Peligros del ruido y sus efectos en nuestra salud

Dia-ruido-2018.jpg

El último miércoles de abril, desde hace más de 20 años, se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido. El objetivo de esta jornada es, a través de diversas actividades (seminarios, talleres, charlas), promover a nivel el cuidado de nuestra salud auditiva, conservarla y concienciar sobre los problemas que éste puede generar, disminuyendo así la contaminación acústica.

Debemos entonces conocer que el ruido es una mezcla de sonidos de varias frecuencias que resulta molesto al individuo y que en la actualidad se considera un contaminante “invisible” en el mundo, generando gran preocupación sobre todo en nuestras vecindades cercanas al área urbana, en donde la cantidad de vehículos, la desesperación por avanzar más rápido en el tráfico, el uso de las bocinas del vehículo, o el uso de reproductores de música de manera constante y con volúmenes altos; estos, juegan un papel importante en las emisiones de ruido, de esta manera crea un gran impacto en la salud de los habitantes. Es más, los problemas que conlleva la pérdida de la audición logra que una persona de 40 años escuche como uno de 60.

Además, un estudio reciente realizado en Suecia, ha determinado que aún a bajos niveles, la generación de ruido vehicular crea molestias, perturbando el sueño por lo que pueden sufrir de insomnio, sobre todo en ciudades más pobladas o de quienes vivan en el área de mayor afluencia de personas.

Se ha documentado cierta relación entre el ruido con los trastornos cardiovasculares; es decir, podría afectarse por la contaminación acústica. La exposición al ruido puede aumentar el riesgo de padecer HTA, angina de pecho o un infarto agudo de miocardio. Esto se debe a una activación de hormonas nerviosas, que va a provocar el aumento de la tensión arterial o la vasoconstricción, entre otras.

Pero, ¿de qué manera podríamos solucionar los efectos del ruido en nuestro ambiente? uno de ellos es reducir los niveles de decibeles (dB), por debajo de 30 dB en interiores. Estos decibeles son unidades utilizadas para medir la potencia del sonido.

El ruido no solamente puede afectar de manera fisiológica a nuestro organismo, porque además puede aumentar el nivel de estrés o de irritabilidad (sonidos de 80 – 90dB), lo que también influye en las actividades mentales como la manera de concentrarse (sonidos con 70dB). Existen ciertos efectos negativos que debemos poner énfasis al hablar sobre el ruido y su repercusión en la salud:

  • A/ Trastornos auditivos

En este nivel se puede presenciar dificultades para tener una vida normal, sobre todo en lo que refiere al habla.

  • B/ Pérdida de la audición

No se han establecido datos que reflejen que niveles mayores a 70 dB causen pérdida total de la audición, pero aumentando esta cifra y de manera prolongada la exposición de hasta 8 horas, sí tiene tendencia a padecer de sordera después de un período largo de tiempo.

  • C/ Hipoacusia

Se refiere a la disminución en la capacidad de escuchar los sonidos por debajo de lo normal de manera reversible o por toda la vida. Esto se puede producir ante la intensidad por la que se emite el ruido.

Posterior a estos efectos, la pérdida de la audición no se recupera, aunque no suelen aparecer trastornos en la comunicación, pero si la constante exposición al ruido continua, estas lesiones se pueden extender hasta las células sensoriales, las cuales van a captar las ondas de frecuencias óptimas a las de 4.000 ciclos por segundo, iniciándose así un deterioro en la habilidad de comunicación.

Es importante que la población cree conciencia sobre los efectos de los sonidos altos y la influencia de estos en nuestra salud. Crear campañas con ayuda de instituciones públicas y de administraciones competentes, que apliquen las normativas adecuadas, capacitar a los transportistas de carga que usualmente usan sus bocinas, y promover medidas preventivas para la población.

Referencias:

Sociedad Española de Acústica. Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido. Recuperado el 07 de abril de 2018 de: http://www.sea-acustica.es/index.php?id=44

Quintero J. (2013). El ruido del tráfico vehicular y sus efectos en el entorno urbano y la salud humana. Recuperado el 07 de abril de 2018 de: https://revistas.upb.edu.co/index.php/puente/article/view/7192/6566

El Mundo. (2016). El ruido: una amenaza para la salud. Recuperado el 11 de abril de 2018 de: http://www.elmundo.es/salud/2016/04/27/571f7504e2704ed1208b4585.html

Share
Tweet
Share
Share