectiva Mundial sobre la Diversidad Biológica 3. Montreal, Canada. Recuperado el 7 de 05 de 2017, de https://www.cbd.int/doc/publications/gbo/gbo3-final-es.pdf

Share
Tweet
Share
Share