Componente género en I+D: el techo de cristal comienza a resquebrajarse

Genero-investigacion.jpg

Elsevier acaba de publicar el informe: ‘Gender in the Global Research Landscape’. La particularidad y valor de este estudio reside en que para su abordaje los autores se enfundaron unas lentes de género con el objetivo de determinar el peso que tiene la mujer en la I+D a nivel mundial hoy. Históricamente el equilibrio en este sector estaba claramente vencido del lado masculino. El camino hacia esta meta no fue fácil: tras examinar 12 áreas geográficas y 27 áreas temáticas a lo largo de 20 años parece ser que la balanza de la desigualdad de género se ha tambaleado.

Se estrecha la horquilla

Tenemos que remontarnos al año 2013 para localizar un estudio de estas características. Sin exhibir la profundidad del que nos ocupa, la UNESCO ofreció unos datos reveladores en aquel entonces que apuntaban la tendencia que certifica el texto actual. Aquel año la producción de trabajos de investigación a nivel mundial presentaba ‘casi’ un equilibrio total: las mujeres produjeron entre un 44% y un 54% de los estudios. Una horquilla que se aplicaba casi a la totalidad del globo, exceptuando regiones puntales como Japón, donde bajaba hasta un 33%.


Holly Falk-Krzesinski
, Elsevier’s VP of Strategic Alliances for Global Academic Relations: “Este informe proporciona una visión empírica que debe ser una parte integral de la toma de decisiones en el futuro”. 

Elsevier fue más allá en la metodología para ofrecer un mapa de situación más actual, cuantificado y global. El estudio recorre dos décadas de datos de ScopusScienceDirect – a través de 12 regiones geográficas y los 27 temas de Scopus – basados en pruebas de rendimiento global de investigación. Los resultados certifican lo apuntado por la UNESCO años atrás. El peso en la autoría de investigaciones tiende hacia el equilibrio. Si bien la firma de una mujer estaba entre 1996-2000 en el 32% de los estudios publicados en Europa, en 2015 se eleva hasta el 41%. Estados Unidos se mueve en cifras similares a las europeas, 31% frente al 40% actual, al igual que Australia, 33 y 44%.

PRODUCCIÓN DE TRABAJOS CIENTÍFICOS POR GÉNEROComponente género en I+D: el techo de cristal comienza a resquebrajarse

Esta tendencia positiva se detecta también en el número de patentes. El número de mujeres como autoras en este aspecto es significativamente mayor con respecto a los hombres. Cifras que se presentan a la inversa si de lo que se habla es del número de inventores, donde el género masculino es abrumadoramente mayoritario en las principales áreas de producción de I+D mundial (imagen de abajo).Componente género en I+D: el techo de cristal comienza a resquebrajarse

Otro extracto valioso del informe es la constatación de que las mujeres se han dispuesto a especializarse menos que los hombres; su producción tiende a ser un poco más de carácter interdisciplinario. “Las mujeres prefieren la investigación que vincula a más de un campo,” explicaMiyoko O. Watanabe, directora ejecutiva adjunta de la Oficina de Diversidad e Inclusión en la Agencia de Ciencia y Tecnología de Japón. “Esto está probablemente relacionado con las mujeres que están más inclinadas a pensar y trabajar a nivel mundial. Las mujeres son capaces de trabajar en cualquier lugar y en comunicación con muchas personas en amplios campos de la investigación”.

Uta Frith, Emeritus Professor, Institute of Cognitive Neuroscience and Department of Psychology, UCL
“Identificadas las discrepancias en las prácticas de publicación de hombres y mujeres en todo el mundo, ahora debemos explorar ideas sobre las causas de la desigualdad de género en la ciencia”.


Hándicaps: desde la maternidad hasta el ‘efecto Matilda’

Con este informe Elsevier espera haber proporcionado a las instituciones, gobiernos y otras partes interesadas conocimientos basados ​​en datos y orientación sobre la investigación de género y el nivel de igualdad actual. Con ello espera que sirva de fuente de inspiración para otros estudios, así como para que los responsables establezcan parámetros que sirvan para cimentar el futuro progreso hacia una igualdad de género en la investigación total.

Si bien la horquilla se está ‘estrechando’ en los últimos años, es cierto que, según cifra el informe, aún quedan desigualdades pendientes. De cara al futuro, el estudio firmado por Elsevier señala, aparte de un sesgo persistente en la contratación, la autoría, el reconocimiento y la promoción, el ‘efecto Matilda’. El referido efecto critica un supuesto prejuicio común contra el reconocimiento de las contribuciones de las científicas en la investigación, cuyo trabajo se atribuye a menudo a sus colegas masculinos. Junto a estos obstáculos, el estudio señala un aspecto más ‘biológico’, por el que las mujeres son más propensas que los hombres a tener una trayectoria no lineal y dejar la vía académica debido a factores personales, como la maternidad.

Componente género en I+D: el techo de cristal comienza a resquebrajarse

Vladimir Šucha, Director General del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea “Veo un gran potencial para el análisis de datos en la identificación de sesgos, incluyendo el sesgo de género, en nuestras organizaciones y en la forma en que evaluamos la investigación. El informe de Elsevier es un paso importante hacia la obtención de esta evidencia”.


Elsevier equilibra la balanza de género

Elsevier ha puesto en marcha en los últimos años varias iniciativas a gran escala encaminadas a equilibrar la balanza de género. Entre estos proyectos destaca el Nuevo Programa de Prácticas Profesionales  de la Fundación Elsevier, el Grupo de Trabajo de Género y el informe ‘Mapping Gender in the German Research Arena’. Este último trabajo destaca los avances significativos hacia el equilibrio de género en la investigación, aunque destaca varios “temas que deben ser abordados de manera urgente” para lograr el tan ansiada igualdad.

Descargarse el informe completo en el siguiente enlace: Gender in the Global Research Landscape’

También te puede interesar:

El Big Data será clave en el sostenimiento del Sistema Nacional de Salud

Avanzando en el camino de la investigación del tratamiento del cáncer