Historia de la homeopatía ¿Historia de una ciencia de la salud?

Homeopatia2.jpg

La escuela homeopática fue fundada por el médico alemán Samuel Hahnmemann (imagen), el cual era reconocido por el mundo científico por sus trabajos en farmacología, higiene, salud pública, y por su especial trabajo en el tratamiento con envenenamiento por arsénico. Decepcionado por la medicina que se practicaba en el siglo XVIII, este se retira del mundo médico y se dedica a realizar investigaciones químicas, escritura, y traducción de diferentes documentos. Durante este tiempo, Samuel empezó a cuestionar la capacidad del tratamiento  con medicamentos de las distintas enfermedades, creyendo que estos podrían causar nuevos problemas, inclusive más difíciles de erradicar que los originales. (Pizzorno ,2013)

La homeopatía gana su reputación en enfermedades agudas y epidémicas especialmente  en Cincinnati en 1849, ya que dos inmigrantes alemanes publicaron resultados de sus tratamientos del cólera con Alcanfor, un tratamiento homeopático, aclamando tener una tasa de mortalidad sumamente baja. Un caso similar ocurrió durante la fiebre amarilla en 1879, donde los homeópatas registraron una tasa de mortalidad inferior a los médicos comunes.

La homeopatía se ha mantenido como una tradición a nivel mundial. Actualmente es considerada una especialidad médica de posgrado oficial en muchos países y existen clínicas así como hospitales homeópatas  que forman parte del sistema de salud pública de países como Inglaterra, India, Argentina, México y en varias regiones de Europa.

Desde la época de Hahnemann se considera que el mayor beneficio de la medicación homeopática es el efecto placebo, ya que hasta el día de hoy no existen evidencias claras de ventajas de estos medicamentos sobre los convencionales. Según Samuel, los pacientes que están acostumbrados a tomar medicación a diario en dosis constantes se sienten mejor, aunque no todas las dosis administradas comprendan el medicamento homeopático, si no algún tipo de placebo como lactosa, jugo de frambuesa, entre otros. El efecto placebo principalmente se basa en hacer sentir mejor al paciente, que es el objetivo de cualquier medicamento. (Jütte ,2014)

Pese al nacimiento de la homeopatía desde hace siglos y su popularidad actual, la comunidad científica y médica sigue teniendo un punto de vista apático hacia esta práctica. Esto se debe en gran medida a la falta de evidencia que logre sustentar su efectividad. Primero, cabe recalcar la diferencia entre eficacia y efectividad. Se entiende a la eficacia como “la medida en la que una intervención, procedimiento, medicamento, régimen o servicio específico produce un resultado beneficioso bajo condiciones ideales”; mientras que la efectividad se define como “una medida de la medida en la que una intervención, procedimiento, medicamento, régimen o servicio, empleado en circunstancias de rutina tiene un efecto deseado sobre una población específica.” (Relton, O’Cathain y Thomas. 2008)

Desde hace tiempo se ha comprobado la eficacia de la medicina homeopática debido a su efecto placebo. Samuel Hahnemann basó esta práctica en la “ley de lo similar” (lo similar cura a lo similar). Bajo este principio, la homeopatía crea medicamentos extremadamente diluidos, algunos de los cuales llegan a presentar una dilución de una parte por millón o hasta una parte por 102000partes de agua. Mediante cálculos estequiométricos y estadísticos básicos se puede comprobar que cualquier medicamento diluido a una parte por 1024 o más, puede no contener ni una partícula de su componente activo. Esto no lo haría distinto a los demás tipos de medicamentos homeopáticos o, incluso, del agua con el que este es ingerido. Por esta razón, debido a que el fármaco prácticamente no contiene su componente activo, carece de efectividad. (Sehon y Stanley. 2010)

Otro obstáculo que dificulta al establecimiento de la homeopatía como ciencia de la salud es la falta de evidencia fiable que confirme el uso terapéutico de los medicamentos homeopáticos. Muchos de los casos clínicos realizados están sesgados ya que existe cierto grado de parcialidad a favor o en contra de esta práctica, lo que explica la tendencia de exagerar los resultados. Por otra parte, también existe resistencia a realizar más estudios debido al costo que estos implican. (Relton, O’Cathain y Thomas. 2008) Debido a esto, muchas preguntas que surgieron desde la creación de la homeopatía 200 años atrás, como cuál es el mecanismo de sus fármacos, siguen sin poder ser dilucidadas. (Sehon y Stanley. 2010)

Sin duda, pese a los estudios más recientes y a la poca evidencia experimental y observable que se tiene sobre la homeopatía como ciencia de la salud, no se duda de la eficacia de esta práctica médica como efecto placebo. Sin embargo, dada la baja concentración de componentes activos dentro de sus medicamentos, su eficiencia está en cuestión de debate,  llegando al punto de pensar que esta es inexistente. Se deben realizar más estudios para poder tener una respuesta certera y un mejor punto de vista  frente a este debate, realizándolos con una completa parcialidad y basándose en evidencia científica.

Autores: Daniel French y Esteban Lanas, LORA y asistente de SCOME de SOCIES UIDE

Referencias

Share
Tweet
Share
Share