Entrevista al Dr. Leandro Plaza, con motivo del Día Europeo para la prevención del riesgo cardiovascular

leandro_plaza_celemin_2.jpg

Con motivo del Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular, que se celebra el próximo 14 de marzo, en Conecta Elsevier hablamos con el Dr. Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), sobre enfermedades cardiovasculares y la situación de la Cardiología en nuestro país.

– Las enfermedades cardiovasculares son la causa del 47% de todos los fallecimientos en toda Europa, ¿qué estrategias de salud deben llevarse a cabo para combatir este problema?

La primera estrategia es la prevención, deberíamos decirlo en mayúsculas: PREVENCIÓN.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, siendo responsables de más de 17 millones de defunciones cada año, según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España, en 2013 fueron las causantes del 30,1% del total de las defunciones, lo que supone un total de 117.48 fallecimientos, según los últimos datos publicados el pasado mes de febrero por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

A pesar de los datos, es cierto que durante los últimos años se ha reducido considerablemente la tasa de mortalidad relacionada con la enfermedad cardiovascular. Hay que recalcar que hemos avanzado en el tratamiento de la enfermedad pero, desgraciadamente, aún no hemos logrado que la gente enferme menos.  La manera de evitar que aparezca esta enfermedad es el estilo de vida cardiosaludable. Diversos estudios han demostrado que los hábitos de vida saludables pueden reducir hasta en un 80% las muertes prematuras.

– ¿Cuáles son los principales retos en la prevención del riesgo cardiovascular?

Los retos siguen siendo principalmente tres: alimentación saludable, práctica de ejercicio físico y control de los factores de riesgo cardiovascular (colesterol elevado, hipertensión, diabetes, tabaquismo,…).

La gran mayoría de enfermedades crónicas más prevalentes se pueden prevenir siguiendo un estilo de vida cardiosaludable. De hecho, unos hábitos de vida saludables reducen el riesgo de mortalidad hasta cuatro veces. La recomendación a seguir es bien sencilla:

  • Mantener una alimentación saludable y equilibrada: consumir fruta, legumbres, verdura y pescado de forma regular, controlar el consumo de sal, y evitar los alimentos ricos en grasas saturadas y los alimentos procesados, con alto contenido calórico, de sal, grasas y azúcares.
  • Realizar actividad física de forma constante: realizar un mínimo de 30 minutos de ejercicio al día.
  • No fumar.
  • Beber alcohol de forma moderada.
  • Controlar el peso.

– ¿Cómo se trabaja desde la Fundación Española del Corazón en este sentido?

Desde la Fundación Española del Corazón se organizan cada año diversas actividades dirigidas a concienciar a la población sobre la necesidad de evitar la aparición de los factores de riesgo más comunes: tabaquismo, diabetes, alcohol, sedentarismo, obesidad, diabetes, colesterol elevado o hipertensión. Hace ya más de 30 años que la FEC creó, con motivo del Día Mundial del Corazón,  las “Semanas del Corazón”, que pretenden concienciar a la población sobre la importancia de la prevención y promover unos hábitos de vida saludables mediante charlas, actividades deportivas, pruebas de riesgo cardiovascular o cursos sobre reanimación cardiopulmonar (RCP), entre otros.

Por otra parte, cabe destacar que pasamos un tercio de nuestra vida trabajando. Por ello, desarrollamos el Programa de Empresas Cardiosaludables (PECS) con el objetivo de fomentar mejores hábitos e impulsar medidas saludables en el ámbito del trabajo. El 17% de las bajas laborales que se dan en España tienen como principal causa la enfermedad cardiovascular. Esa cifra podría reducirse en gran medida usando como herramienta la prevención.

– Desde una perspectiva a nivel más profesional, ¿cómo valora el nivel de la Cardiología en nuestro país?

Afortunadamente el nivel de la cardiología en nuestro país es muy elevado, siendo los profesionales sanitarios muy reconocidos a nivel internacional. Se trata de una especialidad de reciente desarrollo y de gran importancia por el número de pacientes que sufren la enfermedad cardiovascular.

Además, cabe destacar los adelantos terapéuticos que se han logrado en los últimos años (angioplastia, stent o bypass, entre otros) así como el desarrollo de medicamentos que disminuyen el riesgo de la enfermedad (hipotensores, betabloqueantes, antiagregantes plaquetarios y reductores del colesterol).

– Y el futuro de la especialidad, ¿hacia dónde avanza?

Teniendo en cuenta el envejecimiento creciente de la población (en concreto, se calcula que en 2025 uno de cada cinco ciudadanos de la Unión Europea tendrá más de 65 años), la prevalencia de enfermedades crónicas aumentará y, entre ellas, las patologías cardiovasculares. Por ello, la Cardiología debe centrarse en la prevención a todos los niveles, en formar e informar adecuadamente a los pacientes y en potenciar el abordaje geriátrico integral de los cardiópatas de mayor edad. Además, el estudio genético de los pacientes probablemente determinará, en un futuro, un tratamiento específico  para cada uno de ellos. El objetivo es lograr determinar perfiles genéticos que permitan definir el tratamiento de los cardiópatas incluso antes del desarrollo de la enfermedad.

Otro dato a tener en cuenta es que un 60% de los hábitos de vida se adquieren en la infancia y que el trabajo preventivo en edades tempranas es fundamental para lograr reducir el impacto y la gravedad de las enfermedades cardiovasculares. Es por este motivo que deberíamos centrar nuestros esfuerzos en educar a los más pequeños en relación a hábitos de vida como la importancia de mantener una alimentación saludable y realizar ejercicio físico de manera regular. Este hecho podría evitar problemas de salud como la obesidad y el sedentarismo, altamente prevalentes en la población infantil española y estrechamente relacionados con la enfermedad cardiovascular.

Share
Tweet
Share
Share