Clasificación de las medicinas alternativas más de moda (¿y efectivas?)

Medicinas-alternativas-Connect.jpg

En pleno siglo XXI, los avances de la Medicina han sufrido una mejora espectacular. La gran mayoría de estas mejoras, se han visto reflejadas en el campo de estudio de la Medicina Occidental, la de “toda la vida”, la que estudiamos en las facultades.

Sin embargo, existen otras ciencias sanatorias que poseen la capacidad de ayudar, complementar e incluso actuar a la par que la Medicina Occidental. En esta entrada, más allá de polémicas, nos gustaría contaros un poco sobre estas “Medicinas Alternativas” que pueden suponer una mejora del paciente. Aquí os dejamos con algunas de ellas:

MEDICINA ORIENTAL O TRADICIONAL: este tipo de arte sanatorio, es el que se ha usado durante milenios en la región oriental del mundo. A día de hoy, se sigue empleando incluso por los propios médicos y centros hospitalarios de gran parte de oriente.

Conforma un variado elenco de terapias y prácticas que varía entre países y regiones. Sus principales fundamentos están basados en la teoría del Yin-Yang y en doctrinas como las de los cinco elementos. Se piensa que el cuerpo humano está recorrido por una energía denominada “chi”. La enfermedad, sería considerada como una alteración del chi.

Para sanar se emplean terapias con hierbas, alimentación, ejercicios físicos, meditación, acupuntura, masajes. Es una Medicina Alternativa que básicamente, actúa y puede ser muy eficiente a nivel de atención primaria y a nivel de prevención-promoción de la salud.

Pese a no tener “evidencia científica” más allá del efecto placebo y de su implicación en los estilos de vida, la OMS la reconoce como eficaz para tratar determinadas enfermedades, cuyo listado se ha ido ampliando con los años.

ACUPUNTURA: se trata de una técnica que se incluye tradicionalmente en la medicina oriental, siendo de las más empleadas. Sin embargo, podemos encontrar en nuestro propio medio a terapeutas y médicos que la emplean con sus pacientes.

Consiste en la introducción y movilización de agujas en el cuerpo para sanar diferentes dolencias. Este tipo de prácticas, suelen ser tributarias de pacientes que sufren de dolor crónico, presentando la mayoría de ellos una gran mejora de sus síntomas.

Si bien su evidencia científica es limitada, la UNESCO considerada la acupuntura Patrimonio Cultural de la Humanidad, y sigue siendo una de las prácticas con más éxito y eficacia incluso en el mundo occidental.

Países como Reino Unido la incluyen en su cartera de servicios públicos. Por tanto, pese a la falta de demostración de su mecanismo de acción, es una medicina alternativa socialmente aceptadapor gran parte del colectivo sanitario.

MEDICINA NATURAL, NATUROPATÍA: sin dudas, es una de las medicinas alternativas más biológicas que existen. Se basa en el uso de sustancias obtenidas directamente de la naturaleza y empleadas con finalidad curativa-preventiva.

Este tipo de medicina está reconocida en algunos países de forma académica y, pese a la falta de procesamiento de las sustancias, hay estudios que argumentan y evidencian que la medicina natural es una alternativa aconsejable frente a la medicina industrial-occidental.

Su evidencia científica es más que razonable. Las sustancias empleadas, son las mismas que después emplea y procesa la medicina occidental para obtener sus medicamentos.

La Medicina natural debe afrontar las posibles reacciones adversas, toxicidad y molestias que puedan generar las sustancias biológicas e incluso las interacciones con otros medicamentos de tipo farmacológico. Sin embargo, sigue siendo eficaz y aceptada socialmente.

QUIROPRAXIS Y OSTEOPATÍA: hay que explicar la sutil diferencia que existe para denominar a estas ciencias como “alternativas” o como medicina convencional. Ambas, están incluidas como parte del conocimiento que deben adquirir profesionales como el fisioterapeuta o el médico rehabilitador. Sin embargo, se aplica que sólo ellos pueden ejercerlas.

En el caso de que la praxis sea ejercida por estos profesionales y que conformen una formación complementaria a su currículum académico, estas ciencias son consideradas como medicinas convencionales.

Sin embargo, en el momento en el que estás prácticas son ejercidas por un masajista, quiromasajista o alguien que se haga llamar “sanador”, estaríamos hablando de medicinas alternativas. Por tanto, a nivel social se exige una cierta formación y entendimiento académico del cuerpo humano, que haga “segura o eficaz este tipo de prácticas”.

Ambas se basan en la manipulación, presión y movimiento de varias partes del cuerpo. La quiropraxis se centra en la capacidad auto regeneradora del cuerpo humano sin el uso de fármacos ni cirugía, relacionando estructura (centrada en la columna) y función.

La osteopatía busca tratar las alteraciones corporales desde un punto de vista más holístico. Ambas, están siendo empleadas tanto por personal “no sanitario” (formación privada), así como por personal sanitario reglado: médicos, fisioterapeutas, podólogos, etc.

Este tipo de terapias no se enseñan en las facultades de Medicina. Sin embargo, sí que existen determinadas asignaturas como “Rehabilitación” donde se explican sus fundamentos y, en mi caso, se puede observar una manipulación realizada por el propio docente.

Por supuesto, existen muchas más medicina alternativas. Sin embargo, estás son las más importantes y las que más debemos tener en cuenta por su posible eficacia en el campo sanitario. Conocerlas no sólo nos ayudará a conocer sus riesgos, sino también sus beneficios.

Pese a que la mayoría carecen de estudios que avalen al 100% su evidencia científica, su eficacia en determinados casos es innegable. Por tanto, hasta la demostración del mecanismo que las hace funcionar, seguirán siendo consideradas como “alternativas” y seguirán siendo empleadas de forma complementaria a la medicina occidental. Seguirán siendo: alternativas.

Share
Tweet
Share
Share