La práctica coherente mejora la satisfacción del paciente y del equipo

Nursing-26-septiembre.jpg

Los sistemas sanitarios deben aspirar a ofrecer atención de alta calidad de una manera segura y físicamente adecuada, teniendo en cuenta que las acciones legislativas han dado lugar a muchos cambios en el presupuesto hospitalario. Estos cambios alientan encarecidamente a los profesionales hospitalarios a explorar nuevos métodos de cuidado de los pacientes sin comprometer la calidad de la atención ofrecida o la satisfacción de los pacientes durante su estancia en el hospital.

Entre 48 horas y tres semanas después de la fecha del alta, algunos pacientes elegidos al azar reciben la encuesta de satisfacción sobre los servicios recibidos en el hospital (HCAHPS). La puntuación de rendimiento de la HCAHPS permite que la satisfacción del paciente sea uno de los aspectos más importantes en el reembolso hospitalario por parte de los Centros de Servicios Medicare y Medicaid a través del programa de compra basado en valores. Cada hospital debe examinar sus puntuaciones de rendimiento para determinar qué cambios son necesarios. Los jefes deben supervisar el rendimiento de sus unidades y hacer los ajustes necesarios para mejorar el rendimiento del equipo interdisciplinario.

La última edición de la revista Nursing explica a través de un artículo cómo trabajó el jefe de una unidad con el equipo de enfermería para desarrollar una estructura coherente que pudieran utilizar para educar a los pacientes y revisar los medicamentos administrados in situ y para llevar a casa cuando les dieran el alta. El texto, firmado por Kelley Cartwright, MSN, RN, CMSRN, CNL, CCAP, explica cómo afectó esta práctica a las puntuaciones de la HCAHPS.

Implementación del proyecto

Lo que se pretendía con la iniciativa era desarrollar una estructura coherente que las enfermeras pudieran utilizar al administrar medicamentos y revisar con los pacientes los fármacos que se llevaban a casa al darles el alta. La National Patient Safety Foundation (NPSF) estima que 90 millones de personas de Estados Unidos están en riesgo de reingreso, malos resultados e incumplimiento, e incluso muerte por falta de conocimientos médicos. Las enfermeras tienen muchas oportunidades de educar a los pacientes cuando estos ingresan en el hospital.

Ask Me 3

La NPSF presenta un programa educativo llamado Ask Me 3, desarrollado por expertos en alfabetización sobre salud. La Association for Patient Experience (APE) aportó el componente Teach 3 al programa. El programa Ask 3/Teach 3 pretende ofrecer una estructura que permita mejorar las prácticas actuales de comunicación de la medicación. La APE explica que los expertos en alfabetización sobre salud desarrollaron la herramienta Ask 3/Teach 3 para animar a los pacientes a participar en su propio cuidado.

El proyecto fue implementado por la estudiante de jefa de enfermería clínica (JEC) en colaboración con el equipo tutor, los propulsores de la unidad, los supervisores y el jefe de la unidad. Los pacientes objetivo eran cualquier paciente ingresado en la unidad de telemetría médico-quirúrgica. La NPSF entregó un folleto para la implicación de los pacientes en Ask Me 3 que explicaba los tres elementos incluidos en la iniciativa Ask 3/Teach 3 de la unidad, y la organización tenía un folleto sobre efectos secundarios de la medicación para los pacientes. Los dos recursos se añadieron a un paquete de ingreso que se entregaba a todos los pacientes que ingresaban en la unidad. Los recursos añadidos reforzaron y ayudaron a los pacientes y a sus familiares a elaborar preguntas bien construidas para los profesionales, e incluyeron una parte para anotar la nueva información adquirida. El folleto de Ask Me 3 de la NPSF se imprimió, plastificó y se ubicó estratégicamente en las habitaciones como recordatorio para pacientes y familiares. Los folletos del centro sobre efectos secundarios de la medicación también se plastificaron y se colgaron en las habitaciones de los pacientes, cerca de los lectores de medicación, para que las enfermeras pudieran utilizarlos al dar información sobre medicación a los pacientes. Estos folletos estaban disponibles en inglés y en español.

Los puntos de vista cualitativos del personal, así como las puntuaciones de la HCAHPS sobre comunicación de medicación y enfermería recogidas antes de implementar el proyecto, se compararon con las recogidas al final del periodo de estudio de 8 semanas para determinar el valor y la eficacia de la iniciativa Ask 3/Teach 3.

Fase de evaluación del proyecto

La medida que determinaba el éxito del proyecto fueron los resultados de la encuesta HCAHPS sobre comunicación de medicación. La estudiante de JEC descubrió los beneficios indirectos del proyecto para pacientes que recibieron el alta de la unidad de telemetría médico-quirúrgica en las categorías de comunicación de enfermería, información en el alta y puntuación global del hospital. Para mantener al personal de la unidad de telemetría médico-quirúrgica informado sobre la evolución del proyecto, se publicaron las puntuaciones actualizadas en la sala de reuniones al principio, en la mitad y al final del proyecto de 8 semanas. El periodo del proyecto, desde su puesta en funcionamiento hasta el final de la recogida de datos, fue de 12 semanas.

Lecciones aprendidas

Los hallazgos posteriores a la implementación del proyecto respaldan la estructuración de la comunicación de la medicación y las prácticas educativas de las enfermeras clínicas. Las puntuaciones globales de comunicación de enfermería en la HCAHPS 2015 fueron del 75% (N = 399) y los resultados de información en el alta fueron de 73% (N = 342). Los resultados de dos preguntas supervisadas fueron los siguientes:

  • “¿Le dijo la enfermera para qué servía la nueva medicación?”, donde el 47% respondió que sí (N = 226).
  • “¿Le describió la enfermera los efectos secundarios de la medicación?”, donde el 29% dijo que sí (N = 223).

Los hallazgos posteriores a la implementación se recogieron 8 semanas después de la fecha de inicio. Los datos de la HCAHPS del periodo de 8 semanas arrojaron puntuaciones de comunicación del 99% (N = 14), calificación global del hospital por los pacientes del 99% (N = 25), comunicación de enfermería del 99% (N = 25) e información de alta del 94% (N = 25). Las puntuaciones sobre las preguntas concretas de si la enfermera le contó al paciente para qué era la medicación (N = 14) y si describió los efectos secundarios de la medicación fueron ambas del 99% (N = 12).

Atención en transformación

La falta de conocimientos sobre salud afecta negativamente tanto a los sistemas hospitalarios como a los pacientes. La investigación demuestra que utilizar métodos estratégicos para educar a los pacientes y reforzar el cumplimiento del tratamiento farmacológico aumenta la satisfacción del paciente, reduce los índices de reingreso de 30 días y aumenta el cumplimiento global del paciente.

Clic aquí, completa el breve formulario y descárgate el artículo completo totalmente gratis

Share
Tweet
Share
Share