Redes sociales y profesionales sanitarios: ¿qué relación deben guardar?

RRSS-Ciencias-de-la-Salud.jpg

Manual de estilo para estudiantes de Medicina en redes sociales

El conocimiento es poder dicen por ahí, y bueno también es una responsabilidad. Cuando eres un profesional del área que sea es bastante difícil que el resto sea capaz de dividirte. Si veo una publicación tuya en redes sociales no veré solo lo que Juanito Pérez publica, veré la opinión fundamentada del Médico Pérez.

Esto es bastante peligroso. ¿Por qué se preguntaran? Bueno, no todos los profesionales tienen la ética de asegurarse que lo que exponen es correcto. Muchos cargan el título pero no la responsabilidad.

Hace unos meses aquí en Chile un médico que frecuentemente hacía apariciones en la televisión salió dando un pésimo consejo. Sugería que se tomara una “droga milagrosa” contra el cáncer. Bueno, la droga milagrosa era un compuesto que a pH fisiológico era potencialmente mortal. Pero muchas personas lo hicieron, muchas personas confían ciegamente en alguien que carga un título en la espalda.

Creo que las redes sociales deben separarse. Si usted quiere utilizar una red de manera profesional haga una donde se enfoque solamente en eso; si quiere una más personal donde compartir bromas con amigos y familias, manténgala en la privacidad de su entorno.

Cada persona con un nivel de conocimiento alto asociado a cualquier área debe expandir y hacer llegar este conocimiento a quienes no lo poseen. No digo con esto que se pongan a recetar por internet a personas asustadas o crédulas, no señor.

Pero sí se pueden dar pequeños tips genéricos:

  • No existe droga milagrosa, desconfíe si le ofrecen una
  • Siempre vaya a un médico certificado si se siente mal
  • No coma tanta sal que eso nos hace mal a todos

Difundamos el conocimiento, difundamos las ganas de cuestionarse todo. Una sociedad curiosa es una sociedad que avanza, mientras que una sociedad que acata y glorifica a sus individuos capacitados en una sociedad altamente susceptible de ser engañada.

Además, eliminemos esa idea de que un tipo de profesional es capaz de destacarse en todas las áreas. Todos tenemos especialidades y debemos desarrollarnos en ellas. Entregar aseveraciones acerca de temas que se escapan de nuestra área específica es altamente irresponsable.

No quisiera que un especialista en cardiología me dijera por internet que lo mejor para curar mi depresión es comer sangre de cangrejo puesto que hay profesionales especializados en aquello.

El cuerpo humano es uno solo y trabaja en conjunto para mantenerse en armonía, de igual manera deberíamos trabajar todos los especialistas. Cada quien apoyando desde su experiencia y especialidad, recomendando buenos colegas, recomendando vías claras.

La época de los chamanes pasó hace bastante, internet abre la puerta a que estas personas engañen a gente que muchas veces por desesperación y miedo no se acerca a donde realmente pudieran ser ayudadas.

Enseñemos chicos, difundamos sin olvidar que ninguno de nosotros lo sabe absolutamente todo.

Enseñen a separar a la persona del profesional.

Enseñen a dudar y cuestionar.

Enseñen a no confiar en todo lo que ven en la televisión ni en internet, las palabras aguantan demasiado y son las acciones las que finalmente condenan.

Y ustedes, ¿cómo usan sus redes sociales?

Autora: Macarena Echevarría

También te puede interesar:

Manual de estilo para estudiantes de Medicina en redes sociales

Share
Tweet
Share
Share