Homenajeamos a los Premios Nobel 2018 dando acceso gratuito a sus investigaciones

Nobel-Prize-featured-image-2018.jpg
Imagen: © istock.com/Kristofferpettersson; Nobel Prize medal ® © Nobel Foundation.

La gran parte del progreso científico proviene de un esfuerzo de equipo. El Premio Nobel cada año reconoce los logros científicos que han generado cambios reales y duraderos en el mundo de la salud, las ciencias físicas, la tecnología y la economía. Cada premio se otorga a un máximo de tres personas, pero la realidad es que cada avance es la culminación de millones de horas de trabajo realizadas en laboratorios de todo el mundo. Cada premio solo es posible gracias al trabajo conjunto de la comunidad de investigadores, revisores y coautores.

Los formidables logros reconocidos por la Fundación Nobel, a su vez, permitirán a los científicos de hoy realizar nuevos descubrimientos. Por ejemplo, gracias al trabajo de sus predecesores, los ganadores que se enumeran a continuación tuvieron un camino más llano para hallar nuevas respuestas, descubrimientos que contribuirán a la evolución del conocimiento humano y la generacion de nuevas herramientas para afrontar las crisis mundiales.

La mayoría de los premios Nobel de ciencia han publicado su trabajo en las revistas y libros de Elsevier, 178 de 179 desde el año 2000 (datos Scopus), y muchos han servido como editores, miembros del comité editorial o revisores.

En Elsevier, estamos orgullosos de apoyar tal logro científico. Muchos de nuestros empleados comenzaron sus carreras en investigación, medicina o ciencia, y les apasiona trabajar estrechamente con personas de la comunidad investigadora para apoyar el gran trabajo que realizan y hacer posible que investigadores de todo el mundo disfruten de los medios para desarrollarse adecuadamente.

Para honrar a los Premios Nobel de este año, sus logros y la comunidad que hizo posible estos increíbles avances, ponemos a disposición del público una selección de sus artículos más citados publicados con Elsevier.

Premios Nobel de Fisiología o Medicina

Premios Nobel medicina 2018
James P. Allison y Tasuku Honjo fueron galardonados con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2018 "por su descubrimiento de la enfermedad del cáncer por la inhibición de la regulación inmunitaria negativa". (Crédito: ANP)

James P. Allison y Tasuku Honjo fueron premiados conjuntamente con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2018 "por su descubrimiento de la terapia contra el cáncer mediante la inhibición de la regulación inmunitaria negativa". Un artículo de Elsevier's Cell Press (Nishimura et al, Immunity, 1999) fue incluido por el Comité del Nobel como parte de la investigación notable del Prof. Honjo sobre el tema.

Su descubrimiento e investigación sobre dos células inmunitarias específicas ha multiplicado el potencial de los tratamientos de terapia contra el cáncer más allá de los métodos convencionales de hoy en día, incluidos los tratamientos de cirugía, quimioterapia y radiación (algunos de los cuales fueron perfeccionados por ganadores del Premio Nobel anteriores).

Esta no es la primera vez que se utiliza el sistema inmunológico para estimular una respuesta a las células cancerosas; algunos de los primeros conceptos conocidos que rodean el uso del sistema inmunológico para tratar el cáncer se investigaron a finales del siglo XIX.

Mientras los científicos intentaban mejorar estas intervenciones tempranas, también comenzaron a comprender mejor cómo funcionaba el sistema inmunológico y su papel en diferentes estrategias de tratamiento.

Para usar la analogía de un automóvil, los anticuerpos del sistema inmunitario, específicamente las proteínas CTLA-4 y PD-1, podrían actuar como un bloqueo, reduciendo la velocidad de la respuesta inmunitaria para permitir controles más estrictos; o podría acelerarse, acelerando la respuesta inmune.

Un nuevo principio basado en estas primeras estrategias comenzó a tomar forma. Como primera línea de defensa del cuerpo contra infecciones, enfermedades y otras bacterias, el sistema inmunológico erradica a estos intrusos. Un componente clave de su sistema de defensa son las células T, un tipo de glóbulo blanco que puede reconocer a los intrusos, incluidas las células cancerosas. La capacidad de detectar los anticuerpos del sistema inmunitario para atacar a células específicas, o para ralentizar su respuesta, como bombear el freno de un automóvil, se convirtió en el foco de esta investigación.

En 1996, el profesor Allison y su equipo demostraron que ciertos anticuerpos, en este caso la proteína CTLA-4, podrían apuntarse hacia la superficie de ciertas células T, actuando como un freno. Sin embargo, la profesora Allison tuvo una idea diferente y ya se había propuesto crear una proteína anti-CTLA-4, eliminando así el freno y liberando el sistema inmunológico de las células cancerosas. Las primeras indicaciones mostraron que era posible curar tumores en ratones.

Antes de esto, en 1992, el profesor Honjo identificó la proteína PD-1 que se encuentra en la superficie de las células T en su laboratorio de la Universidad de Kyoto en Japón. Se realizó de forma muy similar a la CTLA-4, creando un bloqueo pero con una función diferente. Su correspondiente anticuerpo, el anti-PD-1, se desarrolló y demostró que también podía liberar el freno, permitiendo que el sistema inmunológico se acelere.

Lea una selección de las investigaciones publicadas por los Premios Nobel de Medicina

Desplegar artículos

Acerca de Tasuku Honjo

Leer más

Acerca de James P. Allison

Leer más

Premios Nobel de Física

Premios Nobel Física
Arthur Ashkin, Gérard Mourou y Donna Strickland han sido galardonados con el Premio Nobel de Física 2018 (Credit: ANP)

Arthur Ashkin, Gérard Mourou y Donna Strickland fueron galardonados con el Premio Nobel de Física 2018 "por sus inventos innovadores en el campo de la física láser". La mitad del premio de este año fue otorgado al Prof. Ashkin, por las pinzas ópticas y su aplicación a los sistemas biológicos, mientras que la otra mitad fue compartida entre los profesores Mourou y Strickland por su método de generación de pulsos ópticos ultra cortos de alta intensidad ".

Esta es la tercera vez en la historia que el Premio Nobel de Física ha sido otorgado a una mujer.

Necesitamos celebrar a las mujeres físicas, porque estamos ahí afuera... Me siento honrado de ser una de esas mujeres. -Profesor Strickland

La invención de la generación de pulsos ópticos ultra cortos de alta intensidad, de Mourou y Strickland, se describiría fácilmente como algo que surge de una novela de ciencia ficción. Sin embargo, la aplicación de su investigación es común en hogares y oficinas en todo el mundo. Los láseres se pueden encontrar prácticamente en todas partes, desde su uso en procedimientos médicos, incluida la cirugía ocular, hasta la soldadura de metales y vidrio, e incluso el ratón óptico que está conectado a nuestro ordenador.

La luz láser se crea a través de una serie de reacciones en cadena en las que las partículas de luz, llamadas fotones, crean incluso más fotones y se emiten en ráfagas cortas o pulsos. Desde la invención del láser en 1960, por el físico estadounidense Theodore Maiman, el poder de los láseres ha crecido de manera exponencial.

La técnica iniciada por Mourou y Strickland se basó en estos descubrimientos anteriores y se destacó en su artículo coautor de 1985, publicado en Optics Communications. Se había descubierto que amplificar la fuerza de tales pulsos ya no era posible sin dañar el material circundante. Su descubrimiento, conocido como amplificación de pulso chirrido, o CPA, fue descrito por el Comité Nobel como una "solución elegante". Al tomar un pulso de láser corto y estirarlo en el tiempo a una gran distancia, la amplificación del láser podría incrementarse (hasta cierto punto). Pero cuando se volvieron a comprimir juntos, se encontró que la potencia máxima del láser era menor, lo que resultó en un aumento de su potencial amplificación sin causar más daño al material que lo albergaba.

Su técnica se ha convertido en el estándar para todas las investigaciones con láser de alta intensidad y ha abierto posibilidades y aplicaciones interesantes en química, medicina y física, lo que permite crear nuevas máquinas de precisión para su uso en la investigación y en lo cotidiano.

Una herramienta de la luz describe con mayor precisión la contribución del profesor Arthur Ashkin al campo de la física. Su invento, conocido como pinzas ópticas↗, permite que los átomos y las moléculas se puedan arrancar, empujar y tirar dentro de su campo de contención sin sufrir daños. La aplicación de las pinzas también puede extenderse a células vivas, como virus y bacterias, lo que permite a los investigadores observar y controlar de cerca estos organismos. La pinza óptica no es totalmente diferente a un rayo tractor en su programa de televisión de ciencia ficción favorito.

En el momento de la invención del primer láser, el profesor Ashkin se propuso experimentar con rayos de luz amplificados por la emisión de radiación estimulada (LASER), para comprender mejor cómo se mueven las ondas de luz a través del espacio. Después de casi dos décadas de experimentos, Ashkin hizo su descubrimiento en 1986 cuando descubrió el método para detener y atrapar átomos. En sus intentos por reducir la velocidad de los átomos, Ashkin realizó un segundo avance, esta vez a través del estudio de los organismos biológicos y la posibilidad de que fueran controlados por sus pinzas ópticas. Descubrió que era posible mantener estos organismos y alcanzarlos, pero no destruir la membrana externa de la célula.

En los laboratorios de hoy, las pinzas ópticas se han convertido en un equipo estándar para observar y estudiar las partículas más pequeñas, incluso separando las células sanguíneas sanas de las infectadas.

Nota del editor: este artículo se actualiza continuamente con información sobre los premios Nobel recién anunciados y el acceso a sus investigaciones.

Contribuyentes

Los siguientes colegas de Elsevier contribuyeron a este informe: Alison Bert (Nueva York), Marc Chahin (Ámsterdam), Annis De Bruyn Moreira (Ámsterdam), Jennie Eckilson (Cambridge, Massachusetts), Rachael Engels (Ámsterdam), Ysabel Ermers (Ámsterdam), Ian Evans (Oxford), Helene Hodak (Cambridge, Massachusetts), Frederik Adriaan Klinkenberg (Amsterdam), Emma McEwan (Amsterdam), Erik Rovers (Amsterdam), Matthew Smaldon (Oxford), Abby Sonnenfeldt (Cambridge, Massachusetts), Jose Stoop ( Amsterdam), Anburaj Thangaraj (Chennai, India) y Alexandra Walker (Oxford), Jan Wilem Wijnen (Amsterdam).
Además, gran parte de esta información provino de la web del Premio Nobel.

Acerca de Arthur Ashkin

Leer más

Acerca de Gerard Mourou

Leer más

Acerca de Donna Strickland

Leer más